Crisis u oportunidades

La decisión del ciudadano Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, de centrar sus esfuerzos en el tema económico, sin distraerse en la diatriba política de una oposición cantinflera, me parece extraordinaria, es necesario que los esfuerzos en el tema político, no sigan desenfocando el tema económico, que es, por donde, la oposición con su plan desestabilizador ha logrado colarse, no solo afectando, la economía de los hogares de miles de venezolanos, sino, más grave aún, penetrando la psiquis de muchos compatriotas inoculados por una campaña perversa, haciendo ver que todo es culpa del gobierno, llegando al extremo de hacer creer que los incrementos salariales, justos y necesarios que ha otorgado el Presidente Maduro es causal de la avasallante, ola inflacionaria, que se ha generado en el país, y que la guerra económica, resulta ser, una historia de ciencia ficción, creada por el gobierno. Por eso, me permito, entre algunas de los temas que trataré en este artículo, primero explicar porque los incrementos salariales otorgados por el Presidente Maduro no son inflacionarios, además de necesarios:

1.- Los incrementos salariales no genera inflación, porque los mismos siempre vienen rezagados, a los aumentos de los bienes y servicios, y se hace, para restituir la capacidad de compra de las personas. Si los bienes y servicios no incrementarán sus costos, esta medida no sería necesaria. Claro, es una medida tomada por un gobierno que privilegia al pueblo, no al empresario. En un gobierno de derecha, no se vería nunca un incremento salarial, puesto que para los afectos a las teorías neoliberales, el mercado debe regularse por si solo.

2.- Si no se tomarán medidas, para restituir la capacidad de compra, las familias no podrían adquirir los bienes necesarios que le permitieran cubrir siquiera la cesta alimentaria, por lógica, los comercios no vendieron, ni podrían comprar a los mayoristas, porque no habían productos que reponer, en algunos casos se perderían la mercadería y no habría dinero, para reponer inventarios, generando lo que se denomina, una desaceleración de la economía, o un estancamiento en la economía, por eso, gracias a las políticas económicas revolucionarias, se ha mantenido un dinamismo en el intercambio comercial. En un gobierno neoliberal, esta situación inflacionaria, generaría gran cantidad de desempleo y el cierre de pequeñas empresas, y las grandes empresas serían los únicos beneficiarios, por contar, con un músculo económico a través de los subsidios que otorgaría el gobierno, para mantener a la industria parasitaria, no tendría ningún tipo de subsidio la familia, porque para un gobierno neoliberal, apoyar a la familia, representa un gasto no una inversión.

Los incrementos salariales, serán inflacionarios si en el país no se registraron, aumento en los productos y servicios, si existiera una industria fortalecida no oligopólica, y monopólica productiva, que satisfaga las necesidades del consumidor, por eso, podemos decir que la solución a los problemas económicos del país lo podemos sintetizar en una sola palabra, "industrialización" y hacer como dijo el General Isaías Medina Angarita ,en los años 40 del siglo pasado "producir lo que consumimos y consumir lo que producimos", así que más que criticar las políticas salariales, los aliados de este proceso debemos, trabajar para transformar la economía rentista en una economía productiva. Y en eso, todos podemos aportar, tiempos de crisis son los mejores, para que afloren emprendimientos productivos que generen empleos, las pequeñas y medianas empresas son el verdadero motor dinamizador de la economía de un país.

Esto me lleva al segundo punto el productivo, el Presidente ha convocado a las fuerzas productivas del país a sumarse a este gran esfuerzo de industrialización, que requiere el país, así quedó evidenciado en la reunión realizada con empresarios en el Palacio de Miraflores, donde hay que destacar el esfuerzo que viene haciendo el gobierno nacional desde hace un año primero con el Profesor Aristóbulo y ahora con el actual Vicepresidente Ejecutivo, Tareck El Aissami, e igualmente y remando en ese mismo sentido, el Presidente Maduro, ha decidido apretar las tuercas a las empresas dependientes del Estado, sacando los corruptos e ineficientes, que se han enquistado en nuestras industrias y empresas, que ojo y valga la acotación NO SON CHAVISTA, son infiltrados, que justamente, le hacen el juego a la contra-revolución, para destruir el sueño de una sociedad de construir una industria socialista y productiva, necesario es el aporte de nuestros trabajadores, para alertar estas situaciones, las empresas del Estado, deben generar recursos, no solo para su mantenimiento, deben generar bienestar en el entorno que las rodea, generando encadenamientos productivos que le sirvan a la empresa y generen bienestar económico y social, a las comunidades circunvecinas, bastante lo dijo nuestro Comandante Eterno "no podemos tener empresas bellas y productivas rodeadas de cordones de miseria", en Venezuela no hay crisis hay un sinfín de oportunidades, que el Presidente Maduro ha sabido apreciar y que no puede dejar pasar, décadas enteras escuchando "hay que sembrar el petróleo" pero el facilismo el "ta barato dame dos", la ineficiencia y la corrupción, ha ido retrasando el proceso, situaciones como las que vivimos en estos momentos los venezolanos y peores han vivido países que han logrado industrializarse, por eso hay que buscar las oportunidades para desarrollar emprendimientos, que permitan convertir a Venezuela, en ese país potencia que todos soñamos y que el Comandante Chávez nos dejó plasmado en el objetivo histórico número 3 del Plan de la Patria, que dicho sea de paso es ley de obligatorio cumplimiento para todos los Venezolanos. El tercer punto, la reunión con el Secretario General de la OPEP en Caracas, marca sin lugar a dudas la ruta del fortalecimiento de la industria petrolera, que favorecerá a los países productores miembros o no de la organización, creo que es la primera vez que países miembros y no miembros de la OPEP, se ponen de acuerdo, para luchar por un precio justo, para Venezuela es de suma importancia, porque si bien es cierto que debemos dejar de lado la economía rentista parasitaria, no es menos cierto que requerimos del impulso que generan los recursos provenientes del petróleo, para lograr una industria productiva que satisfaga las necesidades económicas y sociales de nuestro pueblo. Para finalizar, consideró acertadas las decisiones que en el tema económico, ha tomado el Presidente obrero Nicolás Maduro, la oposición no se esperaba, que un obrero tomará decisiones acertadas, para acabar con la guerra económica, las casas de cambios, en la frontera acabarán con la hegemonía de Dólar Today y de Cúcuta, ahora el Estado venezolano, en base al movimiento monetario de las divisas de ambos países, fijará una tasa real, del peso colombiano con respecto al Bolívar, ya no más pesos caros, para los compatriotas que van a comprar productos al hermano país y la venta de combustibles a los hermanos colombianos, la aceptación del peso colombiano en las estaciones de servicio, !Huy hermano venga y vea¡ ¡eso fue un duro golpe a las mafias que pretendían dar el golpe económico¡. Estoy seguro que en pocos meses se empezará a percibir los beneficios de tan importantes decisiones.


La oposición no contaban con la astucia del Gobierno Revolucionario ellos creían, bueno sigan creyendo, por eso no volverán.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1313 veces.



José Gregorio Alvarado Rondón

Lic. en Administración, Oficial retirado del Ejercito, anti imperialista y profundamente Chavista

 jgregorioalvarado@gmail.com      @jalvaradorondon

Visite el perfil de José Gregorio Alvarado Rondón para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Gregorio Alvarado Rondón

José Gregorio Alvarado Rondón

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a240149.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO