“El acidito”

2016, Llévate el odio político entre familias

Este año la política ha sido un cultivo de demonios, algunos pretendiendo acabar con la democracia, engañando a un pueblo honorable. Las salidas legales de los gobernantes están plasmadas en la Constitución, y no hay otra vía para realizarlo, salvo que el propio gobernante acuerde a título personal tal situación.

Estos odios encendidos han puesto a familias a enfrentarse, y eso no puede ser. Hoy en mi último artículo, por este año, he querido realizar una reflexión al respecto. La presente semana invité a un primo que es como mi hermano a visitarnos a la Isla de Margarita, la respuesta fue: “iremos cuando dejes de ser chavista”. Sé que situaciones similares viven muchos venezolanos en este momento, de cualquier lado que estén actuando en la política, pero ¿vamos a dejar que el odio acabe con nuestros recuerdos de juventud?, donde podemos rememorar con placer, luego del susto, brincado de las montañas más altas a un rio huyendo de un burro o un toro bravo en franca persecución; brincando paredones de tres metros casa de amigas casadas con quienes salíamos a bonchar y al llegar el marido de sorpresa hasta dejábamos las alpargatas en la huida; echar el carro en un restaurant luego de comernos un pollo; las largas parrandas contrapunteando e improvisando por noches enteras sin dejar dormir al resto de la familia;  sacando a otros de la cama a media noche para llevarlos a parrandear; o cuando estábamos estudiando en otras ciudades y al reencontrarnos en vacaciones eran rumbas de semanas; la celebración por el nacimiento de nuestros primeros hijos acostados en el piso del hospital; cuando pedíamos el carro prestado a nuestros padres para hacer un mandado y regresábamos una semana después; o aquellos momentos cuando montamos una licorería y quebramos porque mas era lo que brindábamos que lo que vendíamos; las enormes fiestas cuando nos graduábamos en la universidad y el tío nos regalaba dos toros para la parrilla; o el compartir toda la familia con nuestros padres e hijos pequeños.

Esos recuerdos son vivencias que disfrutamos cada vez que nos reunimos en familia y nos contamos las anécdotas una y otra vez, muriéndonos de risa y emocionados por el cariño y amor entre hermanos, tíos, primos, padres, hijos, cónyuges y demás familiares.

La política si bien  es cierto se presta para que algunos corruptos acaben con las instituciones y se den otros el tupe de decir que hacen lo que les da la gana porque son guapos y apoyaos, pero luego de salir del carguito la vida les pasa factura, porque lo único que aprendieron fue a robar. La familia va mas allá de eso, lo bonito que vivimos y los lazos que nos une nadie nos lo puede quitar; siempre será nuestro tesoro; por eso espero que el 2017 reine la paz y amor entre las familias. ¡Feliz año mis asiduos lectores!.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 938 veces.



Reinaldo Silva


Visite el perfil de Reinaldo Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Reinaldo Silva

Reinaldo Silva

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a239152.htmlCd0NV CAC = Y co = US