El comercio, autor y víctima de su destrucción

Esas acciones reivindicativas que el gobierno pudiera ejecutar para la recuperación económica de algunos comerciantes que fueron objetos de saqueos deben considerarse objetivamente:

Precisamente, los comerciantes en general sirvieron de soldados sumisos para la provocación de los saqueos protagonizados por protestantes y saqueadores tarifados en sus fallidos intentos desestabilizadores, un programa golpista que lleva ya sus desagradables 17 años.

Mal pueden ser premiados y que para ellos no haya pasado nada cuando reciban indemnizaciones pecuniarias, si ellos contribuyeron con su disciplinada conducta de coespeculadores con esos efectos que la derecha comercial ha buscado y sigue haciéndolo cada segundo:

"…hasta que salgan quienes nos están gobernando."

Tales posibles beneficiarios serían y serán los mismos que seguirán contribuyendo con las subas de precios, como estamos seguros de que quienes salieron ilesos o con bajas pérdidas siguen operando como tales, como comerciantes prestos en todo momento para ganar, ganar, explotar, especular, especular.

No hemos caído en caos gracias a la tenaz defensa o contrataque del gobierno que los ha detenido a tiempo y pedido al pueblo civilizado-no escuálido-que mantenga la calma ante cualesquiera tempestades que por ahora sufrieron algunos comerciantes técnicamente seleccionados para lograr los perversos fines buscados por los enemigos de la patria. Es propio de la derecha sacrificar sus propios soldados como carne de cañón: los usa y luego los desecha.

Mal puede coadmitir el consumidor saqueado por el comercio que ahora el gobierno los socorra-sería la condecoración del verdugo-, luego de haberles pedido y sugerido de mil maneras que ajustaran sus tasas de ganancias, mismas que encadenados en la distribución de detallista a detallista, de bachaquero menor a bachaquero menor continúan subiendo los precios, a pesar de que su referencia-Dolartoday-ha bajado y seguirá bajando la paridad del B.F /$ hasta que el Estado revalorice el Bs.F con cargo a la necesaria devaluación de un dólar que en la realidad económica o extrapolítica jamás ha sido una moneda fuerte comparada con nuestro bolívar.

24/12/2016 9:44:31 a.m.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2566 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social


Revise artículos similares en la sección:
Economía