Almagro Maravilla se fuma una lumpia de kriptonita ¿Quién es más torpe él o la MUD?

Para ser justo, la MUD no es en sí torpe. Sucede que en su seno hay tantas contradicciones que le hacen parecer eso. Es como un baile de borrachos en salón estrecho donde se la pasan dándose tropezones. Allí cada grupo o individualidad, porque así es su composición y hasta dinámica, espera alguien diga algo de primero para llevarle la contraria. Si Capriles, por su conveniencia, dice revocatorio, salta de inmediato otro y dice:

-"Si nos vamos por los caminos verdes, hagámoslo como es debido, digamos que Maduro es colombiano y llegó aquí por una trocha."

Allí mismo revienta el peo y cada quien golpea la mesa, saca su hierro y lo pone sobre la mesa. Este gesto, muy usual para adentro y para afuera, calma los ánimos y obliga a sosegarse. Claro, como en todo, hay unos más afiebrados al fierro que otros. También quienes no tienen pistolas, ni siquiera saben usarlas y están en ese medio asustados e indecisos.

Estando así ahora el ambiente, por los hierros en las mesas, enchichado, aprovecha alguno tímido y hasta temeroso, levantando su dedo índice, sin dejar de apoyar los codos sobre la mesa, como para que no le vean ni escuchen, en el fondo se dice temeroso, "si es así mejor":

-"Por qué no esperamos con paciencia los plazos, tanto del revocatorio, elecciones de gobernadores y Alcaldes y hasta el final del período constitucional, al fin de cuentas, el gobierno se desgasta y el chavismo parece un mar encrespado y esa tormenta es hacia adentro".

Al pobre hombre, que pudiera llamarse Timoteo o Tiburcio, le caen en cayapa y le nombran, no las mil vírgenes, sino mil veces su madre. Aquella reacción le obliga a recoger con lentitud su dedito asomado con timidez, viendo que vuelven a sacar los hierros, esta vez apuntados hacia él, y decir como si fuese el "Chavo del Ocho":

-"¡Perdón, fue que se me chisporroteó" "No dije nada!"

Los gritos, los fierros candentes apuntando al atrevido, hacen que calle la voz más sensata de la sala y quedan aquellos destemplados, las amenazas y, lo que estos suelen respaldar se impone por ahora.

Una dama, pese serlo o porque uno aprendió a llamar a toda mujer así, se levanta y advierte:

-"En esta reunión bien sabemos que nada vamos acordar. Cada quien dice lo que bien le parezca y en base a eso saldrá a la calle a hacer lo suyo. Puede ser que unos salgan con la partida de Maduro, que ya nadie sabe quién la tiene. Primero dijo tenerla Cóchez, el ex embajador panameño que embarcó a María Corina haciendo que le allanaran la inmunidad parlamentaria; dijo sacarla de los archivos oficiales colombianos o de la Registraduría. Luego, Walter Márquez, a quien muchos daban por muerto, para demostrar que sólo estaba de parranda, anunció que esa partida la tenía él y la mostraría a su debido tiempo. No la ha sacado. De donde uno cree que se la guarda para hacer algún negocio con la MUD; dando y dando. O un ¡cuánto hay pa´ eso! Pocos días atrás, una colega diputada, cuyo nombre no recuerdo pese las no muchas veces que le veo en la cámara, aseguró tenerla ella, pues la encontró en la parroquia caraqueña la Candelaria. Pero cosa extraña, que no entiendo, dijo que en esa partida, se dice que Maduro es colombiano. ¡Nada entiendo!" "Y lo más reciente, es que la tiene Ramos Allup, quien la mostrará junto con las pruebas del fraude de aquél aprobatorio de Chávez".

Respiró, miro los hierros esta vez, sin incomodarse porque los suyos son de los de mayor calibre y más candentes y, que como antes, estaban tranquilos en las mesas y continuó:

-"Digan lo que digan, como cantó Rafael, salga sapo o salga rana, nosotros, digo yo, no sé si los demás de mi grupo así piensan o no, daremos orden a los nuestros, digo bajo mi control, de agitar y hacer todo lo que sabemos y siempre hacemos, las guayas volverán aparecer y el fuego, el humo y la soledad, así la gente firme o no, quiera una cosa u otra. ¡Qué importa!"

Pues es que allí hay una verdadera democracia. Cada uno hace lo que le salga del forro y le dicten sus hígados. Por eso, la MUD vive enredada y como entre primera y segunda. El gobierno que no hace mucho que digamos en su favor y menos por los suyos, como tampoco de la enorme multitud que sólo espera resuelvan sus problemas y posible el sueño del ministro Menéndez de comer y tres veces al día, vive del aire que le suministra el desorden de la MUD. ¡Y esta no se entera! Sigue soplando pa´ allá, hacia Miraflores, donde el vacío se llena por la MUD.

Pero hay otra cosa de la MUD en la que entra el uruguayo Almagro, aquel que aspira hacer carrera en los espacios de Nueva York y para ello nada mejor que aparecer como "El Capital Marvel o el Hombre Maravilla". Como Secretario General de la OEA, una cueva maloliente y donde se archivan expedientes de horror e indignidad, trata de reeditar las viejas historias de la alcahueta y pide que a Venezuela se le aplique la Carta Interamericana. Es decir, en lugar de solicitar que América, toda si no ayude materialmente a Venezuela, porque esa cosa no estamos pidiendo, opta por solicitar se nos caiga en cayapa y hasta se le dé rienda suelta, haciéndose los locos, como en el oscuro pasado, a los marines gringos para nos invadan. Aquel indigno se atreve con tal le permitan recoger las migajas y sectores de la MUD, aquello convalidan. Pasando por alto que en el seno de ella misma hay, seguro de verdad así es, quienes no, pues eso contradice sus viejas luchas y muy internalizados sentimientos.

Esa actitud, lejos de ser un catalizador que acelera el distanciamiento entre gente del chavismo surte el efecto contrario. Es elemental, amigo Watson. Pero el saco de gatos que parece ser o es de verdad la MUD, no es capaz de impedir la inconveniencia de meter a Almagro dentro de aquél, al cual más agita. Por eso digo yo, no sé, la MUD no es bruta sino que en su seno las ideas y opiniones giran y giran y no hay licuadora que las homogenice.

La lumpia de kriptonita que se viene fumando Almagro con el afán de convertirse en alguien importante y bien visto, quizás pensando en llegar a la presidente uruguaya o la ONU, a él lo intoxica y marea; pero como todo lo malo, eso se pega y le encarata más el caldo a la MUD.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1032 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a236066.htmlCd0NV CAC = Y co = US