En síntesis

¿La huella de Nicmer Evans representa una traición?

Aunque en circunstancias diferentes y con actores distintos, pareciera que se repite la sombra de un renegado como Kautsky. Todavía no hemos salimos del asombro, cuando leímos que alguien como Evans que se ufana de escribir a favor de la izquierda, ahora nos sorprenda cuando de repente exhorta a estampar la firma los días 26,27 y 28 de octubre, fecha pautada por el CNE para que ilusos se auto engañen creyendo que los mangos están bajitos y que podrán revocar a Maduro. Por eso dicen que soñar no cuesta nada, y quien vive de ilusiones muere de desencanto. Tan sencillo como eso.

Se descubre el agua tibia cuando se afirma con hipocresía que el referendo revocatorio es un derecho producto de una conquista popular. Eso lo sabe Raimundo y todo el mundo. Ahora bien, lo que no es valido, ni debe permitirse bajo ningún respecto, es que una pandilla de tracaleros profanen tumbas, falsifiquen firma, porque en medio de su tamaña tara mental se atreven a pensar que somos una parranda de idiotas.

Menos mal que la MUD siempre es torpe, y nos hace los favores sin que nadie se lo pida. Y porque al inocente Dios lo protege, esta vez la revolución se ahorrara ir a una consulta en condiciones desfavorables, tal como ocurrió en Nicaragua cuando obligaron a Daniel Ortega medirse en unas elecciones, donde la guerra mediática había impuesto una matriz de opinión, según la cual el sandinismo era la causa de esa guerra intestina, que como es sabido fue organizada y financiada por EEUU para imponer tramposamente a Violeta Chamorro, candidata de la rancia oligarquía nica que siempre estuvo al servicio de los oscuros intereses del imperialismo norteamericano.

Quisiéramos creer que no se trató de un brinco de talanquera, sino de un simple lapsus mental, porque nos cuesta admitir que después de tanto nadar, Nicmer Evans termine ahogándose en la orilla. ¿Sera por aquello de que alguien que camina hacia la izquierda, con la mirada fija en la izquierda, termine en la derecha? Por cierto, esto nos recuerda el caso del socialista que discurseando en el parlamento alemán, de repente observa que la bancada enemiga lo aplaude, a lo que el orador sorprendido exclamó: que habré dicho viejo imbécil que el enemigo me aplaude.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6158 veces.



Freddy Elías Kamel Eljuri

Presidente del Instituto Municipal de Patrimonio Histórico de la Alcaldía Bolivariana del Municipio Miranda del estado Falcón. Vicepresidente de la academia de Historia del Estado Falcón. Escritor. Productor radial.

 kameleljuri@gmail.com

Visite el perfil de Freddy Elías Kamel Eljuri para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: