Operaciones Cointelpro contra la Revobol

Cuando las generaciones futuras analicen en profundidad esta parte de la historia que ha transitado nuestra Revolución Bolivariana (RevoBol), podrán apreciar la grandeza del liderazgo que le ha tocado asumir al camarada Nicolás Maduro. Todo el arsenal de armas con que cuenta el imperialismo más bárbaro que ha existido en la historia de la humanidad, ha sido disparado contra nuestra Revolución, su Gobierno y nuestro pueblo, con el único objetivo de recolonizarnos y destruir los grandes avances que pudo alcanzar nuestro pueblo, en aras de construir su mayor cúmulo de felicidad posible. Si a Hugo Chávez, le debemos el haber construido las bases de nuestra sociedad del futuro, a Nicolás Maduro le deberemos haber imposibilitado los bombardeos que sobre esas bases, para destruirlas, ha lanzado como si de misiles y "bombas inteligentes" se tratara, el imperialismo. Pero, tocará a las generaciones futuras, una vez sean desclasificadas todas esas actuaciones imperiales contra la Revolución Bolivariana, que podrán ver el rostro de los protagonistas de toda esa trama diabólica que tantas penurias trajo al pueblo venezolano, a través de esa guerra no convencional enfocada a destruir nuestra economía, nuestra cotidianidad, en fin, procurando construir en nuestra Venezuela Bolivariana una "crisis humanitaria", que les permitiera intervenir como si de Irak, Libia o Siria se tratase. Y, si a esa derecha apátrida, organizada en la MUD políticamente, en la CEV religiosamente, en la AVERU académicamente, en Fedecámaras patronalmente, en la Cámara privada de medios de comunicación, en la Asamblea Nacional institucionalmente, el pueblo los ha venido juzgando y abandonando a su propia suerte, dejándolos en la más sublime soledad, como ocurriera en la escuálida marcha del 1S y marchas posteriores, cada día más desoladas; hay otro sector de esa oposición, que se nos disfraza de lobos buenos, cobijados de presuntos "buenos chavistas". Cada uno de los cuales, oculta su odio a Chávez atacando a Nicolás. En lo personal, catalogamos de doblemente criminal esas actuaciones, pues mientras atacan a la Revolución y la puñalean, se autoproclaman como más "revolucionarios" que la propia Revolución. Más "chavistas" de que lo era, el propio Hugo Chávez. No obstante, cuando las generaciones futuras les toque juzgarlos, tendrán que hacerlo implacablemente pues sus favores al imperialismo, tienen el doble de la carga de crueldad que aquel con que esa derecha apátrida, ha apuñaleado a nuestro pueblo. Porque se han enmascarado, en el falso supuesto de ser los portadores de la supuesta verdad "revolucionaria".

La guerra de Vietnam, al igual que lo hiciera la Revolución Bolivariana, tuvo un gran impacto en la sociedad estadounidense de los años 60, desencadenando fuerzas en la juventud contra esa guerra, ideada entonces, para proteger la "democracia" del comunismo. En tal época de efervescencia revolucionaria, el FBI dio con una manera de dividir y desorientar los movimientos juveniles que se organizaban contra la guerra, algunos lo explican de una manera bien sencilla, como Steven Alten en su novela de ficción Al borde del Infierno: "Si tomas un galón de pintura blanca (la verdad) y le añades un cinco por ciento de pintura roja (mentiras), obtienes el rosa comunista. Y nosotros, los patriotas americanos, odiamos el rosa comunista". El FBI, llamó esa operación COINTELPRO (Contra INTeligence PROgram, Programa de Contrainteligencia). COINTELPRO, es una serie de programas de contrainteligencia que empleó el FBI para "neutralizar" la disidencia política al interior de los EEUU. Se estiman en más de dos mil, las operaciones llevadas a cabo por el FBI antes que se suspendiera el programa, oficialmente en 1971. Todo el período que va desde 1956 a 1976, fue objeto de investigación por parte de una Comisión Especial del Senado de los EEUU para investigar las Operaciones Gubernamentales Respecto a las Actividades de Inteligencia, llevadas a curso por el FBI en contra de la llamada disidencia interna, en 1976. El citado Comité en el Libro II, Reporte Final de su estudio, señala tres tipos de actividades de "inteligencia" desarrolladas por el FBI que afectan derechos de los ciudadanos y ciudadanas de EEUU, tales son: "La primera es la recogida de información –tales como la infiltración de grupos con informantes, las escuchas telefónicas o cartas de apertura. El segundo es la difusión de material que ha sido recogido. La tercera es la acción encubierta diseñada para interrumpir y desacreditar las actividades de los grupos e individuos considerados una amenaza para el orden social…" El objetivo del programa, queda claramente definido en el Informe del Comité: "COINTELPRO del FBI – programa de contrainteligencia- fue diseñado para "interrumpir" grupos y "neutralizar" a los individuos considerados como amenazas a la seguridad nacional".

Desde 1963 hasta su muerte en 1968, el Dr. Martin Luther King Jr., fue objeto de una intensa campaña de descrédito por parte de la Oficina Federal de Investigaciones para "neutralizarlo", como líder efectivo de los derechos civiles de los afrodescendientes. Después de su memorable discurso: "Tengo un sueño", la División de Inteligencia Interna de la Oficina llegó a la conclusión de que era "el líder negro más peligroso y efectivo en el país", muy similar a la clasificación que el gobierno de Obama le diera a nuestro país, al declararlo como una "amenaza inusual y extraordinaria". Otros objetivos de COINTELPRO, se orientaron contra algunas "amenazas a la paz", llamadas así por el FBI, tales son: el programa Partido Comunista de los EEUU (1956-1971); el programa Partido Socialista de los Trabajadores (1961-1969); programa Negro Nacionalistas-Grupos de Odio (1967-1971) y el Programa Nueva Izquierda (1968-1971), entre otros.

Destacan en el Informe del Comité, algunas acciones emprendidas contra el Partido Comunista de EEUU: "Durante los primeros sesenta días de nuestro programa de contrainteligencia que hemos puesto en marcha, cuatro programas básicos han sentado las bases para otros. Estos programas, se dirigen principalmente a la capitalización de la disensión interna actual y las facciones en el Partido Comunista (PC) por medio de una cuidadosa maniobra de los informantes dentro del Partido y la utilización de individuos fuera del partido con el objeto de aumentar el malestar dentro del partido…", las negrillas son nuestras. En la misma orientación, se dirigía el programa implementado contra el Partido Socialista de los Trabajadores (SWP), dividirlo y procurar su enfrentamiento contra las posturas del PC-EEUU y otras organizaciones, como se desprende de la investigación hecha para el Informe: "Se cree que la influencia del SWP en los seguidores de Malcolm X se rompería, haciendo hincapié en el ateísmo de la SWP, en contraposición a la orientación religiosa básica del MMI. Se solicita la aprobación de la Oficina de instruir a unos seleccionados informantes para destacar en conversaciones sobre el SWP, que el Partido es anti-religioso…" Asimismo, en el programa Nueva Izquierda intentaron aglutinar todos aquellos jóvenes que no se articularon en organización política alguna, no quedando exentos de ser objetos de atención por parte del FBI: "Algunos líderes de la nueva izquierda, sus seguidores, los hippies y los Yippies, usan cuentas y amuletos. Nueva Izquierda, jóvenes que participan en la actividad anti-Vietnam, han adoptado la letra griega "omega" como su símbolo…" En el programa de contrainteligencia diseñado por el FBI, destaca un punto en particular a potenciar: "La instigación o el aprovechamiento de los conflictos personales o animosidades existentes entre los líderes de la Nueva Izquierda", las negrillas son nuestras.

Los grupos afrodescendientes, también sufrieron agresiones de la Oficina y fueron objeto de operaciones de "neutralización". "Para crear fricción entre el Partido de las Panteras Negras (BPP), su líder Eldridge Cleaver en la sede de Argel y la AFF, una carta falsa en relación con una disputa interna fue enviado a Cleaver, quien lo aceptó como genuino. Como resultado, el personal de las oficinas del BPP fue neutralizado cuando Cleaver disparó a la mayor parte de sus miembros. Personal de la Oficina, recibieron premios de incentivo del Director por esta operación. GC Moore a WC Sullivan, 14 de mayo 1970". En un memorando interno, fechado el 20 de agosto de 1970, el FBI se vanagloriaba del resultado de sus operaciones: "Tiroteos, golpes y un alto grado de malestar sigue prevaleciendo en el área del ghetto de sureste de San Diego. Aunque ninguna acción específica de contrainteligencia puede ser acreditada con la que contribuye a esta situación general, se considera que una cantidad sustancial de los disturbios es directamente atribuible a este programa. En vista de la reciente matanza de Silvester Campana, un nuevo dibujo animado se está estudiando con la esperanza de que vaya a ayudar en la continuación de la ruptura entre BPP y Estados Unidos". La profundización de la campaña para desacreditar los movimientos nacionalistas negros, procurar su división y fragmentación fue brutal, como lo evidencia una autorización emanada de la directora de la Oficina de Detroit, fechado el 3 de diciembre de 1968: "Detroit está autorizando a enviar la carta anónima a los miembros seleccionados de la República de Nueva África (ARN). Las críticas a los líderes de los grupos extremistas nacionalistas negros, como el ARN, por mal uso de los fondos, es un método eficaz de neutralizar esos líderes. Dado que esta es una carta anónima, no hay ninguna posibilidad de vergüenza para la Oficina". Divide y reinarás, bien pudiéramos señalar como la divisa del FBI durante esos turbulentos años, en la vida de la sociedad estadounidense. En el logro de sus objetivos de destrucción, todos los mecanismos eran válidos para el FBI. Desde fuera, y desde dentro de las organizaciones objeto del programa, mediante agentes infiltrados que desarrollaban los planes del programa a lo interno de las organizaciones seleccionadas.

Nuestra Revolución, no ha estado exenta de la aplicación de métodos similares a los empleados por el FBI contra la disidencia interna existente en los años 60 y 70 en los EEUU. No pudiendo dividir las fuerzas reales del chavismo, organizadas en el PSUV y el Gran Polo Patriótico, otros factores se han aglutinado para ejercer ese triste papel. En la mediática nacional e internacional, le hemos visto sus rostros, hablando pestes de nuestra Revolución y su liderazgo. Un ejemplo de Operaciones COINTELPRO, bien pudiera ser lo ocurrido con la propuesta de Diálogo hecha, tiempo atrás, por el Presidente Maduro. Tan transparente ha sido el Presidente Maduro, que en su Programa En Contacto con Maduro, expresó –públicamente- los puntos propuestos por su gobierno, siendo estos: "Lo primero es la instalación de la Comisión por la verdad, la justicia, la reparación de víctimas para saldar todos los daños que han hecho los golpes, las güarimba de 1999-2016, y comprometer, bajo juramento y compromiso de cara al país, a todos los sectores de la derecha que han incurrido una y otra vez"…"El segundo punto a tratar sería un encuentro entre todos los representantes de los Poderes Públicos del Estado – Ejecutivo, Legislativo, Judicial, Electoral y Ciudadano– para intentar un gran acuerdo de respeto a las funciones establecidas en la Constitución Nacional. Y finalmente, erradicar la violencia en todas sus formas para llegar a un acuerdo de paz que permita la búsqueda de un encuentro entre los venezolanos..." (El Universal, 08-06-2016). De esos puntos, que ha hecho público el Presidente Maduro, sectores de la supuesta "izquierda" han sacado conclusiones que bien parecieran ser, las suyas propias. Algunos, incluso, han tildado de traidor al camarada Maduro acusándolo de vender el legado de la Revolución Bolivariana por ese diálogo, que aún no se concreta. He allí, un ejemplo tácito de operaciones COINTELPRO, que procuran propiciar, a partir de ese evento no concretado, fricciones y divisiones a lo interno de las fuerzas patrióticas. Creando confusión y recelo al diálogo, que, como Jefe de Estado, está obligado a encauzar y concretar en procura de la paz de la República. Y como esa, hay decenas de ejemplos de operaciones COINTELPRO, como aquella en la que asistió el Presidente Maduro a la toma de posesión del recién electo presidente de la República Dominicana. Acto para el cual, el protocolo le exigía vistiera de blanco, tal cual hizo. De inmediato, se activaron campañas de descrédito contra la figura presidencial, desde la derecha y desde la presunta "izquierda" crítica, mientras unos le tildaban de "nevera", burlándose de la figura del ser humano, otros por el contrario, le daban contenido político a esas burlas, tildándolo de adeco por el simple acto de vestirse de blanco, obviando que lo hacía en cumplimiento del protocolo del acto. Por lo demás, triste de aquel que define a las personas por los colores que viste. En alguna oportunidad, nuestro Comandante Chávez, se vistió de amarillo y no por eso, se le podía acusar de enarbolar los valores políticos de derecha que hacen de Primero Justicia, un partido fascista. En esos dos ejemplos recientes, puede usted juzgar si COINTELPRO está o no sepultado, como arma de guerra del imperialismo, ya no, contra la disidencia en su propio territorio, sino como arma de destrucción global contra países y liderazgos, juzgados por sus organizaciones de inteligencia, como amenazas inusuales a su seguridad nacional, por lo tanto, deben ser "neutralizados"…

Caracas, 21-09-2016

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1207 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a234459.htmlCd0NV CAC = Y co = US