El Gobierno convalida la riqueza mal habida del comerciante y bachaqueros

Más que una crisis de producción y mercadeo estamos ante una crisis de circulante, de dinero. La convalidación se derivaría de un circulante actual medido por unos salarios deprimidos actuales que no se incremente adecuadamente a la presente inflación.

"Lo que es bueno para la pava es…" o "Lo que es igual no es trampa". EE. UU. Lanza a su circulación mercantil todos los dólares que necesite para mantener sus privilegios como país imperialista, y nadie chilla.

Esos proverbios y esa referencia imperial nos vienen al pelo para paliar la presente e insostenible crisis del pueblo trabajador y de los pensionados en general. Más que una crisis de producción y mercadeo estamos ante una crisis de circulante, de dinero.

Venimos señalando que el circulante monetario de cualquier sociedad moderna debe ajustarse casi diariamente al volumen las necesidades del intercambio que la dinámica de la economía así lo vaya dictando, según los hábitos de consumo y su correspondiente velocidad de circulación. Por ejemplo, la banca privada solicita todos los días su reabastecimiento de billetes para evitar cualquier conato de posible iliquidez y el proveedor (BCV) procede en consecuencia.

Los recientes ajustes salariales dejaron por fuera a los pensionados en el sentido de que el salario mínimo de los trabajadores g activos está acompañado de la fulana "cesta ticket" que no se le reconoció a los pensionados por el IVSSO ni a los jubilados en general, a pesar de que esas pensiones deben ajustarse a lo que rige para el Salario Mínimo porque la idea es que la suma de salario mínimo más cesta ticket está llamada a cubrir las necesidades básicas del trabajadora activo y desactivo.

Esperamos que el Presidente Maduro, cargado de la mucha empatía que prendió en él hasta por el sólo hecho de conocer en pelleja propia lo que es y representa económicamente vivir de un salario, menguado pronto hará los reajustes correspondientes.

Resulta muy antieconómico que los precios inflados, inducidos, manejados como armas de guerra por el comerciante, esos precios inflados arbitrariamente, decimos, no guarden relación alguna con los costes de producción de ninguna de las mercancías de la cesta básica vendidas con sobreprecios que ajustan casi a diario, mientras, supuestamente, el volumen del circulante lo mantiene el Estado con arreglo de salarios hoy completamente desfasados de su poder adquisitivo.

Sepa, Sr. Presidente, que, resuelta esta presente crisis, el comerciantes quedará muy rico si usted no refuerza el volumen de circulante, puesto que será el mismo volumen de circulante en billetes que él podría usarlo como un capital que resultaría revaluado frente a la escasez de circulante actual. La riqueza especulativa de ahorita usted se la estaría convalidando porque él tendrá alto poder con todo el billete que ha ido amasando y recapitalizando. Más que devaluación e inflación estamos ante una baja de circulante. Los salarios reales han caído abruptamente.

Ocurriría lo que sucede con un alto desempleo de mano de obra ya que hasta las limosnas más precarias resultan un tesoro para el mendicante porque sencillamente escasean los asalariados y los pocos empleados quienes hasta se distancian del resto de los pobres y desempleados. Los comerciantes se esmerarían en tenerlos como clientes porque estos escasean.

22/8/2016 1:36:35 p.m.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1279 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: