Mi hermano el Coronel

Mi hermano Manuel Marapacuto era flaquito como el silbido del viento, pero desde pequeño era ágil como el rayo que se abría paso entre truenos y relámpagos para cruzar raudo las montañas de Santa Bárbara de Uchire, allá en el estado Anzoátegui. Sí, me hermana Martha y yo lo veíamos cruzar al galope, por las picas y caminos, montado en un caballo de crines oscuras como las noches de monte oscuro, caserío de silencio y de calma, cubierto por las sombras de los algarrobos y cañafistoles. Todo eso son recuerdos que nos traen los vientos del ayer y se nos vienen a la mente para evocar el tiempo y trasladarnos a nuestros primeros años y escuchar la voz de nuestra madre María Dolores cuando decía: "desde chiquitos los hijos pintan lo que van a hacer cuando sean grandes". Y no se equivocó nuestra querida y amada madre, pues ese hermano nunca dejó de soñar y hoy, además de odontólogo, es Coronel del glorioso ejército de la República Bolivariana de Venezuela

Y a quien salió ese gran carajo, se preguntaba una y otra vez mi hermano Ramón Romero (+) cuando andaba de copas, a lo que él mismo se respondía: ese gran carajo viene de la sangre del General Zenón Marapacuto, indígena patriota que se unió a las tropas de Cipriano Castro para defender los postulados de la Revolución. Efectivamente, Zenón Marapacuto fue "nativo del vecindario de Santa Bárbara de Uchire [quien] desde muy joven se unió a la causa y defensa del gobierno revolucionario de Cipriano Castro y se destacó en las filas castrenses llegando a ser General de la patria". En su libro El Osario de Dios, el paisano Alfredo Armas Alfonso, escritor y periodista oriental, cuenta que Zenón era intrépido y sin miedo ante las circunstancias. Tal vez por esa razón y con esa energía desplegada en la acción fue que defendió a Guanape con las garras de patriota comprometido, en la llamada "Pelea de Guanape" de 1902, cuando fue atacada por los enemigos de la revolución y a los cuales venció con su fusil, su cuchillo caimanero, su escapulario hecho con palma bendita y sus sesenta hombres bajo su mando.

De ese legado de compromiso viene mi padre Lino Manuel Marapacuto, y de esa tierra de brisa fresca venimos nosotros y nos sentimos orgullosos de ese campesino que fue nuestro padre y de esa gran mujer, educadora y maestra de profesión, que fue nuestra madre. Con melancolía, los recuerdos nos alimentan el alma para no desmayar ni un instante y seguir adelante hasta llegar a las metas del destino. Esa es parte de la herencia, de la historia y el legado de los Marapacuto, llena de episodios y vivencias interesantes, de anécdotas y compromisos familiares que trascienden en el tiempo de los tiempos.

De verdad, toda la familia está orgullosa de ti Manuel y gracias por darnos esas alegrías de amor por la patria y por la amistad y la humildad que siempre te acompaña. Tus hermanos Mireya Romero, Miguel Romero, Marta Marapacuto y yo, te felicitamos por tu merecido ascenso a Coronel del Glorioso Ejército de Venezuela, institución baluarte en la defensa del pensamiento libertario y emancipador. Sigue adelante hermano, porque ahora es que queda lucha, ahora es que queda vida para vivirla y ponerla al servicio de la familia y de la patria. Que Dios te bendiga a ti, a tu esposa María Rojas y a todos tus hijos, especialmente a Elier y Adarlenis. Recuerda siempre que el compromiso y el cumplimiento del deber va primero que todo, ese fue el legado que nos dejaron nuestros padres y ese es el legado que debemos dejar a nuestros hijos. ¡Adelante coronel Marapacuto, sigue galopando por los horizontes infinitos de la vida!

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1522 veces.



Eduardo Marapacuto


Visite el perfil de Eduardo Marapacuto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a231371.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO