¿Quiénes son los que traicionan el proceso revolucionario?

En las colas, en las esquinas de los barrios, en el Metro, en la camionetica se escucha “Algo tiene que pasar, no podemos seguir en esta situación”. Amas de casa y la gente que sale todos los días a su trabajo a levantar este país, comentan: “Esta situación es insostenible, estamos haciendo milagros en mi casa para poder comer”. Otros dicen “Maduro habla en televisión como si gobernara otro país”. “La burocracia está gorda y nosotros estamos cada vez más flacos”. Algunos se preguntan: “¿Por qué el gobierno actúa como si este pueblo no le importara, es que no se da cuenta que estamos pasando verdaderas penurias?”. “Este gobierno hizo que los adecos quedaran como buenos ¡Qué bolas!”.  Los más adultos afirman “En todos los años que tengo de vida, jamás había pasado por una situación como esta”. Otros hacen debates en las colas sobre la forma de resolver esta calamidad: “Lo que debe hacer el gobierno es traer los productos, importar lo que se debe importar y producir”. “El gobierno hace tremenda propaganda que paga la deuda y que es muy buena paga y nosotros sin comida y sin medicinas”. Los más desesperanzados expresan: “Pasarán muchísimos años para que este país se normalice”…

El proceso, el gobierno y los traidores.

Todos sabemos que el Pueblo Bolivariano parió este proceso revolucionario.  Cuando la épica política dejó de ser pertenencia de unos pocos para ser experiencia de muchos. Porque el 27 de febrero de 1989 todos participamos y fuimos protagonistas de una manera o de otra de esa jornada en contra del neoliberalismo.  “El Sacudón” fue mucho más que una “Rebelión Popular”, fue una primera revolución porque después de esa valiente y gloriosa jornada,  el Bipartidismo en este país se rompió.  Recordemos que Caldera “ganó” las elecciones de 1993, entre otras razones, por tres que fueron determinantes: Su separación de COPEI, la conformación del “chiripero” (apoyados por los “gloriosos” partidos de izquierdas, entre ellos el PCV y el MAS)  y su promesa de indultar a Chávez. Sin embargo,  no sin mucha lucha y pelea en la calle, aplicó en gran medida ese paquete neoliberal  al que nos habíamos opuesto. Pero, por esas mismas contradicciones fue que apostamos por Chávez y lo llenamos no solo de votos, sino de verdadero apoyo popular y lo supimos influenciar con nuestra disposición de cambio, porque estábamos pariendo algo distinto, algo nuevo.

Y junto a Chávez hicimos la revolución en el régimen, ya que en proceso constituyente parimos una nueva Constitución de la República; que más allá de los gazapos que nos pudieron meter burócratas que venían siendo los vestigios del viejo régimen, logramos conquistas vitales e importantes para seguir avanzando: La democracia participativa y protagónica, recuerdo que mucho se decía “Ahora no tenemos una Democracia representativa porque no necesitamos que nadie nos “represente” y decida por nosotros, sino que ahora somos dueños de nuestro propio destino”  y los procesos refrendarios y revocatorios, de los que se podía escuchar: “Ya no nos tenemos que calar a un Presidente que se elija con unas promesas y después haga lo que le da la gana. Si ahora un presidente hace eso, lo revocamos”

…Y precisamente de eso se trata…

El gobierno de Maduro ha dejado atónitos a tirios y troyanos. Para un venezolano común no es noticia nueva que la frase más de moda hoy en día es “¡qué flaco estás!” a lo que se responde: “Es la dieta de Maduro” y es que la baja de peso en un sector importante de la población venezolana es más que evidente. Los niños y niñas de las escuelas, en plena etapa de crecimiento, están más delgados y muchos de ellos no pueden asistir todos los días a clase porque “no hay comida en la casa” o porque “mi mamá no tiene jabón con que lavar el uniforme”. Las colas interminables con un montón de Policías o de Guardias Nacionales no solo son humillantes por la cola en sí misma, sino por el maltrato recibido por estos organismos de “Seguridad del Estado” cuya tarea fundamental es meter miedo y dejar claro el mensaje implícito del que el que se “equivoque” será reprimido, no pocos son los que dicen: “Allí está la Guardia o los Policías viene  a bachaquear, son verdugos con nosotros para que les pueda quedar a ellos lo suyo”. No han sido pocos los videos en los que se les observa sacando productos de cualquier súper mercado. La misma “función” y “modus operandi” lo hacen algunos que se hacen llamar colectivos y se han convertido en una verdadera  degradación de lo que históricamente ha significado la praxis social de los que habitamos en los barrios populares.  Una estadística no pública es la de los fallecimientos   por falta de medicinas, amén de los enfermos crónicos que han empeorado sus condiciones de vida por la falta de medicamentos… Eso son solo unas muestras del calvario que sufrimos los que vivimos únicamente de nuestro trabajo.

…pero… ¿quiénes son los traidores?

Pagar una deuda a todas luces ilegitima, de bonos comprados en bolívares para ser pagados en dólares, en los que se malgastan miles de millones de billetes verdes, mientras la importación de alimentos y medicinas las bajaron a un 38%, es por lo menos una decisión criminal. Dejar de lado el hecho de un desfalco de más de 400 mil millones de dólares y seguir como si nada hubiese pasado,  no es otra cosa que criminal. Entregar más del 12% del territorio a las transnacionales y a la burguesía local para expoliar nuestros recursos, desplazar poblaciones indígenas para seguir enriqueciendo a unos pocos, bajo la vulgar mentira que eso nos sacará del atolladero (donde ellos mismos nos metieron),  es también una medida criminal. Seguir afirmando que hay una guerra económica mientras se le entrega a la burguesía (se supone que los protagonistas de esa misma “guerra”) dólares preferenciales a Bs 10,  es igualmente criminal;  ya que se sabe que eso son unos de los mecanismos con los que se defalca los recursos de este país. La vida de ostentación que muestran burócratas mientras los de abajo pasamos las más penosas de las necesidades, no es más que criminal… Mentirle al pueblo; pasarle por encima a nuestras conquistas alcanzadas  durante el proceso revolucionario;  violar de manera cínica nuestras libertades democráticas; arremeter en contra de quienes hacemos la crítica revolucionaria, botándolos de sus trabajos o descalificándolos como traidores… todo diciendo que son un gobierno humanista, obrerista, chavista y cuando la cosa se les pone un poco fea, se atreven a decir que son hasta socialistas… eso es una verdadera canallada, es una verdadera traición

…Por eso, Marea Socialista levanta su voz para defender el  derecho que tenemos de ir a un referéndum revocatorio, como una de las libertades democráticas alcanzadas en proceso constituyente y plasmada en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela … Recordemos que eso lo logramos  como pueblo junto con Chávez…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7620 veces.



Zuleika Matamoros

Zuleika Matamoros, maestra de la escuela pública en la ciudad de Caracas. Publicadora del portal www.aporrea.org. Integrante del Centro de Estudios de la Realidad Latinoamericana (CER Latinoamericana). Miembro de la corriente política Marea Socialista.Luchadora Social. Maestra

 zuleika@aporrea.org      @Matamoros36

Visite el perfil de Zuleika Matamoros para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a231185.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO