Mensaje a los historiadores

Algunos historiadores de Venezuela y America, han ocultado la realidad histórica de este Continente, y lo que hacen es copiar y repetir lo que han dicho otros historiadores, que sin investigar la verdad, repiten como historia los embustes y citan, generalmente, y unicamente, el libro del cual se copiaron, y asientan como verdad, embustes que de tanto repetirse llegan a ser verdades. Conocemos a muchos de ellos, pero sus nombres no revelaremos para evitar discusiones estériles y herir sensibilidades.

En estos tiempos de revolución y gracias al presidente Chávez, muchas caretas se han caído y salen a la luz pública verdades ocultas por esos historiadores mentirosos, que lo que buscan es torcer la realidad historica del Continente por intereses personales y Clasistas.

Pero una nueva generación de historiadores han surgido para revelar la realidad y poner en orden las cosas, me refiero a los que hurgan en los archivos, rectifican fechas, lugares y ocasiones, hacen comparaciones y si es necesario van a la fuente de información, utilizando cualquier medio posible.

Debemos presentar la verdad histórica al desnudo, contra el muro de los perjuicios y hacernoslas ver como algo profundamente dinámico, en donde el individuo juega un papel fundamental, conforme lo entendia el notable historiador Marc Bloch, divulgado por su discipulo Lucien Febvre, cuyo pensamiento encontró una indiscutible resonancia entre nosotros en el historiador victoriano, Federico Brito Figueroa.

Marc Bloch, fue un historiador francés, uno de los iniciadores del enfoque económico (1886-1944) . En 1936, ocupó la catedra de historia económica de la Sorbona, combatió en la primera güera mundial, y la segunda güerra mundial, Su actitud de Historiador no le impidió ir al combate, y se sumó a la resistencia Francesa. Cuando el gobierno de Petaín lo destituyo por su origen hebreo y por ser colaborador y combatiente de la resistencia francesa, fue torturado y fusilado por la Gestapo.

Para nosotros, los caminos de la libertad, de que hablaba Jena Paul Sartre, en varias de sus obras, no se hicieron con improvisaciones, ni torvos intereses, sino es el fruto de abnegación, del sacrificio, del dolor de vidas dedicadas al ser de los pueblos. Muchos autores de libros, generalmente escogen a uno de sus congeneres, para que les sirvan de prologuistas y así llevarlos de la mano ante el público lector, denotando con ello cierta certificacion de que la obra y su autor merecen la ateción de alguien de superior jerarquia intelectual. Al respecto, la frase, a manera de prólogo, que José Rafael Pocaterra, el combatido y combatiente de ¨Las Memorias de un Venezolano de la Decadencia¨, estampó en sus ¨Cuentos Grotescos¨-que no tienen de tales-el siguiente pensamiento elocuente ¨hay libros que no tienen prólogo, porque hay muchos prólogos que carecen de libros¨.

Todas estaa consideraciones a raiz de los honores que se efectuaron en comenmoración del salto a la immortalidad del Generalisimo y Almirante en Jefe, Francisco de Miranda, el carqueño, el venezolano, el Americano más inmortal que ha existido.

Uno de los hombres que hemos admirado más, junto con Bolívar y Sucre . No pude escribir nada sobre él por estar en cama afectado de salud.

Entre otras cosas recordaremos, el proceso que le siguieron los blancos godos de Caracas, porque se oponían a que sin ser un varon de alcurnia, con total limpieza de sangre, pretendiese desempeñar cargos públicos, que no correspondían a los llamados ¨blancos de orilla¨, como solía decírsele en nuestra Santiago de León, entonces prejuiciosa con toda la oscuridad de la Colonia.

Recordemos la angustia experimentada por toda la familia del precursor, así como el padecimiento de Francisco, quien tuvo que ser exilado desde muy joven porque la sociedad del lugar donde naciera, al pie del Avila, lo había sellado con una especie de ¨inri¨, debido a la persecución de que fue objeto su padre por los mantuanos del valle. Esta situación acaso influyó notablemente en Francisco de Miranda, hasta crearle un cierto complejo, muy bien disimulado, pero francamente visible, cuando mientras a su padre no le querían dar un simple puesto por no juzgarlo noble, él se codeaba con reyes y príncipes, entre quienes figura Catalina la grande, de Rusia, de quien tuvo pasaprtes especiales, y de corte en corte, de mujeres bellas y nobles, hasta llegar a ser un héroe de la revolución francesa.

Fue mimado de duquesas y envidiado por los grandes de la tierra; luego se convirtió en ductor de juventudes, y entregó su vida, ya sesentón, a la aventura máxima de la independencia, lo que le costó morir en La Carraca, lejos del sol americano, de la realización del mundo de sus sueǹos.

Me perdonan mis lectores, por algunos escritos, que hay veces los hago con el lenguaje del pueblo, par que los entiendan y otras veces para una minoria reducida que saben como interpretarlos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 902 veces.



Raúl Ramirez

Abogado, profesor y escritor. Ex-guerrillero.

 rauljoseramirez@hotmail.com

Visite el perfil de Raúl Ramirez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Raúl Ramirez

Raúl Ramirez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a231051.htmlCd0NV CAC = Y co = US