Ejército popular de molineros por la verdadera arepa

I. Lo situacional o el contexto de guerra

En su prontuario el imperialismo y las oligarquías nacionales, establecieron en los países del "tercer mundo" economías dependientes de tecnologías del imperio, de modo de someter y coartar a los estados y por ende a los pueblos. Esto dentro de la lógica representativista tercermundista, tiene perfecto encuadre, sobretodo dentro del modelo capitalista. Ahora bien en procesos revolucionarios si se sigue pensando dentro de esta lógica, se naufragará en un estado capitalista representativista, donde el estado sustituye al pueblo, se asume que el Estado-pueblo, hace lo mismo que el capitalismo desarrollista (industrialización-urbanismo-tecnificación de la agricultura-élite científico técnica-erradicación de las culturas nacionales e imposición de hábitos de consumo modernos) y se conforma con redistribuir la renta, perfeccionando y propagando el modelo contra el cual surgió esa revolución, y los vicios que en él se engendran. De modo que la revolución se va autosocavando…, autocavando su propia tumba.

Ahora revolución que se respeta, le da un protagonismo real al pueblo, facilita e impulsa sus poderes creadores y empuja sus potencialidades de lucha para su emancipación. Los pueblos en sus territorios y con sus perspectivas de ver y relacionarse con el universo o cosmos, generan sus culturas, es decir sus formas de pensar, ser, sentir, convivir, saber, hacer, creer; es decir un pueblo en la medida que retome e impulse su cultura (lo que muchos consideran como identidad), y no el aparataje ideológico que arremete contra ese proceso cultural, se hará un poder ser-hacer, incontenible e invencible, demostrado a lo largo de estos últimos 500 años.

La actual conyuntura y reto para la revolución bolivariana ha sido definida como una guerra económica, caracterizada por el saboteo económico impulsado y orientado desde los Estados Unidos, y llevado en terreno patrio, por las oligarquías nacionales. En una guerra hay dos bloques confrontados, en nuestro caso por un lado el imperialismo y la oligarquía, del otro un pueblo que quiere emanciparse, ser libre y justo. Ahora bien, hay un estado diseñado para servir a la oligarquía, en su estructuración, visión, normativa, en lo objetivo y subjetivo; que quiere o al menos se declara parcializado hacia las fuerzas populares, pero fue concebido por y para el enemigo, y se podría catalogar como una quinta columna a favor de la oligarquía, si se quiere dar sólo la lucha desde allí. Se suponía que los compas que han estado detentando ese poder para destruirlo y ponerlo a favor del pueblo, no lo han logrado estructuralmente, salvo algunas gestiones de Estado o políticas públicas, que han repartido la renta petrolera de forma más equitativa, pero ha convertido al verdadero sujeto histórico, en un inerme intelectual de la beneficiencia, en un mamantón del Estado.

 

II. La propuesta: Ejército Popular de Molineros (EPM)

 

En esta coyuntura, después de 17 años, la única esperanza es que el pueblo asuma su papel beligerante en esta confrontación, asumiéndose y preparándose para dar la guerra. Pero debe estar consciente que parte de esa guerra es producto, de los errores que su aliado, el Estado y los compas que lo dirigen, tienen mucha responsabilidad en la expansión del mismo modelo desarrollista a través del Estado.

El pueblo debe dejarse de paja y ser beligerante, tomar el liderazgo, su fuerza, su cultura para enfrentarse a sus opresores. Tomemos como ejemplo, para el caso del maíz y la arepa; definamos en esta guerra los objetivos políticos militares. Del lado del enemigo, el imperialismo, la oligarquía, sus voceros políticos, sus tecnologías de dominación, es decir los alimentos procesados por la industria (agroindustria); la producción de maíz a gran escala con derivados del petróleo; la falsa arepa que nos enferma y desnutre. De nuestro lado, el pueblo, con su cultura, con lo que sabe hacer, lo que lo empodera, como logra sus arepas verdaderas siempre, con organización sociocultural campo-ciudad, aquello que erosionó la industria Polar con su eslogan "se acabó la piladera" y lo que siguieron haciendo nuestros aliados, expropiando o insertando la misma industria que nos debilitaba la cultura.

Lo primero es que llamamos al pueblo a crear el Ejército Popular de Molineros (EPM), dispuesto a dar el duro combate contra la falsa arepa y toda la estructura privada o pública que lo sustenta. Desempolvar sus fusiles de molinos, enterrados o encaletados en alacenas, depósitos, cuarticos; para disparar balas de arepas culturales.

Conformar espacios y escuelas de combatientes culturales, para que se formen y salgan a batallar con su artillería de fusiles de molino y arsenal de masa de maíz pelao o pilao. Crear los frentes vecinales y conuqueros, más los correajes para proveer el suministro de maíz blanco o amarillo (desde el punto de vista nutricional, son casi lo mismo). Establecer rutas de blindados conucos-plazas para el abastecimiento del pueblo, resguardado por el EPM.

El armamento central para el frente vecinal serán los molinos y las arepas de maíz pelao, arepas raspaa y arepas de maíz pilao, pero de pilón, no agroindustrial. Para el frente conuquero, la coa, la escardilla, las semillas criollas de todo tipo, todo en sincronía con la luna, pa que los cultivos se den más fuertes, no se enfermen y no se vayan en vicio.

Desplegar destacamentos urbanos por todos los barrios, pueblos y caseríos, para sembrar focos subversivos del EPM. Captar en estos trabajos políticos, combatientes dispuestos sembrar municiones de maíz en el campo, en espacios improductivos.

Infiltrar y captar compañeros de las UPS, silos públicos, ministerios, gobernaciones, alcaldías; para sembrar municiones de maíz criollo o el que venga (por ahora) y surtir los destacamentos del EPM.

La acumulación de tropa activa y en reserva en las ciudades siendo todos consumidores (88%) y sólo un 12 % de productores, es absolutamente contrario a la seguridad de la nación y nos hace presas fáciles del enemigo. Dispersar las fuerzas por todo el territorio nacional, en zonas para la retoma de los diversos caminos culturales determinados por las características locales, denominadas estratégicamente Zonas de Reculturación para la Liberación Nacional (ZRLN); deben servir además para retomar territorios y poder desencadenar con más fuerza y velocidad, el andar de las fuerzas populares, y salir de esa emboscada, asedio y sitio a que nos tiene sometido la agroindustria y la red privada de encarecimiento de alimentos.

Es orientación del Estado Mayor del EPM, que no se use plomo semillero importado o comprado a las empresas nacionales de semillas, pues le daría inmensos recursos económicos al enemigo en esta confrontación. Del mismo modo en la elaboración de las municiones, no seguir utilizando máquinas dependientes e insumos derivados del petróleo; pues con sólo poner 10 buques enemigos en los puertos, no entran los insumos foráneos, se cae la manutención de municiones y por ende del pueblo y su EPM.

Así mismo todas las municiones depositadas en los arsenales silos del estado, si es aliado, deben ser destinadas, para suplir al EPM en jornadas callejeras y al detalleo; para que los destacamentos y escuelas de combatientes, se surtan del necesario plomo; y no seguir vendiéndolo en gandolas que solo benefician la economía del enemigo, para hacer sus alimentos balanceados para animales o para echárselos al sistema de ceba de bovinos, que encarece los precios y nos desnutre a las fuerzas populares. Decretar la eliminación de esa práctica, o decreto de guerra o muerte para los compañeros y sus superiores, que trafican con este arsenal favoreciendo sus bolsillos y al enemigo; ser dado de baja y emitir una orden de condena, para que no sea enrocado o trasladado para otro frente de combate a seguir sus fechorías.

Neutralizar la campaña disuasión que implementa el eje del mal Polar-Instituciones de educación universitaria-institutos públicos y privados- mercenarios nutricionistas-médicos-profesionales del agro-comunicadores sociales a sueldo, en contra de las arepas culturales, difamando su procesamiento con pólvora de pego, cemento o yeso. Es una burda mentira, el procesamiento es con pólvora puriita de cal y tiene alrededor de 6.000 años usándose, cuando lo crearon los mayas, legado por nuestros caribes en sus incursiones marítimas. Lo que se esconde detrás de esta treta cientificotécnica modernizadora industrialista, es eliminar la recomposición de fuerzas populares del EPM, y azuzar a los funcionarios sanitarios del estado aliado para actuar contra los focos insurgentes. Estaremos en posta vigeando los desplazamientos del aliado. Además desviar la atención en el envenenamiento que le hacen a la falsa arepa cuando siembran maíz, cuando lo tienen en los silos, cuando subsidian los contenidos de hierro y vitaminas B, con enriquecedores sintéticos; o la cantidad de insectos y roedores, desecados y molidos, presentes en las harinas de restos de maíz precocidas.

Radiograma: Los comandos especiales de espionaje del EPM, sacaron la siguiente información proveniente del INN (2012)

 

Alimento

(x cada 100gr)

Humedad

g

Prot, g

Carbohid. g

Grasa g

Ca

mg

P

mg

Fe

mg

Tiam. mg

Riboflav mg

Niac. mg

Arepa pelada/cal

52.1

5.7

38.5

2.5

75

153

2

0.11

0.02

0.4

Falsa Arepa Harina "enriquecida"

54.1

3.8

40.5

0.6

7

32


-


2.5*


-


0.15*


-


0.12*


-


2.4*

* Se "adicionaron" a la falsa arepa para elevar su valor nutritivo. Sugerimos lectura de: La falsa y la verdadera arepa. 14/06/13 - www.aporrea.org/desalambrar/a168103.html

Prot=Proteínas; Carbohid=Carbohidratos; Grasa=Ácidos Grasos; Ca=Calcio; P= Fósforo; Fe=Hierro; Tiam=Tiamina (Vit. del Complejo B); Riboflav=Riboflavina (Vit. del Complejo B); Niac=Niacina (Vit. del Complejo B).

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3076 veces.



Andrés Avellaneda

Prof. IDECYT-UNESR- Miembro del C.A.R.I.A.C.O.

 andresavellaneda42@yahoo.com

Visite el perfil de Andrés Avellaneda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: