Agujero Negro Capitalista

De acuerdo con la Teoría de la Relatividad General las estrellas que tienen una masa por encima de cierto valor crítico deberían colapsar y convertirse en lo que ahora llamamos agujeros negros, cuando han agotado las fuentes nucleares de energía responsable de sus altas temperaturas.

Algo similar debió ocurrir con la Revolución Bolivariana que en algún período de su desarrollo fue en verdad una gran estrella supermasiva y que llegó a iluminar el cielo gris de la política en nuestra nuestra querida, contaminada y única nave espacial. Gracias a ella volvió a hablarse de socialismo como camino a la superación de las calamidades del mundo.

Pero parece que la fuente nuclear de la energía y responsable de las altas temperaturas políticas y de transformaciones ─que es la democracia participativa y protagónica─ se ha agotado y el espacio-tiempo de la Revolución Bolivariana se ha curvado de modo irreversible hacia su colapso. La revolución bolivariana es un hoy un agujero negro capitalista.

Como los voceros del oficialismo piensan que el Pueblo no sabe de teoría de relatividad nos dicen que todo es culpa de la guerra económica en un intento vano de explicación de nuestro sufrimiento y de nuestra hambre. Pero es todo lo contrario, hemos aprendido hasta de ciencia y de política y por eso sabemos que estamos donde estamos por causas naturales, porque se están cumpliendo las leyes del cosmos. Nuestra Revolución hace bastante que dejó de nutrirse de la fuente nuclear que es el Pueblo y su clase trabajadora realmente empoderados. Con razón alrededor de dos millones de Pueblo no apoyó a la cúpula oficialista el 6D que se extravió en el espacio-tiempo del reformismo capitalista. Sabemos también que la inmensa gravedad de la corrupción y la ineficiencia han sido claves en la formación de este fenómeno cósmico que es la economía de nuestro país.

Pues bien, como ya fue demostrado por Stephen Hawking, todos los agujeros negros emiten radiación y el agujero negro venezolano no es la excepción. Emite radiación que procede exactamente de las colas, desabastecimiento de alimentos y medicinas y la más alta inflación del mundo, lo que ha contaminado la vida de miles de venezolanos y llevándonos a una muerte indigna y prematura por depauperación. Si esta situación se prolonga, cientos de niños están condenados a malformaciones cerebrales y de variada índole por el proceso deficiente de su desarrollo. Dentro de nuestro agujero negro capitalista hay otras cosas radioactivas además de esas y realmente da grima pensar en ellas. Como por ejemplo, las continuas devaluaciones de la moneda, el desfalco de las divisas, la no contraloría del Pueblo a los asuntos financieros del Gobierno, la corrupción y la ineficiencia, la especulación bancaria, entre otras. También emite radioactividad la oposición traidora que comete delitos de lesa humanidad contra el Pueblo y que quiere negociarnos con Washington como si fuéramos un coroto, las descargas de arrechera y las guarimbas, la guerra mediática internacional, los nexos de las cúpulas opositoras con el paramilitarismo uribista, etc.

¿Es posible escapar de un agujero negro?

La relatividad asegura que es imposible escapar de los agujeros negros cósmicos porque habría que moverse a una velocidad superior a la de la luz, pero nada dice acerca del agujero negro capitalista en que nos han metido el Gobierno y la oposición. Sin embargo, especulando un poquito sin dar empleo y basándonos en ciertas ecuaciones de la mecánica ultracuántica, algunos científicos hemos deducido que lo único que puede superar la velocidad de la luz y sacarnos del agujero negro del hambre es una auténtica revolución socialista, que enfrente las desviaciones del PROCESO y las pretensiones traidoras de las cúpulas opositoras de negociar el país entero con el genocida del mundo.

Pero como el gobierno y sus cúpulas ya se han definido por el capitalismo y los entendimientos con los "sectores productivos", nuestra suerte podría ser la de la pobre Grecia acorralada por medidas impopulares de las cuales ya está hablando el Presidente de la Asamblea Nacional, en caso de que él sea presidente. Mas reprimidos por unos o menos reprimidos por otros no es una elección; es urgente construir otra cosa que no sea ni el chavismo ni la MUD.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1317 veces.



Oscar Henrrique Fuenmayor Quintero

Licenciado en Educación, mención Matemática y Física, Universidad del Zulia.

 oscar.fmyor@gmail.com

Visite el perfil de Oscar Henrrique Fuenmayor Quintero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Henrrique Fuenmayor Quintero

Oscar Henrrique Fuenmayor Quintero

Más artículos de este autor