... algo más que 10 millones de votos

Por 10 Millones de Razones

Cinco, diez o veinte millones de votos, pueden ser la respuesta esperada luego de una campaña publicitaria, así como miles de ojos pudieran ser convencidos de la presencia de un paisaje inexistente, mientras cientos de voces repiten mentiras contra Fidel, Evo o  Chávez Frías, solo por simulación espontánea o repetición inducida. Igual, se da la existencia de miles, millones de oídos que no escuchan el sollozo del niño iraquí abaleado ayer o la adolescente que susurra dolor y pena por la violación de los marines yanquis en los desiertos iraquíes. Todos sabemos que esos votos, ojos, voces u oídos son estimaciones o realidades que no cuentan al momento de hacer inventarios referidos a la construcción de pueblos soberanos.

 I

Sabemos también que a pesar de la burocracia e ineficiencia, de malos métodos y estilos de trabajo erráticos de “revolucionarios” recién llegados, del compadrazgo y la miseria humana de muchos funcionarios, el proceso bolivariano se mantiene debido a el liderazgo de Chávez y la disposición de lucha de este pueblo, lo cual garantiza, ante cualquier eventualidad conspirativa o electoral, el irrestricto apoyo a la Causa y al Presidente. Visto así, el reto para la Revolución Bolivariana en este año electoral, mas allá de la segura reelección del Presidente, es la profundización del proceso mediante la superación de debilidades a lo interno, enfrentamiento de amenazas a lo externo y el estímulo de valores inscritos en el ideal de moral revolucionaria pregonado por Ernesto Che Guevara.  

Así, la labor no se limita a meter diez millones de votos por el buche, la tarea es lograr que cada hombre, mujer, niño o anciano alcance la estatura del ciudadano prefigurado en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Pues para nada valdrían esos votos si son la consecuencia del vaciamiento de toda dignidad o del clientelismo politiquero. No nos interesa un triunfo obtenido bajo el efecto de la demagogia de uso corriente en gente como Alan García o cualquiera de los personeros de la oposición venezolana. El desafío es que en el contexto del año electoral, como de cualquier contienda en defensa del proceso, logremos que cada sujeto entre en una profunda comunión con su particular razón de ser como bolivariano o bolivariana y se haga participe conciente de la tan mencionada Revolución en la Revolución, de la dulzura y complejidad presente en ella, del rol individual y colectivo que jugamos en los procesos históricos y sobre todo hacernos de una piel que sea muralla en capacidad de soportar los taques del enemigo o las desleales y sorpresivas acciones de “ compatriotas ” y “compañeritos ” . 

El año 2006 es el escenario adecuado para la cualificación del más importante recurso de toda Revolución: La gente, ese pueblo; ese conglomerado de sueños y esperanza, de apuesta por un mundo mejor, de hidalguía y nobleza. Este año, se constituye en la más apropiada atmósfera para el desarrollo de la Campaña por Todas Nuestras Luchas donde cada sujeto, colectivo o comunidad sea el mejor ejemplo de que solo en el ambiente revolucionario y participativo los pueblos e individuos se crecen; círculo virtuoso en el cual el educador, intelectual o artista encuentran en el motivo del voto por Chávez, la ratificación de un proceso que garantiza el mejor desempeño pedagógico, realización humana, encuentro y compromiso con el arte, las ciencias y la cultura desde los intereses de las mayorías. Escenario donde pescadores y campesinos comprenden en la decisión de votar por Chávez la defensa de la Ley de Pesca, de la Ley de Tierras, de la instrumentalización de ambas, así como parte del combate por la profundización en la lucha contra el Latifundio y la dignificación de la lancha y del arado como herramientas para la cosecha de hombres y mujeres adecuados a los nuevos tiempos. La búsqueda del triunfo electoral ha de ser la coordenada de encuentro entre trabajadores y estudiantes en la construcción de pueblos dignos.  

Sea propicia pues esta coyuntura para convertir la voluntad por diez millones de votos, en la acción conciente del médico, el deportista, el jubilado o desempleado que observa su inmediato pasado y más allá de las mentiras mediáticas, entiende del grandioso esfuerzo realizado en tan solo siete años. Son entonces los damnificados de hoy, los empleados universitarios o los jóvenes sin cupo en las universidades que no tienen que esperar diez o veinte años para conseguir respuesta a sus reivindicaciones. Es la mirada de todo un pueblo convertida en ojo de águila que sabe distinguir entre la corrupción de un burócrata y el esfuerzo presidencial; entre la complejidad estructural del Estado y la innovación de las misiones: Los síntomas son indiscutibles, a diferencia de otros gobiernos, el damnificado y el joven sin cupo no son criminalizados, perseguidos o atormentados; ahora, allí mismo, en los inicios de la Cota Mil, damnificados de cuando Luís Herrera reciben su casa digna y la UBV, Misión Sucre y Misión Cultura están con las puertas abiertas para los bachilleres sin cupo, nadie tiene que tirarse en huelga de hambre o arriesgarse a una bala por un cupo en la UCV., UDO., LUZ., ULA. o cualquier otro centro de estudios universitarios.


 II

De ser pesados fardos acorraladas en el fogón de humildes viviendas, hoy un arrojo de mujeres (madres, abuelas, tías, primas y hermanas) ejercitan la memoria descubriendo que solo eran tomadas en cuenta para informarles de la muerte o prisión del nieto, sobrino, hijo o conocido. Son ellas pruebas indiscutibles de una razón superior a cualquier cantidad de votos, la causa bolivariana les dice en cada amanecer cuanto valen y cuanto importan. Que sean ellas las que pregonen que significa ser parte activa en Misión Robinsón, Rivas o Sucre. Que esas matronas de nuestros campos y barrios, en la búsqueda de sus razones para votar por Chávez, vayan al encuentro y concientización de su nuevo estado de ser. Que las madres, tías, hermanas antes señaladas sean, junto a los miles de pacientes atendidos bajo el amparo del convenio Cuba-Venezuela, esa oleada de voces que crecen desde sus particulares motivos, siempre superiores a la cifra de votos señalada. Vamos pues, no nos quedemos en los diez millones, invitemos a la apreciación de Barrio Adentro, Misión Milagro, Identidad, Negra Hipólita, Vuelvan Caras, Casa de Alimentación, Mercal en fin, es un importante momento para preguntarnos e incitar a otros a que indaguen por qué en años y décadas pasadas los recursos petroleros no subían al cerro, no bajaban por las quebradas, no alimentaban al desamparado, ni daban salud al enfermo, como tampoco acompañaban al anciano. Por qué ese petróleo tan nuestro como de otros, no fomentaba instancias para la educación y formación de nuestro pueblo o también, por qué nunca los asesores, intelectuales y dirigentes reconocieron en nuestra gente la gracia de ser alegría, negro, chiste, indio, esperanza, mestizo, campesino, tristeza y vida irreverente: Ser presencia acompasada como Vallejo o el trote indomable de Guaicaipuro.  

Finalmente, que cada voto o conducta a seguir ante cualquier eventualidad sea consecuencia de la evaluación, ponderación, aprendizaje y crítica sobre lo logrado a pesar de burócratas y enemigos infiltrados en el proceso; que sea un sopesar sobre cómo se ha alcanzado y sobretodo cuanto más podemos conquistar. De esta manera nadie; partido, grupitos o individualidades podrán monitorear a este pueblo sobre su propio convencimiento que al final son esas razones que valen mucho más que 10 millones de votos, entre otras: Su rol como sujeto de primera en la reconstrucción de la Patria.

 

P.D. 1. Para ser consecuente con la posición sostenida en este artículo necesario es convertir las diatribas, críticas y provocaciones de la oposición contra la legitimidad y legalidad del actual gobierno, del CNE. y demás instituciones publicas, en punto de atención especial para la organización y movilización popular en defensa de la Venezuela Bolivariana. Necesario es la movilización y el estado de alerta máximo contra las actuaciones del fascismo incrustado en las empresas privadas de comunicación, los partidos lacayos de los yanquis y los propios terroristas encabezados por Bush.

 

P.D. 2. Un sincero saludo a los camaradas de la Oficina del Despacho de la Alcaldía Mayor por la conversa que montaron el miércoles 14 de Junio, referida a Maceo, Mariátegui y el Che Guevara, así se va cultivando la siembra y posterior cosecha del Socialismo del Siglo XXI o Socialismo NuestroAmericano.

 

¡SOLO EL PUEBLO SALVA AL PUEBLO!

Luis Villafaña

PNA-M13

negrohereje@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 13137 veces.



Luis Villafaña / PNA-M13


Visite el perfil de Luis Villafaña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: