El Estado no pudo

EL ESTADO NO PUDO con muchísimos problemas que había de resolver, pero, antes de explicar el punto en referencia, es menester considerar que en nuestro país no es fácil distinguir los límites que separan el Estado del Gobierno del Partido, pues, esta trilogía funciona en muchísimos aspectos como un solo ente y como el de mayor "peso" debería de ser el Estado, me referiré a él como un todo único que determina al Gobierno y al Partido y que éstos a su vez sobre-determinan al Estado.

Veamos, por ejemplo, el Gobierno decide lanzar, como política de Estado, el Arco Minero. El exministro y actual alcalde Rodolfo Lanz, además de ser uno de los "ideólogos" de este monstruo con cabeza y todo, lo justificó argumentando que: "en Guayana los garimpeiros sacan el oro sin control alguno y dañan el ecosistema", entonces como el Estado no pudo controlarlos decidieron crear un Estado paralelo con legislación propia, con una superficie de 111.000 Km2, sin control de la Contraloría General y ofrecerla al mejor postor siempre y cuando venga a llevarse la riqueza de todos los venezolanos "sin dañar el ecosistema", es como si le pidiera peras al olmo.

Tampoco pudo el Estado poner a producir millones de hectáreas aptas para abastecernos de alimentos, entonces, importaron cientos de miles de millones de dólares en alimentos, pero, cuando se cayó la gallinita y rompió los huevos, eureka!, volteó la mirada y dijo: allí está el campo, volvamos a él y agreguemos las ciudades, todos son buenos para producir alimentos, sólo así saldremos de la dependencia imperialista! El Estado expropió unas cuantas industrias, muchas de ellas productivas, aunque sanguinarias, pero, productivas al fin, se contaron por centenares, centrales azucareros, procesadoras de alimentos, sin contar las empresas básicas, y el Estado no pudo, ya que colocó al frente de muchas de ellas dirigentes políticos que nada sabían del tema, similar al nombramiento que recién hicieron en el nuevo ministerio minero cuyo flamante ministro no tiene idea del cargo que ostenta.

Hoy no producimos azúcar, ni café, ni…bolitas adivinadoras. El Estado no pudo controlar, ni vigilar, ni pedir cuentas a cientos de empresas de maletín que sacaron cientos de miles de millones de dólares de sus propias entrañas y lo colocaron en Paraísos Fiscales, ni siquiera al viejo Salas Romer le pudieron investigar sus cuentecitas, a pesar de que lo denunciamos hasta el hastío con su bendito pote que hasta con número de cuenta y todo lo señalamos y sencillamente no le pararon y allí está el pobrecito disfrutando de nuestros dolaritos en el Paraíso, que no, Celestial.

Pero tampoco pudo el Estado ante las denuncias que públicamente se hacían por la transferencia de dólares a los laboratorios quienes cada vez se llevaron más dólares y traían menos medicinas. Tampoco pudo el Estado con su control de precios que no controlan nada. El Estado no pudo en la frontera, la gasolina se la llevan igualita. Pero, tampoco pudo el Estado con el hampa que a diario nos matan a un policía para robarle el arma y la moto, nos decretaron acuartelamiento nocturno y vigilia diurna. No pudo el Estado construir un sistema eléctrico nacional no dependiente exclusivamente de fuentes hídricas, a pesar de nuestras riquezas en gas. No pudo el Estado construir una red ferrocarrilera nacional planteada e iniciada por el Presidente Chávez. En suma, hoy somos más dependientes que antes, porque sencillamente…el Estado-Gobierno-Partido NO PUDO. Es lamentable, pero, es la realidad!



 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1365 veces.



Ezequiel Aranguren


Visite el perfil de Ezequiel Aranguren para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ezequiel Aranguren

Ezequiel Aranguren

Más artículos de este autor