Decreto de estado de excepción y la unidad cívico-militar

Llegaron los tiempos de definiciones y de mojarse en Política porque ya no se puede ser indiferente, "fuchiano", ni anti-contra-nacionalista mucho menos negar nuestra Historia Patria pero no solo desde aquellos tiempos de la Independencia sino de las objetivas realidades socio-económicas y jurídicas que se impusieron en todo el territorio geográfico-histórico de esta región americana situada al norte del sur del continente americano y fachada real sobre el Mar Caribe desde aquellos tiempos de los denominados como "indios caribes".

Visto que no hay diálogo y que no habrá diálogo porque "las partes" no lo desean por razones más de corte ideológico-económico, es decir, conceptual sistémico, entonces, ante el presente "cul-de-sac" en el cual estamos, realmente, inmersos, quien ejerce el Gobierno deberá asumir las correspondientes responsabilidades ante las muy objetivas realidades de una "guerra civil en puerta" sea de la intensidad que sea aún en considerando que actualmente estamos en un escenario de pre-guerra-civil así nos escondamos como las avestruces; es decir, continuemos manifestando ese cinismo y ejerzamos esa soberbia sin importar el número de muertos que se exponen día a día.

Es evidente y demostrable que tanto del lado de la Revolución Bolivariana como del lado de los conspiradores quienes suscriben tanto el capitalismo del siglo XIX como la más rancia ideología dieciochosesca liberal-militante que ven, señalan y acusan que todo aquello que no suscriba al liberalismo-capitalista, más tradicional, es, sencillamente, un comunista, es comunismo puro y duro.

Es decir, que aquellos tiempos ideológicos que se expresaban, diariamente, durante las realidades de la "Guerra Fría", particularmente, en Venezuela, han sido rescatadas desde las huestes cruzadas de las derechas venezolanas y extranjeras, para justificar, sencillamente, un escenario a la española franquista con desparpajo y cinismo absoluto.

Demostrable es que ni a Hugo Rafael Chávez Frías ni a Nicolás Maduro Moros han sido expresiones políticas del agrado de las realidades objetivas implícitas e impuestas en la reingeniería del sistema capitalista en la primera conclusión de aquellas imposiciones económico-financieras que se desarrollaron a partir del Gobierno de Ronald Reagan y todo ese mundo ideológico anti-soviético. Al comienzo de la segunda etapa de ese sistema de reingeniería en mención, cuando el "Muro de Berlín" dejó de ser muro para convertirse en ideología, el sistema capitalista entró en un proceso de cambios profundos obligantes en el marco de esa reingeniería sistémica cual significaría la necesaria reflexión conceptual del leninista concepto de "imperialismo" como esa denominada pero necesaria "fase superior del capitalismo" y que conste no estamos utilizando "clichets" para justificar nuestra demostración porque sino preguntemos qué significó la "Crisis de Wall Street" sino la redefinición de las finanzas/crédito/emisión de moneda a troche y moche desde el Imperio norteamericano como eje fundamental del capitalismo del siglo XXI.

Claro que hay una profunda diferencia entre ambos políticos, Chávez Frías y Maduro Moros, desde las propuestas e imposiciones políticas, fundamentalmente, en el escenario militar como en el manejo de las crisis según los propios tiempos que a cada uno les ha tocado confrontar comenzando en el liderazgo para continuar con las capacidades financieras en evidente detrimento del Gobierno actual presidido constitucionalmente por Maduro Moros.

Es evidente y demostrable y es por ello que las derechas, con tino y cuidado, mencionan a Chávez Frías con el objetivo político de "golpear síquicamente" al Presidente Maduro Moros. Está sobre la mesa, al tiempo, que los equipos de gobierno de uno y otro son de tal diferencia que aún en cualquier tipo de justificación saltan por los aires esas diferencias. Es en ese marco que nos consideramos que en una inteligente movida, el Presidente Maduro Moros debería reflexionar ante sus propias realidades gubernamentales porque el pueblo necesita sentir los cambios, necesita sentir que Maduro Moros manda y ejerce el Poder.

Cabe la inquietud de preguntarnos sí era de necesidad de Estado decretar el Estado de Excepción en las actuales realidades de calle por las que está atravesando la República. Nos consideramos que el Presidente Maduro Moros esperó demasiado tiempo para decretar el mencionado Decreto de Excepción porque esa realidad de calle lo estaba reclamando a gritos, es la sociedad y el pueblo, venezolanos y extranjeros, viviendo en el territorio nacional no solo ante las realidades de manifestaciones de calle de las derechas golpistas como me lo expresaría un adeco de esos con curriculum vitae que ni Voluntad Popular ni Primero Justicia son partidos nacionalista, ni están interesados en Venezuela sino en imponer esos escenarios de neo-liberalismo puro y duro por cualquiera sea la vía aún a través y por medio del golpe de estado y la guerra civil.

Ese Decreto de Excepción debe ser aplicado radicalmente porque la realidad de la inseguridad, del control de la distribución de productos de la necesidad cotidiana de las familias venezolanas y del control del mercado al detal, la muy alta inflación y la permanente conspiradera como diría don Rómulo Betancourt cuando en aquellos tiempos, con cojones, asumió sus responsabilidades imponiendo una ideología y confrontando radicalmente las reacciones aún y cuando no suscribamos la praxis de su gobierno porque en Política se ejerce el Poder o, sencillamente, se van a vivir a Miami.

Como lo expusimos más arriba hemos decidido dejar el manguareo y mojarnos. Cuando regresamos de la Academia Militar de Fuxingang, Taibei, Taiwan, de realizar el curso de "Guerra Política" cual es un curso sobre "…como tumbar un gobierno…", le expresé y expuse en propuesta a un importante político que el "modelo taiwanés" en lo referente tanto a la conformación del Estado como en las responsabilidades de Estado que le correspondían al sector militar deberían ser asumidas en tanto y cuanto era el modelo que se venía expresando en diferentes estamentos militares a nivel mundial lo cual significaba que era perentorio realizar un cambio profundo de la Carta Magna para alcanzar su correspondiente adecuación y aceptación a esas realidades globales.

A pesar de su honesta y sincera preocupación, su respuesta se enfrentaba a "oídos sordos" del estamento político y económico que imperaba en Venezuela para aquel año (1988) por quienes se adscribían al "modelo italiano" más cercano tanto en lo económico como en lo militar al "eurocentrismo profundo" dentro del cual ha vivido y convivido no solo el estamento político venezolano sino el empresariado no mayamero, es decir, los "amos del Valle", porque los "nuevos ricos" eran y son mayameros y sería esa contradicción lo que llevaría a Hugo Chávez al "4 de febrero" quien, cuando alcanzó el triunfo electoral, en el marco de ese importante y masivo triunfo, promovería la Constituyente, cual impuso esa tesis en referencia tanto en lo mencionado sobre el nuevo modelo de Estado como a la incorporación de "lo militar" a todos los niveles de la vida nacional con lo cual se transformó en la "nueva doctrina militar" cual, imperativamente, necesitaba y necesita su conjugación con el sector civil en la conformación de lo que se ha denominado conceptualmente como "unión cívico-militar" con lo cual y en respuesta a la tesis expuesta por Henry Ramos Allup dirigida a Elías Jaua (sesión del Cámara del Legislativo, martes, 17 de mayo, 2016), quien se expresó negando la validez de la "unión cívico-militar" suscribiendo, entre líneas, la tesis de la transformación de la FANB en "policías de punto" y separarla de lo que es el modelo internacional de las nuevas doctrina militares y de guerra. Así de simple.

En ese orden de ideas, es una realidad aceptada por chavistas y adecos que no se desea, no se quiere ni se busca ni el golpe de estado ni la guerra civil y ello lo debe y tiene que ser aceptado, fundamentalmente, tanto por Diosdado Cabello Rondón, en nombre del PSUV, como por el Ejecutivo y el sector revolucionario radical porque hay un sector radical que suscribe la profundización del proceso revolucionario y vaya esta información por delante de gratis. Es decir que ante el interesante discurso de Ramos Allup, en referencia, el Gobierno y la Revolución Bolivariana, deberían "hacerse oídos", claro, exceptuando ese concepto tan "romuliano" referido a los militares y sus responsabilidades, cual en sus propias palabras expresó que "…los militares a los cuarteles…".

Lo inmediato anterior lo exponemos porque es demostrable que la conspiración en su amplio abanico de expresiones políticas de "golpe de estado", incluso, de propuesta de "guerra civil", se circunscribe a ambos partidos políticos en mención: Primero Justicia y Voluntad Popular aún y considerando las diferencias ideológicas entre ambos actores pero, en nuestra modesta opinión, los une y ata tanto lo conceptual-capitalista como lo inmediato-religioso y ello lo conoce muy bien ese zorro político en referencia.

Pero la Revolución Bolivariana no acepta estos escenarios manteniéndose inmersa en unas tesis que sin ser descartadas son atemporales y en Política hay que ser, fundamentalmente, objetivos para poder mantener no solo la presencia objetiva de la Política como de lo que representa como Poder sino también implica la supervivencia política e incluso la vida personal como lo expusiera en clase magistral el doctor Samuel Moncada.

Pero caminemos hacia las cercanías del precipicio. El Canciller español, García-Margallo, acaba de expresar en el programa de la TVE, "los desayunos" (18 mayo 2016) que "…Ecuador, Cuba, la canciller de Colombia, consideran que no hay un proyecto de golpe de estado en Venezuela tal como lo denuncia Maduro…" (palabras más, palabras menos).

Por sí acaso ustedes no nos avalan en lo escrito, procedemos a transcribir el texto de La Patilla: "…El ministro español dijo que ha visitado la semana pasada Ecuador y Cuba…"…dos países objetivamente aliados de Venezuela…" y que "…nadie avala la tesis de que haya una conspiración…Esa tesis es delirante…pensar que El País o ABC [prensa madrileña] pueden derribar [no utiliza el concepto de golpe de estado] al régimen de Maduro es realismo mágico…" (https://www.lapatilla.com/site/2016/05/18/garcia-margallo-ordeno-regreso-a-venezuela-del-embajador-espanol/).

Parece que el Canciller García-Margallo se está olvidando del proceso mediático que se desarrolló, justamente, cuando José María Aznar, siendo Presidente de la borbónica corte española, la prensa española jugaría un fundamental papel de responsabilidad para justificar la invasión a Iraq. "Cosas dijeres, Sancho".

Ante lo expuesto, de nuevo, entrémosle al trapo. Cuando objetivamente analizamos las tres variables: Estado de Excepción, unión cívico-militar y "nueva doctrina militar" en Venezuela y cuando nos abocamos a analizar los desarrollos golpistas de calle que viene promocionando tanto Primero Justicia junto a Voluntad Popular y "otros", obtenemos, inevitablemente, un real, por objetivo, escenario violento de confrontación.

En ese marco de referencia, cuando analizamos el proceso que se desarrolló durante y a posteriori del "golpe de estado del 11 de Abril", fundamentalmente, observamos como, sin un decreto de estado de excepción, en la praxis real, las huestes adscritas al proceso del golpe de estado aplicaron todas las variables jurídicas y legales que están siempre contenidas en cualquier decreto de estado de excepción con lo cual esas argumentaciones de Henrique Capriles Radonski en contrario se caen por su propio peso más cuando sería el propio Capriles Radonski uno de los actores fundamentales de calle y no, precisamente, con su presencia en Miraflores, quien, junto a Leopoldo López Mendoza, procedieron a desarrollar y aplicar de facto ese estado de excepción.

En resumen y en la correspondiente conseja como se dice en Los Llanos venezolanos, sí el Gobierno de Maduro Moros no pone en ejecución el Decreto de Estado de Excepción, entonces "el pueblo visibilizado" lo aplicará y le pasará por encima sin medir consecuencias cuando, como lo expuso Ramos Allup en el discurso en referencia, las encuestas señalan las realidades que están pululando en las calles no solo de Caracas sino en todo el territorio histórico nacional.

Es decir, reiterando lo propuesto de mojarnos, es nuestra conseja que se alcance un "Frente Unido Nacional" pero no ese pasticho con el cual muchos se han llenado la boca. Eso no funciona como, repetidamente, lo ha expresado el PCV.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1283 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a228080.htmlCd0NV CAC = Y co = US