Memoria de la violencia

A propósito de los 30 años de la masacre de Yumare, en el estado Yaracuy el 8 de mayo de 1986, donde funcionarios de la DISIP comandados por Henry López Sisco le dieron muerte a 9 dirigentes sociales, bajo la excusa de una operación militar policial de contraguerrilla, era la viva prueba de la violencia del terrorismo de estado aceptado y avalado por el poder político del Puntofijismo que trató y trata de manipularlo, silenciarlo, ocultarlo.

Hoy a tres décadas del hecho, ese caso tiene uno de los procesos judiciales más latosos de la historia, pero uno de los pocos que ha alcanzado, por lo menos imputar, detener y sentenciar a algunos de sus autores materiales, aunque López Sisco es fugitivo de la justicia venezolana. Como sabemos los autores político-intelectuales siguen absueltos o están bajo la guillotina política de la memoria histórica que no los ha olvidado porque tienen deudas con el pueblo venezolano y nunca fueron capaces de pedir perdón a las familias afectadas.

Como quiera que la justicia venezolana procesa a estos criminales del Puntofijismo, hoy otros crímenes violentos con trasfondo político resultan en complejos amarres y nudos que corresponden a tramas del nuevo "aproach" o enfoque oposicionista que coquetea peligrosamente con el paramiltarismo, tráficos de drogas y delincuencia al servicio de inconfesables propósitos de cariar y destruir la plataforma política del bolivarianismo chavista, siguiendo las recomendaciones del Comando Sur del Pentágono.

Hoy no es el terrorismo de estado que azotó a las organizaciones de izquierda durante 4 décadas, especialmente a las bases, se trata de una generación de violencia que busca desmeritar al Estado con perfil a los cuerpos de seguridad del estado, a pesar de los golpes que estos han dado al hampa y a sus factores asociados.

En Guárico la oposición se adelantó a ese proceso, dirigentes de Acción Democrática y Voluntad Popular, que es lo mismo o peor, hace meses iniciaron planes con asociados delincuenciales para generar acciones violentas, Chuo Torrealba en Caracas provoca situaciones azarosas callejeras para ser retratado por los medios internacionales. Por su parte María Corina Machado y su organización "Vente Venezuela" dicen ser agredidos por colectivos en Mérida, en fin es la gestión politiquera de la violencia para descalificar y generar incertidumbre, zozobra, angustia en la población y por supuesto posar para los medios internacionales en el "violence fashion show business marketing" de CNN en español, por lo cual reciben dólares de la USAID.

"Violence is the goal" Violencia es el objetivo dice el Manual Fm 3 24 del Pentágono, lo mismo recomendó el Jefe del Comando Sur Almirante Kurt W. Tidd a la MUD en enero de 2016. Mientras que pueblo venezolano lo que quiere es paz para construir Patria.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1109 veces.



Aldemaro Barrios


Visite el perfil de Aldemaro Barrios para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Aldemaro Barrios

Aldemaro Barrios

Más artículos de este autor