El fútbol, otra excrescencia tumoral del capitalismo

Basta ver a Globoterror dedicando el 80% de su programación y de sus pautas al tema del fútbol. Lo mismo CNN y el resto de los grandes canales del mundo. Toda una feroz droga a la que el propio Papa le dedica especial y gran atención. El voraz negocio estalló hace unos seis meses, haciendo que las ventas de televisores, celulares, revistas, documentales, camisetas, balones, banderas y banderines, logotipos de las selecciones se disparan al infinito. El comercio, el negocio se sobrepone al propio torneo de los partidos. Nos enteramos, por Ramonet, que el precio de una cuña publicitaria de treinta segundos en la televisión alcanzaría los 250.000 euros (es decir, 15 años de salarios de quien percibe el salario mínimo). “Y la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA) va a percibir no menos de 1.172 millones de euros sólo por los derechos televisivos y los patrocinios de la Copa del mundo en Alemania. Por otra parte se estima que el total de inversiones publicitarias vinculadas con la competición va a superar los 3.000 millones de euros”.

Hoy ningún “importante” producto se anuncia sin llevar por delante algún estribillo referente al mundial, sin la figura de un balón, sin un jugador con su camiseta rayada en plena acción pateadora. Jugadores en cada afiche, en cada comercial, a fin de cuentas, más comprados y revendidos que una puta de carretera.

Durante esta competición se disparan las locuras de los idiotas que luego de cada partido salen sin ton ni son a celebrar, y amanecen en francachelas por las calles en franca y amenazante locura: conduciendo a toda velocidad, borrachos o drogados y buscando alguna manera de matarse en los demás por no tener nada en el coco sino una pelota de fútbol. El día viernes 9 de junio, de madrugada y a causa de estos delirios futbolísticos, mataron a balazos a cuatro jóvenes en Mérida.

Además de esto, no se puede encender el televisor sin tener que tragarse los comentarios de expertos comentaristas sobre tantas memeces ridículas de estadísticas sobre goleadas cojonudas y otros datos históricos sobre memorables patadas. Los que nunca han tenido en nada en qué pensar ahora balbucean hasta por los codos. Qué carnaval de padre y señor nuestro.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3412 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a22619.htmlCd0NV CAC = Y co = US