Crítica abierta y sin tapujos, como lo ha exigido el presidente Maduro

Guerra Económica + Ineficiencia = Pueblo confundido y muy molesto

"Si en algún momento la economía comienza a ir mal, 2007, la popularidad de Chávez comenzaría a decrecer, estas son las armas que tenemos contra él y que debiéramos estar usando, es decir, las herramientas económicas para hacer que la economía venezolana empeore, de manera que la influencia del chavismo en el país y en la región se vaya a pique, todo lo que podamos hacer para que la economía venezolana se encuentre en una situación difícil, está bien hecho, pero hay que hacerlo de manera tal que no entremos en una confrontación directa contra Venezuela, si podemos evitarlo."

Esto lo dijo un viejo asesor de la política imperial del gobierno estadounidense, Lawrence Eagleburger, a la Fox News en 2007, palabras que nos las recordó nuestro Presidente Obrero, Nicolás Maduro Moros en la oportunidad en que presentó el informe de su gestión del año 2015 a la Asamblea Nacional, el pasado 15 de enero.

El señor Eagleburger (1930/2011) fue Secretario de Estado del gobierno estadounidense del viejo George H. W. Bush (1989/1993) y luego de desempeñar tan importante cargo, se mantuvo en la misma Secretaría como uno de sus más connotados consejeros en materia internacional. Es interesante señalar que su entrevistador por la Cadena Fox, el periodista David Asman, le repreguntó: "¿Cuánto de una amenaza es Chávez?" y él le contestó: "Depende de lo que entendemos por una amenaza...que podría hacer la vida difícil para nosotros en esa parte del mundo...pero al final es mucho más gas de lo que es la realidad."

De manera que más claro no canta un gallo. Hoy, sin la menor duda, somos víctimas de una criminal guerra económica que ha desatado la oposición agrupada en la MUD, con el mayor respaldo de Washington, la cual cada día vemos que se hace más intensa y más feroz, pues al desabastecimiento bestial de alimentos, ahora resulta que escasean los medicamentos, de manera general y los precios de todos esos bienes se incrementan en niveles que nadie los entiende cada semana (muchos, cada día) y todo ello, obviamente, genera demasiado malestar en la gente y en tanto esa situación no sea superada, vemos con mucha inquietud que ese malestar va ir potenciándose a términos impredecibles y nos resulta muy difícil pronosticar cuáles pudieran ser las reacciones de un pueblo sometido a esas bárbaras carencias, frente a las cuales se siente impotente.

Ante esta estrategia golpista que pareciera que le está dando dividendos a la oposición golpista (allí tenemos su reciente triunfo con el control de la AN) hay que estudiar con la mayor urgencia la implementación de medidas que la enfrenten con la absoluta garantía de éxito.

Hasta la fecha no sentimos en la calle resultados que apunten a ello. Vemos cada día mayores colas, los bachaqueros a la buena de dios expoliando a su propia gente y por seguro, lo tenemos, no están solos, están siendo abastecidos por las cadenas de mayoristas que tienen el monopolio de la distribución de alimentos y bienes esenciales en todo el territorio nacional y nos parece observar que ante esa realidad, las medidas del gobierno han sido insuficientes o, quizás, ineficaces, por lo que se impone revisarlas ya, y sin mayor demora alguna, pues de continuar este estado de cosas, la desesperación de la gente pudiera descontrolarse y ninguna fuerza sería capaz de detener a un pueblo harto de que una burguesía criminal y vende patria, continúe haciendo de las suyas con los alimentos, medicamentos y bienes esenciales.

No tenemos la solución al problema, sólo repetir lo que mucho se denuncia y se sugiere en la calle:

1) Los bachaqueros estafan libremente en cualquier lugar público vendiendo bienes regulados a diez y veinte veces su precio y nuestros cuerpos policiales (todos, sin excluir a ninguno, porque lo hemos visto con nuestros propios ojos) se hacen de la vista gorda, cuando el propio Ejecutivo Nacional dictó en 2014 un decreto que lo prohíbe (En vigencia prohibición de venta informal de productos de ...), por lo que no es posible entender que haya de parte del alto Gobierno tanta pasividad para hacer cumplir sus propias decisiones y sobre todo ésta en particular, pues consideramos que si aplica con implacable rigor esa prohibición y se lleva tras las rejas a todo el que la violente, es muy posible que con ello se pudieran reducir las colas infernales que cada día se vienen haciendo demasiado largas;

2) Ir tras los mayoristas y las distribuidoras, a objeto de indagar el grado muy claro de su participación en esta guerra imposible de negarla, no solamente porque acaparan los alimentos, sino porque, sin consultar a nadie (solamente miran todos los días la páginas de "dólar today"), suben los precios a su antojo y de inmediato se los trasmiten a toda su clientela de comerciantes minoristas, lo cual explica que entre éstos haya una perfecta coordinación que les permite variar los precios de manera permanente, a la misma hora y en los mismos porcentajes;

3) Que la Operación Gorgojo fiscalice otras instancias más altas de la burocracia estatal y en este sentido, reiteramos lo que escuchamos reiteradamente en la calle, que los venezolanos que han desempeñado el ministerio de alimentación desde el fallecimiento del Comandante Hugo Chávez y todos sus viceministros, sean investigados; hay que salir de dudas sobre la culpabilidad o no de ellos en los desastres que hicieron sus hombres y mujeres de confianza en, por ejemplo, la gerencia y manejo de la Cadena de Abastos Bicentenario, la cual -según lo afirmó el propio Presidente Maduro- se pudrió…y,

4) Que haya una revisión de precios de alimentos regulados, los cuales son subsidiados por el Estado y se acuerde trasladar esos subsidios directamente a los bolsillos del pueblo y de esa manera creemos bien posible que se termine con el mercado negro que es estimulado, sin lugar a ninguna duda, por esas regulaciones que ni siquiera reflejan los costos reales que demandan la producción de los mismos. Con ello se lograría, también, incentivar una mayor producción y, al mismo tiempo, crear una sana competencia, necesaria para impedir el surgimiento de los perversos monopolios, los que, por otra parte, nuestra constitución los prohíbe.

Algunos opositores han llegado a hablar de un nuevo "caracazo" y sobre esa posibilidad, nos atrevemos decirle a quienes rezan y colocan velas a sus santos para que un evento similar suceda, que no se equivoquen, pues el pueblo todo, ese que la derecha sataniza y aborrece, decide salir a hacerse justicia por su propia mano, ya conoce y sabe adónde tiene que ir… ¡Que no jueguen con fuego, porque pueden quedar chamuscados…!

Ya cuando habíamos terminado esta nota, nos enteramos por los noticieros de VTV que en numerosos municipios del interior del país, correspondientes a los estados Apure, Trujillo, Anzoátegui y Lara, se inició ayer sábado un programa de venta de alimentos básicos (leche, carne, arroz, azúcar, café, harina arepera, etcétera) casa por casa, a través de las organizaciones comunitarias y con el apoyo muy activo de Alcaldías en manos de la Revolución, que arrojaron resultados del mayor éxito, el cual, entendemos, se tiene previsto replicarlo en los próximos días en todo el territorio nacional. Ojalá y el mismo sea sostenible en el tiempo, pues con ello se estaría dando un paso bien concreto en la dirección de encontrarle una apropiada solución, al menos transitoria, que le permita al pueblo el acceso, sin dificultades, a sus alimentos y demás bienes esenciales, mientras se llegue a la total normalidad.

Otro sí:

Luego de escuchar al primer mandatario sugerir en la grandiosa concentración del día ayer en la Plaza O’Leary para protestar y denunciar la renovación del Decreto de Obama que declara a nuestro país una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad de los EE. UU., que los partidos de la Patria, entendemos que todos los que integran el Gran Polo Patriótico, se acuerden para emitir el carné de identificación a sus afiliados, queremos decir, sin reservas de ninguna índole y dentro del derecho a la crítica que nos asiste a quienes somos militantes del PSUV, organización revolucionaria que, como pocas, ha habido en nuestro país y la cual le garantiza a sus miembros libertad plena de opinar y de disentir, que dicha sugerencia debe ser estudiada rigurosamente, pues de materializarse pudiera constituirse en el mayor incentivo y apoyo al sectarismo que, lamentablemente, nuestro país lo ha vivido ya con resultados nefastos y como los mejores ejemplos de ello, los tenemos en aquél tremebundo que surgió en el trienio adeco (1945/48) y durante los 40 años del puntofijismo, época durante la cual se juntaron dos corrientes políticas (AD y COPEY) para conducir los destinos del país bajo un sectarismo oprobioso, debido a que ambas toldas crearon las llamadas Secretarías de Profesionales y Técnicos del Partido, las cuales tenían la responsabilidad de garantizar, a todo evento, que quienes aspiraban a ejercer cargos en la administración pública, fueran fichas y/o militantes de esos partidos, a cuyo efecto emitían las respectivas certificaciones, sin las cuales ningún nombramiento era posible tramitarlo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1562 veces.



Iván Oliver Rugeles


Visite el perfil de Iván Oliver Rugeles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Oliver Rugeles

Iván Oliver Rugeles

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a224497.htmlCd0NV CAC = Y co = US