Señor comerciante: baje los precios y logre más rotaciones para sus inventarios

El Estado puede ir sustituyendo subsidios con subvenciones.

Una cosa debe estar clara, el poder de compra sigue siendo alto, aunque los ahorros de muchos bajen y bajen. 3MM de pensionados no son conchas de ajo. Un elevado nivel de empleo tampoco lo es. Sobre estas bases, las ventas podrían acelerar su volumen. Veamos:

El ajuste de precios recientemente decretado por el Presidente no es para que los precios sigan subiendo especulativamente, no; con este incremento sólo se busca conservar el poder adquisitivo del salario, o sea, el tamaño de la cesta básica. Por el contrario, podría ser destinado al incremento de dicha cesta, aunque el tamaño de la renta se mantuviera igual.

Sin embargo, el comercio burgués actúa libremente, aunque el Estado lo regule. Admitamos claramente que la actitud comercial capitalista no es subjetiva: si un distribuidor compra al precio X, venderá a un precio mayor a X o sencillamente no podría seguir funcionando.

La salida a esta perversa realidad, con un mercado externo representado por los precios que vienen de afuera: de dólartoday de Miami, y de Colombia y sus bachaqueros fronterizos, podría ser fijar precios justos en los puertos y aeropuertos a toda mercancía importada, y a boca de fábrica. Cualquier mercancía que no esté autorizada a salir al mercado por un ente fijador de precios con la mayor brevedad posible, debe ser confiscada sin mayores dilaciones, e igualmente vaciada en los depósitos de los bicentenarios y demás centros de acopio para su distribución desde ese mismo momento.

El gobierno busca conservar el poder adquisitivo, pero, si los especuladores no lo entienden y optan por seguir obteniendo mayores ingresos con precios superiores aunque con la misma cantidad de mercancías más baratas que haya comprado antes y con menos mercancías más caras de reciente factura, eso convalida el círculo vicioso en que estos comerciantes han caído.

Aparte de que el especulador se está "enriqueciendo" con dinero que él mismo devalúa cuando encarece sus mercancías, las rentas de su clientela tienen un límite si la empresa mantiene fijos los salarios y aprovecha que sus proveedores les vendan a mayores precios, aparte, decimos, ambos especuladores han ido desembocando en ese perverso círculo vicioso.

De resultas, la baja en sus ventas no se hace esperar y le vencen los créditos recibidos del proveedor; debe pagar, se le tranca el crédito y se verá obligado a rematar sus existencias, máxime si ellas son perecederas o no duraderas.

Son muchos los detallistas que ya no pueden seguir comprometiéndose con esos créditos y sus clientes optan por nuevos hábitos de consumo.

Los proveedores, a su vez, entran en mora con sus respectivos financistas; finamente se verán obligados a bajar los precios o la visita de su ruina estará tocándoles la puerta, de manera que su única opción es ir abaratando sus precios, rematando inventarios fríos, cosas así. Mediante estos nuevos precios el índice de rotación de sus inventarios subirá y finalmente obtendrá tanto o más ganacia que la actual y sin ganarse el desprecio de sus clientes.

20/02/2016 11:49:56 a.m.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1613 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: