Toda especulación se revierte como bumerang

El Estado debe radicalmente cambiar su moneda actual

Las burbujas comerciales obligarían al Estado a reacuñar monedas y billetes

con denominaciones menores equivalentes a las denominaciones

superiores de monedas que hayan sido devaluadas especulativamente.

Todo fabricante y comerciante burgués es un irreflexivo nato. Entregar "menos por más" es su norma, de manera que cada vez que aplica un sobreprecio a una misma mercancía que ya había comprado a precio inferior o que compra a precio elevado porque así se lo imponga su proveedor, asimismo está autodevaluando el dinero recibido como precio encarecido.

Así como al cliente se le reduce su poder de compra, asimismo, reducido quedará el dinero que entre a la caja del especulador.

Ocurre que los efectos deteriorantes de la moneda sólo se verán a mediano plazo cuando en la economía haya un circulante legal que deja, a precios nominales, de corresponderse cuantitavamente con el PTB (en valores de uso) que lo puso en moviento sin crecer un ápice sólo por causa de mera especulación.

Son las burbujas comerciales que obligarían al Estado a reacuñar monedas y billetes con denominaciones menores equivalentes a las denominaciones superiores que hayan sido devaluadas especulativamente.

Así, si hoy para comprar un pan campesino debe pagarse Bs.F 100,00, con una nueva moneda de Bs. 1,00 = Bs.F 100,00, se compraría una igual cantidad de pan. Asimismo, ese dólartoday que ha considerado que 1 dólar vale, digamos, Bs.F 1.000,00, valdría sólo Bs 10,00. Asimismo, el dólar para importar básico que ahorita vale unos 12 Bs.F, valdría Bs. 1,25, aprox. Bs nuevos y revaluados, tanto como devaluados hayan sido los Bs.F por esa derecha perversa, mantuana y oligárquica que hoy se halla completamente desenmascarada.

Analicemos lo siguiente:

Un precio subido a cambio de la misma cantidad de valor de uso traduce una merma en el valor de cambio de la moneda en juego. El comprador debe entregar más monedas a cambio de lo mismo. Pues bien, el Estado puede perfectamente contrarrestar ese perverso juego especulativo. Puede revaluar el poder adquisitivo de su moneda que el comerciante se empeña en devaluar.

Efectivamente, como estamos hablando de monedas fiduciarias, el Estado puede acuñar, por ejemplo, una moneda de Bs. 1,00 que equivalga y sea canjeable por

Bs. F 100. de la moneda saliente.

08/02/2016 10:26:56 a.m.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3548 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: