Señores del Gobierno Nacional, Regional y Municipal, cumplan su obligación y protejan las vidas e integridad de estos sufridos ciudadanos

Actualmente tenemos en nuestro país una variedad de graves situaciones de escasez, acaparamiento, especulación, altísima inflación, devaluación intensa y progresiva del bolívar, evidente corrupción pública, acompañadas de una inseguridad personal que nos afecta en nuestros vecindarios y con mayor riesgo al salir a la calle en el día y particularmente en las noches. Además se evidencian situaciones muy delicadas referidas al deterioro ético-moral de Venezuela como la que se evidenció en la ciudad de Porlamar (Margarita, estado Nueva Esparta) en días pasados cuando se realizó el acto de traslado del féretro del asesinado delincuente apodado El Conejo, ex – pran de la cárcel San Antonio de ese estado oriental y jefe de una banda criminal dedicada al narcotráfico, secuestros, extorsión y control mafioso de la cárcel margariteña, denominado el Tren del Pacífico, copiando la referencias de la grave criminalidad mexicana liderizada por Joaquín "El Chapo" Guzmán uno de los Jefes del Cartel de Sinaloa o del Pacífico. Es profundamente preocupante la manifestación de acompañamiento masivo que pobladores de diversas edades rindieron a un reconocido criminal que desde hace un año había salido de la cárcel margariteña. Las manifestaciones audaces y retadoras frente al Estado Venezolano protagonizadas por la mayoría de la población penal de ese recinto, subiéndose hasta las azoteas del penal y luego disparando sucesivamente hasta descargar varios cargadores de un fusil, una sub-ametralladora y una pistola (estas dos últimas con peines alargados y adaptados de 3 cargadores) y volverlos a cargar son síntomas preocupantes de que algo anda muy mal en Venezuela. Pero más grave aún es que se repitan en nuestro país manifestaciones masivas como la registrada en Medellín en el entierro de uno de los Jefes del Cartel de Medellín Pablo Escobar Gaviria o las grandes movilizaciones en Sinaloa, pidiendo la libertad del Chapo cuando lo atraparon antes de su segunda fuga de una cárcel mexicana de Alta Seguridad. Estas graves manifestaciones de descomposición cultural debe llamar la atención de funcionarios del Gobierno Nacional y del Estado, también de los funcionarios que conforman las estructuras de poder regional y municipal, es decir gobernadores, alcaldes, diputados regionales y concejales, asimismo quienes dirigen organizaciones políticas y por supuesto los sectores académicos y profesionales que tienen competencias y responsabilidades con estas graves circunstancias.

Avanzar hacia una colombianización y mexicanización criminal de nuestras vidas y de las perspectivas futuras de la República Bolivariana de Venezuela no representa ganancia política para quienes tienen como objetivo desarrollar sus actividades y aspiraciones de poder en este país. Miremos con responsabilidad y con perspectiva histórica (en su pasado, actualidad y devenir) lo que ocurre en esas dos naciones latinoamericanas y analicemos como los grupos criminales avanzaron hasta penetrar y apoderarse de amplios espacios del Poder Público que deben estar en manos de quienes se dedican a la actividad política y jamás controladas por grupos mafiosos de narco-paramilitares, secuestradores, extorsionadores, asaltantes, asesinos y criminales en general que le imponen candidatos para los cargos de elección y designación a las organizaciones políticas de esos países de nuestra región. Hoy, esos grupos criminales cuentan con mucho poder económico, poder burocrático y poder de fuego, por lo cual terminan imponiendo agendas nacionales, regionales y municipales en esos países. Estas dos naciones fueron debilitadas en sus estructuras de Estado y cohesión social hasta lograr crear condiciones para imponerles agendas externas y acuerdos internacionales que permiten extraer sus recursos con pocas ganancias nacionales, privatizar progresivamente todas los servicios públicos para convertirlos en negocios lucrativos para empresas internacionales, desproteger su mano de obra, asegurar mercados cautivos para todo tipo de mercancías y mantener grupos armados como narco - paramilitares que aterroricen a las poblaciones y las inhiban en sus legítimos derechos de protestas y reclamos.

En esta oportunidad quiero hablar a nombre de quienes hemos participado, forzados por las graves circunstancias de la escasez y la abusiva especulación, en una cola para adquirir una batería en la sede caraqueña de la empresa de baterías Duncan. Recientemente me incorporé a las 3:30 de la madrugada en una cola de vehículos cuya parte final se ubicaba entre las márgenes del río Guaire y un gran depósito de uno de los grandes auto-mercados que funcionan en Miranda, Caracas y otras regiones del país, siguiendo la secuencia de espera de aproximadamente 100 carros de diversas marcas, modelos y años. Ya desde el día anterior, aproximadamente desde la 4:00 p.m. comienzan la formación de la cola para comprar la batería al día siguiente a partir de las 7:00 a.m. Los propietarios de los vehículos y sus acompañantes llevan comidas, frutas, meriendas, café, té, agua y recipientes para orinar desde los espacios internos de sus carros. A partir de las 6:00 am se hacen presentes los empleados de la empresa comercializadora de baterías y toman los datos del vehículo y propietario, entregándole un papel o recibo numerado con el cual accederá a las instalaciones para comprar la batería después de3 unas 15 ó 10 horas de espera. Esta es instalada allí quedándose obligatoriamente la empresa con la pieza que se sustituye y cancelando con tarjetas de crédito o débito el monto establecido. Actualmente los intermediarios o bachaqueros venden las baterías entre 60.000 y 80.000 Bs cada pieza, por ello en este lugar las personas que requieren este repuesto comienzan la espera en la cola desde la tarde del día anterior a la venta y así se van incorporando personas hasta el amanecer del día de la venta. El día anterior se realiza la consulta ante la empresa entre 4:00 y 5:00 p.m. para tener la certeza de la existencia de la batería requerida para el día siguiente y garantizar su compra.

Mi llamado a las distintas instancias del Gobierno Nacional (PSUV), la Gobernación de Miranda (PJ-MUD) y Alcaldía del Municipio Sucre (PJ-MUD) es para solicitarles que organicen un esquema de vigilancia, acompañamiento disuasivo y protección con funcionarios adscritos a la Policía Nacional Bolivariana, Guardia Nacional Bolivariana, Policía del Estado Miranda y Policía Municipal de Sucre durante toda la noche. Realizar un esfuerzo humano nocturno o madrugador para permanecer detenido y encerrados entre 15 y 9 horas a bordo de los vehículos que en la mayoría de los casos tienen graves fallas del funcionamiento de las baterías, pagar un incremento de alrededor de 700 % del precio con respecto al comienzo del 2015, comer dentro de estos espacios reducidos, realizar algunas necesidades funcionales (por ejemplo orinar) y permanecer alertas ante los graves riesgos de la seguridad personal y familiar, ya resultan una muy grave penitencia y castigo para quienes No hemos cometido ningún delito o irregularidad. La empresa que está obteniendo unos altísimos ingresos económicos sin competencia comercial, podría contribuir con el aporte del apoyo alimenticio de este grupo de funcionarios de orden público, así como la colocación de varios baños portátiles en varias áreas del trayecto de la larga cola de vehículos. Durante mi experiencia de estancia en esta cola a las orillas del contaminado río Guaire, observé la presencia de policías y guardias nacionales a partir de las 7:00 a.m. cuando pasaron en sus patrullas por esta vía en una oportunidad.

Gobernar a nivel nacional, regional y municipal no sólo implica manejar presupuestos públicos, realizar obras, otorgar contratos, pagar proveedores, ingresar personal a las nóminas, dirigir equipos de trabajo, detectar fallas en el funcionamiento para corregirlas, proyectar las imágenes de los funcionarios hacia otros cargos de mayor relevancia, argumentar referencias nacionales e internacionales que fundamentan y soportan las ideas políticas desde las cuales se gobierna. Es indispensable garantizarles la protección de los derechos a los ciudadanos que habitan o transitan por los espacios geográficos donde se ejercen las competencias gubernamentales. No basta hablar, denunciar, atacar, ofrecer……es indispensable cumplir efectivamente con las responsabilidades de gobierno establecidas en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y en la legislación nacional, regional y municipal.

 

El autor es: Historiador – Profesor de la UCV

Germilio.yeco@gmail.com

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1260 veces.



Germán Yépez Colmenares

Historiador - Profesor de la UCV

 germilio.yeco@gmail.com

Visite el perfil de Germán Yépez Colmenares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a222309.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO