Anomia especulativa: o ¡¡el precio que me da la gana!!

Es evidente que los precios de los productos, no guardan ninguna relación con la econometria, las leyes de la economía, de la oferta y la demanda, de la producción y el consumo, de la satisfacción de necesidades humanas con bienes y servicios.

La economía como ciencia que estudia la satisfacción de necesidades humanas (infinitas) con productos que siempre serán escasos (finitos), y es a su vez, la continuación de la política por otros medios, pero también la política es la continuación de la guerra por otros medios, es la aplicación en Venezuela de esta segunda definición, más que la primera, traducida en guerra económica, dollar today, etc…

En Cumaná, hoy a medio día, una arepa rellena tienen un precio de Bs 400, un jugo de tamarindo Bs 150; mientras que un cartón de huevos lo venden a Bs 1350, un tanque de gasolina de 60 litros Bs 4, y llegan bachaqueros ofertándole productos como carne, pollos, leche queso, cafe, a los negocios o restaurantes, mientras que en los anaqueles la gente no encuentra los productos a disposición y aprecios justos. Productos hay, y los tienen los acaparadores y bachaqueros, los mercados Municipales están abastecidos, los supermercados también lo están, solo que los precios para el consumidor final no tienen o no guardan ninguna relación con ninguna ley económica ni con la capacidad adquisitiva de cada persona o grupo familiar. Un desayuno simple, Bs 600, un almuerzo o una cena oscila entre Bs 700 y 1800, para cada persona.

En el Mercado Municipal de Cumaná, que es un ente adscrito al Municipio Sucre, venden más caro que en cualquier centro comercial de la ciudad, siendo que el gobierno bolivariano, otorga créditos y subsidios, a productores quienes venden aprecio de consumidor final como si los finanaciara el FMI o el BM, cuando sus precios debería ser módicos o justos. El pescadopor ejemplo, tiene precios confiscatorios, colocados por los intermediarios o caveros dueños del almacenamiento o frio, quien coloca el precio final a las especies marinas.

Mientras tanto, neocomerciantes o bachaqueos, se enriquecen a costilla del pueblo trabajador, con los precios hiperespeculativos. Así las cosas, el Diputado Berrizbeitia, declara "la eliminación de las colas, fue solo un eslogan publicitario de la oposición", demagógica oferta electoral o secreto a voces que se sabía, pero que ahora es confirmado por este esperpento burgués.

El pueblo aguarda paciente, que el gobierno ejecute un plan audaz que elimine las colas, y ponga control justo en los precios, o la anarquia nos devorará...!!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2083 veces.



Armando Espinoza Incerri


Visite el perfil de Armando Espinoza Incerri para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: