Durmiendo con el enemigo. Consejo Nacional de la Economía Productiva:

"El hombre debe transformarse al mismo tiempo que la producción progresa; no realizaríamos una tarea adecuada si fuéramos tan sólo productores de artículos, de materias primas y no fuéramos al mismo tiempo productores de hombres."

 

Che Guevara

 

"Tanto nadar para terminar en el closet de Fedecámaras" escribió un articulista de izquierda que de tanto criticar a Maduro no le queda tiempo de dedicar uno de sus más de 20 artículos mensuales a combatir frontalmente al enemigo de clases, claro que se sustenta, en este caso, al ver la conformación del Consejo Nacional de la Economía Productiva con algunos apellidos de "pelucones" altamente conocidos como lo más granado de la oligarquía venezolana (Volmers, Cisneros... ) que por más que se disfracen de nacionalistas, cualquier indicio de socialismo le va a repugnar e inevitablemente siempre y por principio de supervivencia del más apto van a jugar a la derrota del proceso revolucionario, pues su acercamiento es táctico, adaptándose a las circunstancias hasta retomar posiciones que le permitan meter la zancadilla para no hablar de puñalada.

 

Decía el Che: a la derecha no se le puede dar tantito así, pero lamentablemente nuestra realidad concreta no se parece en nada a la de la Cuba revolucionaria, aquí tenemos que vivir ganando elecciones y en este momento venimos de perder por paliza, es decir, no les dimos tantito a la derecha, nos arrebataron un buen pedazo de la torta y los que estamos contra las cuerdas y buscando un segundo aire somos los revolucionarios que empeñados en acabar con la exclusión y redistribuir la riqueza nos dedicamos a humanizar la economía garantizando derechos sociales y mejorando los patrones de consumo de las mayorías, dejando en las manos del Enemigo de clases el poder económico de la producción, distribución y comercialización de gran parte de los principales productos y servicios.

Hoy sometidos por la disminución de los ingresos petroleros y el ataque despiadado de la oligarquía a través de la guerra de cuarta generación el gobierno del presidente Maduro se debate entre el aislamiento y la derrota inevitable o "dormir con el enemigo " tratando de que su compañía se pueda controlar para sacarle provecho y reponernos para seguir ganando elecciones con el riesgo de que los mecanismos de control no sean suficientes y nos derroten desde adentro.

Allí es donde difiero de nuestros teóricos que plantean que debemos levantar la economía basados en procesos productivos socialistas como única solución "horror a la oligarquía", no porque los contradiga ideológicamente, sino en la posibilidad real de poder desarrollarla lo suficiente para sobrevivir una próxima elección. Planteo intentar tomar un segundo aire tratando de domar al león mientras retomamos la fuerza para someterlo. En la práctica ni expropiando todo el tejido industrial estaríamos en capacidad de poner a funcionar la superestructura económica creada a imagen y semejanza del sistema capitalista, rentista y exclusivamente dependiente de la renta petrolera y de la tecnología transnacional. Eso sería como que mañana decidimos que la Cantv se declara independiente y soberana y rompe todos sus vínculos con los centros tecnológicos internacionales, a los pocos días tendría que confrontar la realidad de no poder seguir operando al no tener como sustituir tecnologías que nos llevan años luz de desarrollo, pues en el país estamos en pañales, claro que seríamos capaces de desarrolla nuestras propias tecnologías, el problema es el tiempo, extrapolando a la situación país hablamos del estado de bienestar de nuestro pueblo, de alimentación, transporte y salud, educación, infraestructura,..., el que crea que bajo esas condiciones habría posibilidad alguna de triunfo que me diga la receta heroica. Menos aun si agregamos que la derecha internacional no dudaría ni un segundo en convertirnos en la nueva Libia. Me perdonan mis camaradas que así piensan pero dar la vida por la revolución no implica tener vocación suicida.

En la construcción revolucionaria a veces toca dar un paso atrás para después avanzar dos, el punto de partida es analizar bien la coyuntura, asumir con dignidad la circunstancial derrota y los errores cometidos al desaprovechar la redistribución de la riqueza para democratizar la economía productiva y planificar el avance no solo evitando cometer los mismos errores, sino garantizando la creación heroica de nuevas vías para la construcción del socialismo. Esta crisis debe enseñarnos a construir un sistema de producción agrícola y primario que garantice los insumos básicos, un tejido industrial productivo lo suficientemente independiente de la renta petrolera y con un avanzado desarrollo tecnológico nacional apoyado en las ciencias y las tecnologías privilegiando el valor agregado nacional, un sistema de distribución desconcentrado, controlado y libre de monopolios y un sistema de ventas cercanas al pueblo, todos con amplia participación protagónica del poder popular organizado basado en el principio "comuna o nada".

En esta instancia, se debe poner los mayores esfuerzos de industrialización en la sustitución de importaciones de insumos básicos que se puedan producir en el país, en el desarrollo de tecnologías que incrementen el valor agregado nacional, en la exportación de rubros competitivos internacionalmente, en la explotación y manufactura de otras riquezas naturales con potencialidades de exportación atrayendo las inversiones en empresas mixtas controladas por el estado, control planificado y transparente en el otorgamiento de las divisas que cree una cultura a seguir en tiempos de bonanza, mejorar la recaudación justa y proporcional de impuestos para atender oportunamente las necesidades sociales, pero sobre todo, se debe democratizar la economía productiva privilegiando la participación estructural (no marginal) del poder popular en la producción primaria y manufacturera y en la distribución y comercialización de los bienes de consumo vitales.

Ahora, solo el pueblo salva al pueblo y es allí donde los que pregonamos la construcción del socialismo como única alternativa viable al sistema capitalista que le de solución definitiva a la lucha de los pobres por salir de la milenaria dominación y explotación a la que nos mantienen sometidos la clase dominante rica, debemos esforzarnos por fortalecer las distintas organizaciones populares para prepararlos a asumir el poder, arrebatándoselo al poder constituido. Solo cuando tengamos un buen nivel de organización popular, podremos plantear un verdadero sistema económico productivo socialista. Como decía el Che: "el hombre debe transformarse al mismo tiempo que la producción progresa", seamos los productores del hombre nuevo.

 

 

Noel Peralta Barreto

 

 

@noellibre

peraltanf@yahoo.es




 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2877 veces.



Noel Peralta Barreto


Visite el perfil de Noel Peralta Barreto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: