Mejoremos el Servicio del Banco Venezuela. El manguareo bancario cristiano

Las preaperturas de cuentas y la prestación de servicios deben ser revisadas.

Se comprende la congestión reinante por ahora en esta institución que indudablemente heredó todos o casi todos los vicios de sus antiguos dueños extranjeros* quienes de suyo jamás tuvieron interés en brindar buenos servicios al país que apendejadamente les ha abierto sus puertas. Su interés ha sido dirigido hacia sus países burgueses extranjeros y sus razones tendrían, como ahora pensamos que nosotros tenemos interés nacionalista, máxime cuando a diario estamos jactándonos de que estamos contrayendo y embelleciendo la patria que nos dejó Bolívar y que ahora nos propusimos resucitarla.

Concretamente, creemos que el formato colgado en Internet para la preapertura de cuentas podría ser mejorado. Al respecto, las fechas para las citas a convenir podrían ser ajustadas por el propio banco –de alguna manera- ya que el usuario solicitante ignora cuál día estaría disponible, y en los numerosos ensayos fallidos consume el tiempo máximo que el banco le concede al solicitante por razones supuestamente obvias.

Entre abrir y reabrir esa página, entre colocar y recolocar fallidas fechas estimadas para tales citas, el tiempo pasa y pasa. Al final, el cansado cliente termina por abandonar y, en lugar de colgar su solicitud de preapertura, termina colgando la toalla[1], pensando mal del gobierno, disgustado y privado de los potenciales beneficios que un banco de la República Bolivariana de Venezuela estaría dispuesto a prestarle al nuevo venezolano, a sus nuevos clientes.

No queremos pensar que el banco ha diseñado ex profeso esta inoperante forma destinada a tales preaperturas de cuentas para minimizarse molestias y servicios a personas que incluyen las de la 3ra. edad, para los cuales todavía esa institución no estaría suficiente y eficazmente preparada, habida cuenta que con semejantes deficiencias muchos ciudadanos optamos por no molestar más al banco del caso. Tampoco queremos suponer que esa tardanza electrónica obligaría al molesto solicitante a la contrata de gestores no autorizados derivados de esa misma ineficiencia bancaria para que estos le faciliten la tramitación en juego. Esa malsana estrategia caracterizó siempre a la vieja estructura tecnoadministrativa de la banca privada existente en la Venezuela de las repúblicas precedentes y sigue vigente para muchos bancos privados chapados con las mismas deficiencias que no podrán superar porque sus intereses no son nacionalistas sino extranjeristas; lo sabemos. Los corruptos saben mucho de este malsano "Punto y Círculo" alrededor de las instituciones burocráticas con excesivos usuarios.

Por ejemplo, ¿por qué la banca privada tiene que gozar de tantos días permisados para bajar sus santamarías durante el año? La respuesta es obvia: Con tantos días no laborables, la banca privada logra maximizar sus activos disponibles y minimizar los riesgos de una posible falta de liquidez coyuntural con máxima capacidad de préstamos a sus clientes prestatarios y para sus mayores y correspondientes intereses activos.

Por consiguiente, el Banco de Venezuela de la República Bolivariana de Venezuela bien podría ir suprimiendo esa vieja, parasitaria, muy rentística y antieconómica práctica del manguareo bancario manifiesto con tales e inconvenientes días no laborables, máxime cuando el país tiene entre sus banderas programáticas, frente a la presente guerra económica, el más pronto y acelerado incremento de la productividad en sus empresas ministeriales y afines.

---

*Los hábitos de trabajo también se heredan para bien o para mal.

[1] El suscrito, por ejemplo, no pudo acceder a los dólares que me correspondía el año pasado, y hasta perdí mis reintegros por operaciones canceladas con algunas empresas extranjeras, justo cuando el Estado canalizó el manejo de esas divisas por el banco que hoy no ocupa.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1436 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: