En síntesis

¿Gobierno cívico-militar de transición?

En verdad que nos duele ver que el enfermo no mejora para nada; y que la conflictividad cada vez amenaza con pasarse de la linea amarrilla. Sin embargo, todo parece indicar que tanto el gobierno como la oposición no se han percatado de la gravedad del momento, ni tampoco entienden que están jugando con candela; poniendo el riesgo el chivo y el mecate. Y mientras los factores que mueven los hilos del poder insisten en hacer un duelo a muerte, en la población crece el descontento y la frustración, como pólvora que se esparce a lo largo y ancho del territorio nacional. A todas estas quedan en el aire muchas interrogantes que requieren ser precisadas con pertinencia por aquello de que guerra avisada no mata soldado.

Desde que se conoció el mal estado de salud de Chávez, comenzó a configurarse en el país un cuadro político cada vez más intrincado, generando a su vez el amplio abanico de dudas que hoy mantienen en jaque la vida institucional. De modo que seguir en democracia, o ensayar otras formas de gobierno, pasó a ser el tema obligado de una agenda emergente para una sociedad que no disimula su preocupación por su destino en las próximas décadas; y que además se plantea serias interrogantes que esperan respuestas. ¿Sera que los agentes de la polarización no han entendido que hay detrás de ese cauteloso silencio de nuestras FANB? ¿O son tan ingenuos que prefieren esperar que las cosas se pongan color de hormiga, la anarquía allane espacios a la gobernabilidad y Venezuela termine por convertirse en una especie de Torre de Babel donde nadie se entiende?

Decían los antiguos griegos que la soberbia era como una maldición que siempre castigaba con cegar a los individuos. Y aunque no sean los deseos de millares que quisieran que el país transite por senderos de paz y justicia social, también reconocemos que se interpone en el camino esa ambición y glotonería de poder que impiden que veamos con claridad un mejor destino para generaciones presentes y futuras, quienes no merecen heredar los desechos de errores cometidos por una clase política que no supo entender su rol ante la historia contemporánea.

Y porque queremos llevar la fiesta en paz, entonces busquemos con lupa quien se atreve a ponerle el cascabel al gato, pues lamentablemente solo presagiamos tiempos de tempestad y carestía. ¿O será que somos tan majaderos que preferimos estar en el limbo para desconectarnos de la dramática realidad venezolana? Eso sí, olvídense que sacando a Maduro se van a resolver las cosas, pues estaríamos obviando que ese caos inducido es de exclusiva fabricación Mande Usa.

Este humilde servidor aconseja a los revoltosos a que cojan mínimo, porque por andar inventando a última hora, también les puede resultar peor el remedio que la enfermedad. ¿Acaso olvidamos que fue un 18 de octubre de 1945 que adecos y oficiales cándidos derrocaron a Isaías Medina Angarita, iniciándose así la más espantosa corrupción administrativa que jamás haya conocido la historia y que no hemos podido vencer.

Y por último queremos referirnos a una de esas bravuconadas de Ramos Allup, quien no acaba de entender que por la boca muere el pez. Quisiéramos ser piadoso y creer que fue por estar embriagado de euforia enfermiza que este rancio adeco dijo que en seis meses buscaran una salida constitucional del gobierno de Nicolás Maduro, como si se tratara de soplar y hacer botella. Pero no conforme con autoproclamarse igual que Pedro Carmona, irrespetar la memoria del Padre de la Patria y mofarse de Chávez, también comete la estupidez de incurrir en desacato a un mandato del TSJ. Y porque consideramos que perdió los papeles pues dudamos que alguna vez ejerció el derecho y asistió a alguien en un juicio, es que paso por alto que en nuestro ordenamiento jurídico existe el principio de la legalidad; y que en la propia Constitución y Leyes se definen las atribuciones de cada una de las ramas del poder público y sus correspondientes linderos pues no existe ningún derecho ilimitado. Que vaina que algunos políticos no quieran entender que el tiempo no pasa en vano, causando así graves daños funcionamiento de las neuronas. Allup, por senil te perdonamos esa consabido adulante de Gonzalo Barrios.

Esperamos que esta vez esa oposición no sea tan cabeza hueca, y deliberadamente se rife otro Augusto Pinochet.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7419 veces.



Freddy Elías Kamel Eljuri

Presidente del Instituto Municipal de Patrimonio Histórico de la Alcaldía Bolivariana del Municipio Miranda del estado Falcón. Vicepresidente de la academia de Historia del Estado Falcón. Escritor. Productor radial.

 kameleljuri@gmail.com

Visite el perfil de Freddy Elías Kamel Eljuri para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: