Caer en provocación, nunca. Pero el 5 de Enero, ¡nunca jamás..!

Para quien sea de esos que ante las dificultades ve todo negro, sin salida, caer en provocación es una buena forma de suicidio, lo cual no es una opción para los revolucionarios, que si no ven la luz al final del túnel, habrán de construirla, pondrán una vela, pero la verán, la buscarán y la usarán.

Aunque todos tenemos claro el papel del pueblo en la calle para este 5 de Enero de 2016, en las cercanías de la Asamblea Nacional, no falta quien, aunque parezca increíble, quisiera actuar cual escolar que ante el examen oral, final, que ve perdido, desea que venga un terremoto, o un incendio, cualquier cosa que se lleve por delante el liceo completo y el examen donde le está yendo tan mal.

Lo cual le agrega otra tarea a los marchistas-leninistas-chavistas de este martes, porque ya no bastará con hacer sentir nuestra presencia, habrá también que cuidarnos mutuamente, no sea que alguien que va delante, o al lado, o detrás de nosotros llegue también con la intención de poner la torta, desesperado, porque no ha tenido la capacidad política de entender que se perdió una batalla pero no la guerra, o lo que es lo mismo, perdió la confianza en la victoria, la cual sigue estando clara para la gran mayoría, incluídos allí muchos de los nuestros que esta vez no salieron a votar. Y esta es la mejor de las alternativas, porque lo habitual en estos casos, es que el desesperaíto sea un infiltrado…

Pero hay que cuidar no caer en exageraciones, es absurdo creer que nosotros tenemos derecho a estar en la calle, habiendo perdido, mientras los ganadores no pueden ir a acompañar a los suyos, hay que aplicarle sentido común a este punto del tema. Lo que hagamos en la calle, por favor, que esté de todas todas dentro de la Constitución, que esa es nuestra fortaleza, nuestra posición fuerte. Con ese librito en la mano, de ahí para adelante, a tomar todas las precausiones del caso, por favor.

La presencia nuestra en la calle tiene ante todo el mensaje de que el adversario entienda lo que está viviendo, que no se emborrache de triunfalismo, porque si bien siempre pudieron ganar, era por poquito, solo que nadie contaba con el autogol nuestro, la brutal metida de pata de mandar a votar "puyando los ojitos de Chávez" con lo cual cosechamos un resultado adverso e irreal a la vez, desvirtuando el tremendo capital electoral, el enorme voto duro que tenemos.

Sumando ese caudal inusitado de votos nulos, que bien sabemos que son nuestros por lo que cuenta la gente de las mesas, la cantidad de electores mostrando el comprobante en blanco mientras decían, furiosos, "¡pero si yo le puyé los ojos a Chávez…!" Más bien es hora de rendirle un homenaje a nuestro pueblo, porque a pesar de dos años de durísima guerra económica, obtiene un 43% oficial, con una ponderación de quizás cuánto más con "nuestros" votos nulos. Pensemos, por ejemplo, en el caso de un circuito de Aragua, donde una compañera perdió finalmente por 84 votos, mientras el caudal de votos nulos alcanza los 15.000..!

Si, como asomaban las encuestas, la derecha hubiera ganado por pocos puntos, la pelea en la AN habría sido muy interesante, por el tira y afloja de la situación, además del alerta con que el látigo de la contrarevolución nos ayudaría a enfrentar algunos entuertos internos, que como todo proceso, el nuestro también los tiene.

A no ser por las impugnaciones, la cosa hubiera quedado, además de fea, desabrida, porque iba a ser como una definición por penales, donde patearían solo ellos, mientras nuestras esperanzas quedaban solo en manos de lo que pudiera atajar el arquero…

Aunque no creo en trabajar para convencer a los ya desquiciados escuálidos, y apoyo el preocuparnos de hacer volver a los nuestros a las máquinas de votación, sí me parece importante saber qué argumentos le están diciendo a su gente, para mantener la locura y la traición, para conocer las entrañas del monstruo al que nos estamos enfrentando.

Sobre el peligro de que detrás del terrorismo económico y toda esta crisis artificial está el imperio al acecho del petróleo venezolano, he escuchado con estupor "y pa’qué, sin no vale un carajo", como si no entendieran que por tener las mayores reservas de crudo del planeta eso nos pone en situación de un blanco estratégico, porque con tales reservas el tiempo juega a nuestro favor, no importa qué maniobreos se hagan hoy por hoy, para que, con el precio del petróleo, fregar a Rusia y a Venezuela, de paso…

También he escuchado a varios, ante la posibilidad de una invasión gringa, decir "que no, ellos no andan en eso…" que ese nuestro es el trasnochado discurso de los años sesenta, que ahora estamos en tiempos de tecnología (¿¡!?), obviando que el imperio ha estado andando en ese crimen ahorita no más, en Iraq, en Afganistán, en Libia, en Siria, destruyendo países bellos y de buena economía, obviando que como ese ha sido el pillaje de los imperios desde antes de los romanos incluso, el discurso nuestro no es "de los sesenta", sino que es el grito de una humanidad, pidiendo como Alí, que la dejen ser humana, que la dejen ser feliz sobre este tan bello planeta, cosa a la cual se han opuesto los imperios, robando las riquezas estratégicas de los pueblos, con espadas de bronce o con balas "tecnológicamente" recubiertas de cianuro empobrecido…

Para los días del 11 de Abril 2002, escuché a tres hombres y una mujer que caminaban hacia San Agustín del Sur, es decir, obviamente populares, comentar "que qué tanto desfile de Chávez con sus militares, si esos van a salir arrancando apenas los soldados de Estados Unidos desembarquen en las playas de Falcón…", es decir, pana, que estos pitiyanquis, si andan en una de abastecer de argumentos de traición a la patria, a sus gentes, es porque algo muy feo y criminal guardan en la manga, porque si a ver vamos, realmente la única posibilidad cierta de victoria que ellos tienen es con el apoyo de invasión gringa, y recalco que "posibilidad", si no, remember Playa Girón, remember Viet-Nam… darle una pela al imperio gringo en playas de Falcón también es nuestra "posibilidad", si no, remember al imperio español, joder..!

En estos días, lo dice López en una carta que los medios internacionales reproducen con algarabía, Maduro estaría tratando de desconocer el triunfo de la oposición en las parlamentarias, esto a propósito de las impugnaciones, pero obvian decir que en todas o casi todas las elecciones hay impugnaciones en algún circuito, y en la repetición de elecciones que se hacen, muchas veces han ganado ellos, la oposición... Lo extraño de la situación es que esta parte tan pedagógica de la situación, nuestros medios ni la señalan, a ver si corregimos eso.

Todo lo cual es bueno repasarlo porque, esa miserable "posibilidad" del enemigo, la excusa para una invasión, para desedesencadenarse, le vendría muy bien de detonante un enfrentamiento sangriento por los lados de la Asamblea, ni Dios lo quiera, cosa que sería posible solo si nos montan una buena "provocación" y si de pendejos caemos en ella.

¿Qué hacer..?

En estos días, han aparecido variados análisis de la situación, algunos de importante visión y significativa profundidad, pero todos muy peligrosos, porque casi todos apuntan a arreglar el proceso, el país, el mundo, y si nos vamos por ahí, mientras descubrimos La Gran Solución para Caracas, ellos nos van a quitar el país. Por supuesto que hay que enfrentar la parte profunda de la cuestión, la gran revisión que todos esperamos, pero sin descuidar que estamos ante una situación de hecho, para lo cual necesitamos acciones concretas, puntuales, que resuelvan lo de ya, ya.

Una de esas acciones se da este martes 5 de Enero de 2015.

Si ellos se desbocan en la violencia y la destrucción, que nosotros seamos sus espectadores, y de lejos, que en las filmaciones se vea clarito eso, como cuando desencadenaron las guarimbas que ordenó Leopoldo López, hace dos años. Que de eso, su rabioso desquicio, quede todo el testimonio posible, pero que ninguno de los nuestros se vea embasurado en esa porquería si llegara a pasar algo de esto…

Este martes pues, a hacer nuestra parte bien, sin autogoles ni metidas de pata. Y, de bolas, no caer en provocación, que la Patria Bolivariana está en juego.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5251 veces.



El Tano

Poeta inurbano, diseñador gráfico. Integró el equipo de comunicaciones de La Moneda cuando el presidente Allende en Chile. En Venezuela, diseñador de los empaques de los productos Casa, que se venden en Mercal. Coordinador de Abrebrecha-UCV. Del Colo-Colo en Chile y del Zamora en Venezuela.

 abrebrechaucv@yahoo.com      @eltanoyea

Visite el perfil de El Tano Yea para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: