En Barlovento ganó la esperanza

En Barlovento siempre hemos sido cimarrones. Desde que nuestros ancestros fueron secuestrados desde África y transformados en esclavizados y esclavizadas, no quedó más alternativa que luchar, romper las cadenas no solo las que flagelaban nuestros cuerpos, sino las peores: las mentales como la sumisión y acatamiento de todo tipo de dominación. Los esclavizados domésticos, es decir, los que realizaban los trabajos en las casas de los grandes cacaos y de la iglesia católica, apostólica y romana, se sometieron a ese tipo de poder esperando una migaja de libertad y privilegios bajo el manto de la humillación. Por otro lado, existían quienes con determinación se opusieron a cualquier tipo de dominación y optaron por construir espacios liberados denominados CUMBES. Estas dos concepciones se fueron reproduciendo en el tiempo en nuestras mentalidades. En Barlovento existió en la década de los sesentas un comando guerrillero denominado los CIMARRONES quienes resistieron los bombardeos de cerro Bachiller en la DEMOCRACIA REPRESENTATIVA, represiva, fascistoide que hoy después de nuestra derrota transitoria se pretende imponer. Durante los tiempos de letargo después de la derrota de las guerrillas, otros prosiguieron por otras vías donde nos agrupo en luchas por nuestra defensa ecológica y cultural ante los avances de las políticas turísticas destructoras del ambiente asi como el urbanismo devorador de nuestros espacios naturales que vivian en armonía con la naturaleza. Las derrotas transitorias que vivimos en distintas epocas desde la colonia hasta la democracia representativa, se convirtieron en un despertar de nuestra conciencia cimarrona con la llegada del comandante Hugo Chávez al poder constitucional. El cimarronaje barloventeño durante estos últimos diez y sies años del proceso bolivariano se ha mantenido inamovible. Leal como el bucare para el cacao. Barlovento respondió al llamado con dignidad en las pasadas elecciones del 6 de diciembre. Los seis municipios autónomos, unos mas que otros, demostraron una vez mas su dignidad en apoyar a Nora Delgado como mujer, madre, profesional y afrodescendiente y su compañera suplente Arkelly Perfecto para representarnos en la Asamblea Nacional.

CONSERVAR NUESTRO CIMARRONAJE

El espíritu del cimarron Guillermo Rivas y Miguel Geronimo Guacamaya estuvieron presente en esta contienda electoral. Somos un bastion ético y espiritual que deja un destello de esperanza para otros pueblos afrodescendientes y nuestro pias en general. Retomar los proyectos dejado pro el presidente Chávez es un mandato impostergable. Lo tenemos todo para convertirnos en una potencia local, regional y nacional. Debemos sumar todas nuestras fuerzas para que en corto plazo en medio de la adversidad neoliberal que generara desigualdad nos afianzemos como una referencia para todo el pias. Se necesitan todas las fuerzas preclaras, decididas a evaluar nuestras fallas con humildad, sin prepotencia y mucho menos bajando la cabeza como hicieron los antiguos esclavziados domesticos. No vamos a buscar chivos expiatorios porque alguien alla hecho observaciones puntuales sobre los postulados chavistas sobre Barlovento. Tenemos un enemigo común que debemos derrotar el pesimismo crónico ante una derrota transitoria. El actual gobernador Capriles, eso esta mas que claro aposto al saboteo desde la propagación de la inseguridad en nuestra subregión hasta la no implementación de los recursos fiscales que el Estado venezolano le dio para implementar políticas sociales, las cuales nunca las hizo. El gobierno bolivariano tuvo que crear la Corporacion de Miranda para llenar esos vacios dejado por el gobernador Capriles. Creo falto presión del Consejo Regional legislativo para ejercer una contraloría férrea sobre la gestión caprilista. Nosotros y nosotras las barloventeñas una vez mas respondimos por la via democrática y sin violencia. La vocación cimarrona cuestionadora de la gestión del fracaso de la gobernación de Miranda debe ser profundizada, movilizarse para exigir que se ejecuten los presupuestos que son de todos nosotros. A nora y su suplente Kelly no hay que dejarlas solas. Deben o debemos comenzar por reforzar el poder popular, reivindicar nuestros cumbes historicos como alternativa de desarrollo sustentable, bebiendo de nuestras experiencias historicas locales que tuvieron una validez moral, económica y política de igual de avanzada como las Comunas de Francia. Planes hay, entonces a seleccionar los mejores cuadros y que esas gestiones sean sometidas a una contraloría permanente, con resultados cualitativos. Nuestra REBARLOVENTEÑIZACION SERA UN CUMBE DE RESISTENCIA PARA LOS TIEMPOS QUE SE AVECINAN.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1457 veces.



Jesús Chucho García


Visite el perfil de Jesús Chucho García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: