Lenguaje o "palabras" alfanuméricas. Nuestra natural bilingüidad

Comencemos con la frase más relevante del siglo XX (letras que fungen de números) y del presente: E = mc2 ([1]) ; sigamos con la más común de todos los tiempos que pertenecen y pertenecieron a la Química como ciencia de punta hasta su defenestración[2] jerárquica cuando la Física la absorbió y aquella resultó ser sólo una parte de los dilatados macro y micromundos ventilados, analizados, descubiertos y organizados, cientifizados y tecnologizados por esta magna ciencia que da cuenta de las leyes regidoras de las relaciones técnicas llevadas a cabo entre los trabajadores y el resto de la Naturaleza durante los procesos de trabajo destinados a la producción de valores de uso[3], hecho e hito marcado a finales del siglo XIX. Estamos hablando de la frase: H2O [4].

Así, con nuestro híbrido lenguaje, mezcla de palabras y números presentes en las consabidas ecuaciones y demás formulaciones algébricas, ciertamente hemos estado hablando, si a ver vamos, más con los números que con las alfabetizadas palabras. Y ese "mestizaje" se explica porque los números necesariamente tienen nombres alfabéticos; por ejem., decimos diez (10) de la misma manera, inclusive, para expresarse, muchos números se siguen valiendo de palabras-caso romano. Esto es lo que nos califica como personas natural y socialmente bilingües. Así, cuando usted, pongamos por caso, se enorgullece de ser bilingüe porque sabe hablar y escribir en dos (2) idiomas, digamos chino y ruso, realmente usted es un trilingüe, no se subestime.

07/11/2015 10:35:52 p.m.


[1] Esa ecuación contiene 3 (tres) palabras según las mediciones de Word, de Microsoft, obviamente 2 alfabéticas y 1 numérica.

[2] En nada eso significa que haya perdido su imponderable importancia científica. La Química limita su actuación a las capas externas atómicas o supranucleares y a las relaciones intermoleculares o interatómicas, mientras la Física les da soporte a esos objetivos macroscópicos y también da cuenta de todo lo atinente al "micromundo" nuclear con toda su infinita y versátil composición de corpúsculos e interacciones de máxima fortaleza. Como ya así se las considera, las fuerzas gravitaciones-las más débiles-las intermoleculares, las que marcan las cohesiones y adhesiones, las electromagnéticas y las termonucleares-las más poderosas-son sutiles expresiones de materia.

[3] Las ciencias y rutinas comerciales han surgido, girado y prestado sus onerosos servicios predominantemente a las clases explotadoras, y sólo a partir del siglo XX empezaron a servirle al mundo socialista, a sus trabajadores bajo cuyo dominio las productividades y rendimientos del trabajo podrían acelerarse a cantidades inimaginables limitadas sólo por la reducción de las jornadas de trabajo. Véase Karl Marx, Primer Libro de El Capital.

[4] Esta frase se expresa alfabéticamente mediante su traducción agua, una voz paravocálica (tres vocales y 1 semiconsonante o gutural) que se caracteriza por ser la más económica, la que insume menos energía en su pronunciación ya que en esta le podría ir la vida al sediento.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2044 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: