Quinto malo

Vegetariano a precio de dolar-tudey

Suelo comer vegetariano. Ya no lo hago por opción de salud sino por declive. Claro, eso es algo que a poca gente le importa. Total, lo que uno coma o deje de comer sólo le interesa a quienes se enriquecen con las tiendas de ragalitos plásticos y "nefast food" en nombre de un payaso de sonrisa inmóvil y del "dale rapidito" que hay mucho que hacer.

Lo del declive es porque, desde que la guerra se programó para hacernos perder los estómagos y la paciencia, a cambio de que ayudemos a derrumbar el rrrrréeeeegimen insostenible de Maduro, comer en la calle puede significar que un batido caliente de sobras, aderezado con algún cubito de nitritos con olor a yerbas de apioespaña, te cueste, al lado de una rebanada de chiclepán, "tan solo" unos 400 bolívares.

Si 400 bolívares de dieta hipertensiva y totalmente desnutritiva la pagas durante dos semanas consecutivas, significa un gasto y desgaste de cuatro mil bolívares (Bs. 4.000,00) a la quincena. Es decir, medio salario mínimo sin guardar ni para el pasaje. Por eso regresé a mis tiempos del vegetarianismo. En este caso porque, en todo el casco central de Caracas, conseguir sopa, ensaladas, seco y harinas en postre semidulce, hasta ayer nos costaba 350 bolívares y uno quedaba semisustento y convencido de que "es sano".

Ya no. Hoy regresé con mis cestatiques a pagar el almuerzo predescrito (cada vez con más harinas estabilizadoras y menos nutrientes) y ya me le subieron el 30% que hace poco celebré feliz como incremento en mi salario. Comí, claro. Comparé mentalmente con los almuerzos en Arepera Venezuela, que todavía está el menú en Bs. 250,00 y pensé: ¡Menos mal que está esa gran alternativa! Pero... ¿dónde hay una Arepera Venezuela por estos lados?

En fin. Se nos complica el tema y mucha gente concluye: "subió", como si se tratase del crecimiento natural de una planta y no de la voluntad de los malandros capitalistas y sus mecanismos extorsionadores como el del Dolartudey, incrementando según sus parámetros inflacionarios y desestabilizadores que quieren llevarse por los cachos a Maduro y a la Revolución Bolivariana y Chavista.

¿Qué hacemos?, me pregunto. ¿Nos resignamos? ¿Nos la calamos? ¿Nos revelamos? ¿Cómo? Las respuestas son parte de un abanico. Estamos empeñados en vencer y, desde el Gobierno se intentan y despliegan miles de respuestas. Pero, resulta que, el gobierno en Venezuela es poder popular, democracia participativa y protagónica. ¿Estamos organizados y atrincherados para vencer? ¿O nos quedamos comiendo jobos?

Ahora que soy vegetariano a precio de dolarudey, creo que debemos hacer un poco más para avanzar en conciencia y vencer al capitalismo. Aporte usted lo suyo. Pero, eso sí, hagámoslo unidos. Unidad, unidad, unidad... ¡Vacilar es perdernos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5180 veces.



Iván Padilla Bravo

Director del semanario cultural "Todos Adentro", medio adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Cultura. http://www.mincultura.gob.ve/

 ivanpadillabravo@gmail.com      @IvanPadillaB

Visite el perfil de Iván Padilla Bravo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a216599.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO