La ignorancia como política fundamental contrarevolucionaria

En algún momento por aquellos lares de Golders Greens, norte de Londres, en amena "pajita dialéctica" con algún amigo, conversábamos acerca del impacto positivo que la cultura debería incidir en un proceso revolucionario en contraposición de la insistente y permanente política cultural-ideológica de las derechas como ese factor fundamental de lo significativo de la alienación a la cultura histórica que ha desarrollado el propio sistema capitalista a lo extenso de los siglos desde sus comienzos en el "burgo", como base indispensable de su control de la sociedad en sus diferentes estratos sociales posteriormente convertidos en clases sociales.

Es decir, frente a ese modelo cultural-ideológico cambiante del capitalismo lo único que lo enfrenta es la cultura que debería desarrollar, objetiva y permanentemente, el socialismo confrontando, frontalmente, esa ignorancia inducida que pulula a lo extenso de la sociedad y sus diferentes clases sociales que ha ido, actualmente y gracias a la globalización, unificándose sobre la base del paradigma "consumismo alienante" como uno de los factores fundamentales del capitalismo en reingeniería actual.

Aquella conversación se tornó álgida cuando diferíamos sobre el proceso cultural que se estaba desarrollando en Cuba a posteriori de aquella importante muestra cinematográfica del "nuevo cine cubano". El tema sería sí el propio desarrollo de aquel socialismo real de aquellos años de principios de la década de los años 70 lograría en el marco de sus propias contradicciones alcanzar superar "una supuesta alienación socialista". Nos, poníamos en mesa las expresiones murales que se estaban desarrollando en China, claro, a principios de la "Revolución Cultural", cual considerábamos una expresión artística, claro, diferente, que rompía esquemas de clase que se acercaban pero estéticamente diferente a aquellas expresiones en tela de principios de la propia "Revolución Bolchevique". Nuestra contraparte, persona culta y educada, nos contraponía la tesis de la necesidad que debería mostrar la revolución en socialismo de dejar expandir expresiones en la cultura nacional considerando los paradigmas significativos filosóficos en escena que se deberían expresar en el marco del diálogo permanente entre realidad nacional, cultura nacional, filosofía y desarrollo socio-económico. Todo un tema.

Lo anterior lo proponemos como un marco referente en considerando el feroz ataque que el sistema capitalista, actualmente, viene desarrollando, con intensidad inaudita, ante el avance político-cultural que se vienen expresando en diferentes países que han decidido que sus sociedades asuman sus propias realidades y se transformen en sociedades con presencia y participación activa ante todas las realidades que se expresan en todas las sociedades globales en sus particularidades nacionales.

Consideramos que no es de necesidad mencionar los países que vienen siendo objeto de esos feroces ataques ideológicos. Pero lo interesante sería tratar de conceptualizar los argumentos sobre los cuales, ese capitalismo, se sirve para desarrollar ese ataque ideológico más que en el marco de una confrontación respetuosa sobre la lógica diatriba político-ideológica, en una búsqueda del desplazamiento de gobiernos sociales elegidos democráticamente por la vía del golpe de estado, por la vía del desarrollo de políticas de "caos sicológico".

Pongamos ejemplos como referencias puntuales. En el caso de Rusia, el tema gira alrededor de Crimea. En el caso de China se torna una constante en el caso del Tibet. En el caso de Venezuela el objetivo es la oposición. En el caso de Ecuador es la libertad de prensa. En el caso de Bolivia es el tema étnico. En Argentina es la Presidente Cristina y en Brasil la petrolera brasileña.

Pero estos son solo la punta de la temática ideológica que cuando la tomamos y las comparamos con realidades objetivas en países atacantes como son los EEUU de América, Gran Bretaña, España, Ucrania, solo por mención referente, conocemos graves escenarios sociales, económicos y, fundamentalmente, alienantes, en esos países atacantes. Por ejemplo, en los EEUU de América, generalmente, nos referimos a la sociedad afro-americana pero es más dramática la realidad de los denominados como "american native", concepto sociológico-alienante de conveniencia impuesto por el concepto fundamental-fundacional de la neo-sociedad estadounidense post-Independencia en el marco de la "Conquista del Oeste", en grosero irrespeto a la propia historia geográfico-americana cual es y representa una contradicción en si mismo. En el caso de Gran Bretaña observamos la forma como controla a los países miembros de la Commonwealth más como concepto de semi-colonias y de praxis de "primus inter pares" que en la lógica realidad de las relaciones entre naciones libres. En el caso de España es tan evidente que simplemente con referirnos al caso Cataluña nos olvidamos del País Vasco, de la Nación Gallega. Por último, el caso de Ucrania es tan patético como su primer ministro.

En esos escenarios, desde nuestra visión del tema, llegamos, indiscutidamente, a una sencilla realidad: la soberbia, base fundamental que desarrolla la ignorancia y esta ignorancia lleva a importantes sectores del conjunto social a caminar, inevitablemente, hacia el fascismo en cualquiera de sus expresiones: nazismo y falangismo. Eso es lo realmente preocupante: la ignorancia y es esa ignorancia el objetivo fundamental donde las políticas culturales socialistas deben dirigir sus diseños más en las actuales realidades globales, es decir, geopolíticas y geoestratégica, que nos muestran diariamente los escenarios internacionales.

Caminemos hacia Venezuela. Conocemos, en las actuales realidades, que las derechas internacionales vienen desarrollando in crescendo sus objetivos contrarrevolucionarios contra Venezuela, contra la Revolución Bolivariana, contra el Gobierno del Presidente constitucional, Nicolás Maduro Moros, y, fundamentalmente, contra los visibilizados e incorporados a la "Democracia Participativa" que se ha desarrollado gracias a las propias políticas revolucionarias bolivariano-chavistas.

Pero vayamos más allá sin dejar nada en el tintero y sin convertirnos en escaparate de alguna persona. Nos vamos a referir a hechos recientes lo que no implica olvidar el sostenido ataque contra la Revolución Bolivariana tanto durante los tiempos del Comandante Chávez Frías como los primeros meses del Gobierno de Maduro Moros. Esos hechos recientes se refieren, concretamente, a la realidad desarrollada por interpuesto en los espacios marítimos frente a las costas del territorio venezolano del Esequibo como las realidades no claramente expuestas en las propias zonas de tierra firme del Esequibo. La otra realidad es el escenario continuado e histórico en la frontera occidental venezolana con la República de Colombia. Ambos escenarios han tenido siempre comentarios desde la Secretaria de Estado de los EEUU de América.

La nueva política de estado de la República Cooperativa de Guyana tiene visos diferentes a pasadas controversias. Curiosamente, cada vez que las sociedades afro-descendientes de ese país se enfrentan a las sociedades de origen de la India, Venezuela paga los platos rotos de sus confrontaciones internas y nacionales. Pero en estas realidades actuales hay un factor importante que se circunscribe a la base ideológica del actual Presidente guyanés elegido parlamentariamente en su evidente complejo "británico-militar". En nuestro criterio, los argumentos sustentados por el actual Gobierno de Guyana se basan en dos variables: el supuesto desconocimiento de los contenidos en el Derecho Internacional Público por parte de las autoridades guyanesas y como segunda variable considerar que la Revolución Bolivariana y Chavista es ignorante de los significados e interpretaciones de los contenidos obligantes en texto en los acuerdos signados por ambos países en los que se trata el "Caso Esequibo" como territorio histórico venezolano actualmente en continuada y permanente reclamación.

Con respecto a la realidad en la frontera occidental de Venezuela con la República de Colombia es no solo de profunda crisis originada allende nuestra frontera sino que, en el marco de una simple revisión de los Tratados Internacionales desde aquel firmado por Gran Bretaña y la dinastía manchú de China y el consiguiente y sus correspondientes revisiones y consecuencias históricas adicionando la tesis británica del "referéndum a la sociedad" (léase: Gibraltar y Las Malvinas), se estableció un escenario ajeno a las realidades profundas y ajena al Estado venezolano como realidades geográficas históricas ante las cuales el Estado venezolano tenía que asumir esas realidades y actuar con criterio de Estado.

En ese caso profundamente específico, concreto y demostrable, podemos poner sobre la mesa como referencia histórica la diatriba política y social que se ha venido desarrollando en los EEUU de América referida a los denominados "migrantes" como también podríamos referirnos a las realidades cotidianas que confronta agresivamente el Estado mexicano ante el proceso de migraciones migrantes desde países de Centroamérica hacia el "paraíso terrenal cristiano-estadounidense". Es decir, que las derechas afectadas están tratando el "caso Venezuela" en el marco de nuestra supuesta ignorancia no solo en lo referencial-histórico como son los no cumplimientos de acuerdos discutidos y alcanzados con la República de Colombia en el marco de las tres comisiones; como en lo social bajo el argumento de la reiterada frase de la violación de los derechos humanos de nacionales colombianos por el Estado venezolano cuando se puede demostrar la inconsistencia de ese argumento colombiano y de las derechas nacionales y extranjeras con públicas pruebas en documentación ahora histórica.

En lo ideológico se expresa tanto en la reiterada matriz de opinión grosera e irrespetuosa inducida desde Bogotá y por el resto de la República de Colombia que se expresa en los factores político-sociales colombianos y social-económicos y uribistas-santistas cuando se refieren a la Majestad del Estado en la realidad inobjetable de la persona del Presidente de la República Bolivariana de Venezuela independientemente quien sea la persona que está ejerciendo esas responsabilidades como Presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1169 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a213920.htmlCd0NV CAC = Y co = US