Ojo pelao, que viene joropo tramao

Por considerar interesante para el PROCESO BOLIARIANO y el debate, de la opinión y la crítica revolucionaria. Escribo HOY, este análisis situacional.

Tengo mis serias dudas sobre los números que circulan y las encuestas de uno y otro lado. Yo siento que se han acumulado decisiones que no han sido acertadas, que le hacen perder consistencia al proceso. Pienso que la única posibilidad de triunfo real el 6 de diciembre, consiste en que la abstención sea alta y que el voto duro del chavismo, que puede llegar a los 3,2 millones se manifieste en todo el país. Si la participación es alta, nos podemos llevar una sorpresa.

Hay mecanismos de consulta, las famosas encuestas, que se pueden utilizar como herramienta para definir la acción y la estrategia política, no se si la dirigencia nacional, regional o estatal del PSUV las está utilizando.

Sin duda, hay gobernadores y alcaldes de uno y otro bando, que le han hecho daño a este proceso, un terrible daño y de esto pocos se salvan.

Algunos candidatos a la ANB, pues están acudiendo a las armas y recursos clásicos delos gobiernos demagógicos de cualquier país de América Latina. Qué mejor argumento para pedir el voto del electorado que una buena y exitosa gestión administrativa y política, pero que hemos hecho, abusar del poder y de los recursos del poder y los recursos del petróleo, en una actuación que hasta las costuras se le ven. Eso tiene sus resultados, porque la gente no es tonta. Lo que no se hizo desde el gobierno, desde hace años, con una adecuada gestión administrativa, económica y política, se tiene que hacer en la campaña electoral.

No nos preocupemos ahora de los numeritos y las especulaciones. Y por favor, no nos engañemos más. Chávez ganó la presidencia en diciembre del 2006 con el 67% de los votos válidos, pero se nos olvida que esto quiere decir menos del 50% del registro electoral y más del 40% de abstención en el mismo orden.

Esto quiere decir también que el 40% de los votantes venezolanos no aceptaron el mensaje presidencial y no tuvieron ninguna motivación para acudir a las urnas. De ninguna manera podemos aceptar que más del 50% de los electores, en los marcos de un proceso revolucionario, o votó en contra o simplemente no lo hizo. De ser esto cierto, entonces estamos haciendo un mal trabajo político de organización del pueblo y de las masas y éste es el problema fundamental de la revolución venezolana.

No se hace un trabajo responsable de articulación política y en ese sentido todo el proceso de construcción del PSUV ha resultado ser un perfecto fracaso, pues hubo fallas en el proceso de concepción.

La revolución no avanza sobre la base de esfuerzos aislados, de ocurrencias, en un ambiente en que priva la improvisación diaria y lo que es más lamentable, en donde priva el oportunismo y la adulación. O el presidente Maduro se decide a gobernar junto al pueblo, y se decide a convocar a los mejores hijos del pueblo, que los hay, o simplemente nos tendremos que acostumbrar a vivir con las incógnitas del mañana, o un proceso revolucionario en el cual se hace lo que se puede para conservar el equilibrio entre los sectores populares y no lo necesario.

-Con toda honestidad estoy preocupado-.

Uno se desespera de no poder hacer nada, pues existe en la cúpula demasiada "autosuficiencia" y no quieren abrirse a nadie con diferentes ideas, tesis, planteamientos o teorías revolucionarias.

Espero un milagro para el 6 de Diciembre, de verdad lo espero "por el bien de todos" Tirios y Troyanos" y que todo salga bien, pero se han cometido errores lamentables y para mí, entre otros, el tema PSUV simplemente resultó una pantomima. Nunca aprendieron de Fidel por más que hablen de él y el presidente Maduro lo salude cada vez que puede por la radio o la televisión, o lo visite en oportunidades. Muchos en Venezuela tienen a Fidel y el Ché en la boca, pero nunca en la cabeza, ni en sus pensamientos para la acción.

Con amigos he compartido e intercambiado criterios en el mismo orden que te los expreso aquí. -Te repito nuevamente una baja participación en las elecciones de Diciembre, es posible-, esto nos puede asegurar resultados positivos. Al contrario, si hay una alta participación, nos veremos en problemas.

Estamos usando un discurso radical que no corresponde con la realidad de los hechos, ni a la evolución del grado de conciencia del ciudadano promedio venezolano, -tal se parece a la novela de Curcio Malaparte "El gato Pardo", por lo que el grado de rechazo puede ser amplio y se puede expresar en mi opinión, en una baja afluencia de votantes. Sobre todo en los actuales momentos de devaluación gigantesca de la moneda, 1000%, escasez atribuida al bachaqueo y contrabando, precios por las nubes y especulación a granel e inflación de tres dígitos. Una docena de huevos cuesta ya Bs 500. Esta es una realidad.

En las colas la gente del pueblo echa humo y está visiblemente molesta, unos serán bachaqueros otros de derecha, otros colombianos, pero los más son personas que votaron por Chávez y andan muy molestos, con el gobierno por la actual situación económica que vivimos los venezolanos. Sea culpable la Guerra Económica, -que existe sin duda- donde unos y otros, tirios y troyanos se aprovechan y pescan en río revuelto, o acaso sea la incompetencia del gobierno y el temor de agarrar el toro por los cachos como decimos en buen criollo.

Nada más hay que meterse en las colas disfrazado, "como hizo el comandante Chávez" en muchas ocasiones, para saber lo que en estas colas de largas horas bajo el sol o la lluvia, piensa el pueblo del gobierno del presidente Maduro Moros. Lo que viene para Diciembre es joropo tramao. A ponerse pues las alpargatas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2800 veces.



José Juan Requena


Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor