Carta de Jamaica: entre el Manifiesto de Cartagena y el Discurso de Angostura

Doscientos años hace que se fechó la Carta de Jamaica. Comparada con el Manifiesto de Cartagena la misma expresa el incremento exponencial de la inteligencia y el bagaje cultural del Libertador en menos de tres años; la lucha revolucionaria en poco tiempo aporta más aprendizaje que una década de estudio contemplativo. Luego, cuatro años después la oratoria acuñó su pieza más emblemática: El Discurso de Angostura.

El hilo conductor se mantiene entre cada uno de los tres documentos, es un trayecto del pensamiento de Bolívar como expresión de una estructura teórico-práctica de la libertad.

En el Manifiesto abundan las consideraciones militares para mantener viva desde Nueva Granada la llama de la redención: "…Aplicando el ejemplo de Venezuela a la Nueva Granada y formando una proporción, hallaremos que Coro es a Caracas como Caracas es a la América entera…" expresando una sentencia que siempre se ha repetido en nuestra historia contemporánea, en la lucha contra las dictaduras y en las luchas contra los planes neoliberales, como lo fue el caracazo. La capital de Venezuela siempre ha sido un continuo en la lucha por la libertad.

En La Carta de Jamaica, Bolívar mantiene y desarrolla lo que en el Manifiesto era casi una enunciación, la visión unitaria para enfrentar a los ejércitos españoles, idea que fue profundamente perfeccionada en el Discurso de Angostura. En todos estos escritos la unidad neogranadina-venezolana es inseparable en una audaz concepción geoestratégica y geopolítica bolivariana.

El escrito de Jamaica presenta el tema de la felicidad, desarrollado con más amplitud en Angostura, punto que no se menciona expresamente en el de Cartagena pero que es subyacente en el mismo. La mejor o la máxima felicidad será una prioridad de Simón Bolívar como un objetivo de la independencia, el cual quedaría inconcluso por las duras tareas de la revolución independentista y los lastres internos, que impidieron la mejora en las condiciones de vida de la hispano América.

En Jamaica se expresa claramente el reclamo y una convicción que lo acompañará hasta la muerte: los Estados Unidos nunca apoyaron la causa independentista "…No sólo los europeos, pero hasta nuestros hermanos del norte se han mantenido inmóviles espectadores de esta contienda…", algo que reiteraría en la carta al coronel Patricio Campbell redactada en Guayaquil, el 5 de agosto de 1829 (Los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia a plagar la América de miserias en nombre de la libertad).

Este hito de la era bicentenaria, evidenciada por Chávez como parte esencial de nuestro acervo e inspiración revolucionaria, obliga al estudio y debate sobre los textos fundamentales de Bolívar y de sus acciones, puesto que vienen otros eventos de este ciclo, como la Batalla de Chirica, el Congreso de Angostura, la Batalla de Carabobo y los sucesos posteriores hasta el 2030, a doscientos años de la muerte del Libertador, en el cual continuaremos gritando: ¡TENEMOS PATRIA!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 21373 veces.



José Ramón Rivero

Viceministro para el Sistema Integrado de Inspección Laboral y de la Seguridad Social. Ministerio del Poder Popular para el Proceso Social de Trabajo

 mejansen.sppp@gmail.com      @joseramonrivero

Visite el perfil de José Ramón Rivero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: