Diplomacia Cultural y mundo pluripolar

Para comprender todos los esfuerzos que realiza el Estado venezolano, en materia de Diplomacia Cultural Bolivariana, es necesario partir de la presente coyuntura –guerra económica; caída de las reservas internacionales; acaparamiento, especulación e inflación inducida- a ello debemos añadirle la campaña internacional mediática contra el país. Dado el cuadro anterior, ha sido lógico planificar, una contraofensiva, donde la cultura juega un papel estelar, en el despliegue de un conjunto significativo de acciones programáticas y estratégicas enmarcadas en el compromiso de esta actividad con la Seguridad y Defensa del Estado y construcción de un mundo multipolar.

La Revolución, desde la Constitución de 1999, inició una ruptura epistemológica, al postular premisas de la Diplomacia Bolivariana como la autodeterminación; la defensa de la soberanía y la independencia de cualquier "centro de poder". Asi se define, demarca el universo del discurso y el significado de la Diplomacia Bolivariana, como divorcio de falacias heredadas de la Política Exterior de la IV Republica cuyas formulas eran apoyo al multilateralismo hegemónico; pluralismo metodológico, "equilibrio simulado"; lectura afirmativa del aparato retórico-mediatico, obviando sus intereses económicos, ideológicos y culturales, de países capitalistas y su complejo industrial-militar-financiero-mediático.

El rasgo claro y grave de esas posiciones retrógradas, de "académicos" conversos al neoliberalismo y la seudo-inteligencia mediática-que aún pululan en escenarios públicos nacionales e internacionales y medios de comunicación- es que tienen un marco teórico no actualizado; y que sostienen la separación de las cuestiones de "interés general" del Estado con las del gobierno y la economía, esto es el neoliberalismo. Era absolutamente incomprensible, como "funcionarios" postulaban una "pureza" cuando se autodefinían como partidarios del Estado y no del gobierno. Sin duda, desnaturalizaciones de la Filosofía del Derecho y dualidades que desaparecen en la construcción del Socialismo del siglo XXI. Los desafíos del presente, en Diplomacia Cultural Bolivariana, se expresan con ejes trasversales fundantes, desde la difusión del carácter democrático del proceso bolivariano; el fomento de la cooperación económica y tecnológica; el desafío de la diversificación del aparato productivo y su promoción como modelo alternativo equitativo hasta la difusión y promoción de los logros en educación y cultura.


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1242 veces.



Joaquin Lopez Mujica

Filósofo, escritor y diplomático

 j.lopezmujica@laposte.net

Visite el perfil de Joaquín López Mujica para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: