El Club de los Sin Camisa

La lucha política revolucionaria de los trabajadores (II)

"... trescientos años de calma, ¿no bastan?"

Simón Bolívar. 3 de Julio de 1811

En éstos momentos de gran depresión política revolucionaria por los que atraviesa el proceso bolivariano, se hace sentir con gran estoicismo la inacabable energía de la clase obrera cómo vanguardia de la revolución; muchos han sido los intentos y los planes para acallar el ímpetu revolucionario y la resistencia de nuestros trabajadores en nuestro proceso, de allí que nuestro proletariado quién atesora toda la reserva moral del comandante Chávez, se ve atacado por los sectores economicistas y conciliadores que propugnan la conciliación de clases, ésta maniobra contra la clase obrera de nuestro país tiene una estratagema diseñada sobre la concepción de la burguesía compradora, la cuál acusa al proletariado venezolano del fracaso de la estatización de los sectores productivos, cuando en realidad en éste sentido la transferencia de poder a los trabajadores no se ha consumado en lo absoluto, por el contrario justamente en ese sentido, está la política rastrera de los sectores burgueses que tienen una serie de representantes en los mecanismos de dirección política del proceso bolivariano, quienes representan el ala burgués del movimiento revolucionario. Dicha política en el estado Portuguesa, tiene su asidero en el caso de los centrales azúcareros, particularmente en el Central Santa Elena, donde bajo la estratagema del control obrero, la burguesía compradora venezolana, en nuestro estado logró imponer una Junta Directiva que apostara al fracaso de la estatización de nuestros centrales, para así derrotar ideológica, política y económicamente, la lucha de la clase obrera por tomar en sus manos la producción, administración y comercialización de este rubro fundamental para el desarrollo de nuestro país y la construcción del socialismo.

En este sentido, la lucha heroica de los doce obreros despedidos por la denominada Junta Directiva Liquidadora, no sólo es justa, sino que asume un carácter superior porque representa un carácter de clase como política revolucionaria; la denuncia valiente y oportuna de estos trabajadores de la ciudad y el campo transformó esta lucha de reivindicativa gremial en la fábrica a una lucha política revolucionaria en la Venezuela Bolivariana, desarrollando aceleradamente la conciencia política de nuestros trabajadores que fervientemente desean tomar poder de decisión en la construcción del socialismo bolivariano. De allí que la capacidad educativa formativa de lo que en un primer momento asumía un pueril carácter reivindicativo de los trabajadores, alcanzó un carácter superior porque representa un salto en la conciencia política de nuestros trabajadores; los cuales están enviando un claro mensaje a los y las revolucionarias de la necesidad de profundizar nuestro proceso en su lenguaje de batalla, como contra parte a la estratagema de la burguesía compradora. Los trabajadores de la ciudad y el campo propugnan la proletarizacion de la revolución Bolivariana...

"El capitalismo es en esencia la fragmentación de la sociedad, el convertir al hombre en náufrago, en un aislado, un solitario". Hugo Chávez, Alo Presidente Teórico Nro. 1.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1321 veces.



Nelson Escobar

Maestro Ambulante. Diputado a la Asamblea Nacional por el circuito #3 del estado Portuguesa. www.Nelsonescobar.psuv.org.ve

 Bigotebrocha1@gmail.com      @NelsonEsc

Visite el perfil de Nelson Escobar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: