El bachaqueo no tiene solución policial, ni militar, ni judicial, ni administrativa

Morir con 7.500 bolos al mes o meterse a bachaquero

El título de mi reflexión resume el dilema que viven millones de trabajadores venezolanos con el actual salario mínimo mensual y otras circunstancias horrendas que golpean a todos los que ciudadanos que si no trabajamos no comemos.

Pero el problema no se resuelve con aumentar el salario porque el gobierno podría duplicarlo mañana e igualmente la angustia económica continuaría debido a la salvaje inflación actual, especialmente en bienes esenciales como alimentos y medicinas.

Venezuela es víctima de una inflación criminal y el aumento de precio en los productos toma como referencia la moneda gringa, especialmente a través de una página web ilegal llamada DolarToday contra la cual el Estado todavía no toma acciones contundentes, a pesar de nuestras insistentes propuestas para combatirla. Ver: "El arma legal contra Dolartoday": http://jesusmanuelsilva.blogspot.com/2015/06/el-arma-legal-contra-dolartoday.html

El bachaqueo no tiene solución policial, ni militar, ni judicial, ni administrativa. Vestir a millones de bachaqueros con batas naranja y ponerlos a barrer no aplacará sus estómagos vacios. Tampoco nombrar cientos de fiscales del Ministerio Público para imputar a estos bandidos. El problema es esencialmente multidisciplinario y de origen socioeconómico.

Pero lo más grave es la escasez de alimentos y medicinas. Esta grave crisis no es resuelta con productos regulados porque estos productos no llegan a las familias venezolanas de bajos recursos pues en su mayoría son arrasados por los bachaqueros y revendidos al triple de su valor o aún más caro que eso.

Hoy por hoy los alimentos regulados son una ficción. Los bachaqueros han convertido los supermercados en campos de guerra y parecen estar mejor preparados que el pueblo, la policía y la fuerza armada.

Para evitar peleas en colas que terminen en sangre y colas kilométricas que generen desmoralización en miles de venezolanos o furia colectiva que termine en saqueos, es urgente replantear a nivel nacional los sistemas de producción, distribución y comercialización de estos productos para que no sean asaltados por las perversas pandillas bachaqueras y sus jefes de cuello blanco.

Si no se hace nada, Venezuela irá de la guerra económica al terrorismo económico.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6538 veces.



Jesús Silva R.

Doctor en Derecho Constitucional. Abogado penalista. Escritor marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: