Son necesarias las OLP en la frontera

"Álvaro Uribe es un mentiroso, un obsesivo, un mafioso, se presta para cualquier jugada, es capaz de cualquier cosa e instaló un gobierno de mafias, triste y lamentablemente para ese pueblo querido y hermano y para sus vecinos que somos nosotros".

Hugo Rafael Chávez Frías

 

En varias oportunidades nos hemos referido a las relaciones con Colombia, país vecino con el cual desde 1830 (La Cosiata) tuvimos una separación, la cual ya se veía venir "como una procesión que va por dentro", parodiando al célebre escritor Gabriel García Márquez, quien por cierto fue un gran admirador del Libertador Simón Bolívar y no tanto del prócer Francisco de Paula Santander.

Son muchos los episodios que pudiéramos encontrar en la historia epiléptica y en las relaciones entre las dos naciones. Sobre todo, con una Colombia caracterizada por la violencia pero que siempre ha encontrado la solidaridad y la mano amiga del pueblo de Venezuela.

Nuestro país siempre ha estado dispuesto a través de los años a recibir a millones de inmigrantes colombianos, quienes en la mayoría de los casos han sido impulsados por la violencia, la cual supera casi un siglo, incluida también la reinante desde el mismo momento en que se constituyó la República de Colombia, se produjo la derrota al imperio español por el ejército libertador e igualmente se consolidó la separación de Venezuela, luego de la muerte del Libertador Simón Bolívar en Santa Marta, el 17 de diciembre de 1830.

Serían innumerables las citas y las páginas para abordar el problema de las relaciones tormentosas vividas entre las dos naciones, hasta nuestros días como países independientes.

Capítulos no muy claros encontramos en la historia y escollos, los cuales hemos podido superar hasta llegar a los acuerdos y tratados limítrofes (caño Bayonero en el rio Arauca, isla de los Monjes, la Guajira, Golfo de Venezuela, caso del Caldas, etc.) y también hemos convivido con la violación reiterada de nuestra fronteras por parte de fuerzas irregulares o institucionales de Colombia con frecuentes incursiones (paramilitares, guerrilleros, contrabandistas, narcotraficantes, tratante de blancas y bachacos de última generación).

En el mandato del Comandante Hugo Chávez las relaciones llegaron, en muchas ocasiones, a situaciones difíciles que condujeron al rompimiento de las relaciones diplomáticas. Todo gracias a la intransigencia del mandatario colombiano de turno, quien declaró - me faltó tiempo para invadir a Venezuela - pero recibió de inmediato una respuesta contundente, del líder de la Revolución Bolivariana, el Comandante Supremo quien afirmó: "no le faltó tiempo, le faltaron cojones".

En la actualidad ante el develado golpe económico que sacude a Venezuela, promovido por la mano peluda del imperio y sus aliados, se ha confabulado también la más rancia oligarquía parasitaria venezolana y la oposición, para atentar contra la estabilidad del Estado.

Si algo ha caracterizado al primer mandatario Nicolás Maduro Moros ha sido su alta dosis de paciencia y tolerancia ante el avasallamiento colombiano. Por su parte, el no tan santo Juan Manuel Santos está actualmente comprometido con la paz de su país y dialoga con la guerrilla de las FARC-EP en La Habana – Cuba.

Los paracos y las mafias promovidas por el anterior mandatario colombiano (descrito en el epígrafe del artículo por Chávez) hacen todo lo posible por crear caos y han exportado sus métodos de violencia a Venezuela (Diario El Universal).

Toda una mezcla de ingredientes explosivos y de tentáculos imperialistas se confabulan en la frontera (ver también caso de la Exxon en Guyana), con la mirada complaciente de algunos testaferros, quienes desde nuestro país se hacen la vista gorda o aplauden tan delicada situación.

Este panorama esperamos debe estar bien calibrado por nuestro Estado venezolano y por los más altos funcionarios de nuestra FANB. A nadie debe sorprender este esquema, el cual hemos tenido que heredar de un incómodo vecino quien solapadamente ha brindado refugio en la frontera a lo más granado de sus fuerzas irregulares y paramilitares, nacidas bajo el amparo del propio Estado colombiano. Hoy pareciera que se les escapó de las manos debido a la avaricia de un poder paralelo, impulsado por los narco-políticos aferrados al poder en la hermana República de Colombia.

Ante esta situación irregular - ya develada - con operadores cambiarios (dólar today), se incrementa el contrabando que tiene luz verde en la frontera, con cómplices venezolanos anti patrias y mercantilistas. Por ello, se hace necesario un cambio en la política de nuestras relaciones con los países vecinos y también, un control más estricto en todas las fronteras de Venezuela.

El bachaqueo y el contrabando representan un cáncer en nuestras fronteras que debe ser extirpado de raíz. Nuestras Fuerzas Armadas Bolivarianas (FANB) deben impulsar, desde los más altos mandos y desde el Alto Gobierno, una inmediata política de rotación de soldados, clases y oficiales; así como también, de los miembros de nuestra GNB a todos los niveles, para su oxigenación y su alto rendimiento en el combate contra quienes promueven el contrabando (productos de la dieta básica, combustible y minerales preciosos)

Es propicio el momento, a raíz del éxito alcanzado por la Unidad Cívico – Militar con en el Plan de Operación de Liberación del Pueblo (OLP), para que dicha Operación se extienda no solamente contra los bachaqueros y delincuentes, sino contra todas las mafias que por mucho tiempo se han establecido en la frontera colombo-venezolana, en el Amazonas, en el Delta del Orinoco y en las zonas mineras fronterizas con Brasil.

En las fronteras se debe instalar la OLP con todas las atribuciones y facultades de la nueva Ley, anunciada por el Presidente Nicolás Maduro.

Las OLP representan un poder liberador ante una economía que se desangra en la frontera (http://w.w.w.últimasnoticias.com.ve/noticias/actualidad/economía/la-economía-se-desangra-por-frontera) y representan además un eficaz instrumento para la buena marcha de nuestra economía y la estabilidad de la República Bolivariana de Venezuela, en tiempos de "golpe económico" y a las puertas de las elecciones parlamentarias a realizarse el próximo 6 de diciembre.

¡Amanecerá y veremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2335 veces.



Marco Tulio Arellano

Jubilado en Pdvsa

 arellanomt@hotmail.com      @Homugria

Visite el perfil de Marco Tulio Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social