Las revoluciones son esencialmente transformaciones culturales

El mes de julio y agosto de 1817, fueron de gloria para las armas de la República, El general Simón Bolívar en carta al coronel Leandro Palacios, fechada el 7 de agosto desde la Baja Guayana, escribe:

¡Al fin tengo el gusto de ver libre a Guayana! La capital se nos rindió el 18 del pasado, y estas fortalezas el 3 del corriente. El país no ha quedado en el mejor estado, por lo que es la población, que casi se ha aniquilado en los siete meses de sitio, y porque una gran parte de la gente emigró con los españoles". (1)

La liberación de este territorio estratégico, fue trascendente para las futuras acciones de la fuerzas patriotas, la región poseía importantes recursos entre ellos ganado bovino, y por otra parte el dominio del Orinoco nos conectaba con el mar Caribe y el Mundo. Se organizó un proceso legislativo y se estableció el gobierno de la III República. Se incorporaba por decreto una nueva estrella a la bandera que en 1806, tremolara el Precursor Francisco de Miranda. Una poderosa arma se integra al arsenal republicano "El Correo del Orinoco"-

El joven y rico mantuano caraqueño, amamantado en lo fundamental por una mujer esclava al servicio de la familia, y alimentado en las luces por nuestros más ilustrados hombres, había visto la luz de nuestro trópico a finales de la séptima década del Siglo de las Luces. En ese tiempo la burguesía europea avanzaba tomando posiciones económicas, y también lo hacía en términos políticos guillotinando testas coronadas. Tal situación no podía escapar al interés de nuestro inquieto muchacho caraqueño.

Por los predios europeos se paseó luego, el futuro Libertador de Venezuela y de Colombia la Grande; su posición económica le permitió el acceso a los más exquisitos salones, y tertulias con descollantes personalidades. Ese relacionamiento fue una fuente importante de referentes culturales para ensanchar sus ideas y precisar caminos.

En la historia encontró Bolívar respuestas sencillas (¿?)A complejos planteamientos políticos, el 6 de agosto de 1817, le escribe a don Martin Tovar Ponte:

"He recibido una proclama; aunque me parece muy buena, no es conveniente; le diré de ella lo que dijo Sócrates a un amigo suyo que le presentó una bella defensa para que se salvase de la persecución de sus enemigos. Le respondió, digo, está muy buena paro no me conviene, porque un par de zapatos, aunque estén bien acabados, no sirven a todos los pies. El canónigo restableció el gobierno que tu deseas y ha durado tanto como casabe en caldo caliente". (2)

Hay unas teorías de la circularidad de la historia, que ella se repite, y señalan que era propio del pensamiento griego, y hubo otros filósofos, que no la contrariaban radicalmente; pero incorporaban otros elementos que desafiaban los esquemas y planteaban visiones interpretativas distintas dándole mayor dinamismo al enfoque. Sin embargo el ruido intelectual no silencia que la historia como hecho humano por muy remota que se nos presente, puede enseñarnos.

En nuestro país ha habido excelentes historiadores, cuya obra ha permanecido alejada del pueblo y reducida al conocimiento de grupos de especialistas; debido al poco interés en los temas históricos del liderazgo tradicional de la nación; y en lo fundamental porque la revisión y difusión del pasado con sentido plural y crítico podría convertirse en un fenómeno perturbador del sistema ideológico de los factores minoritarios dominantes. La historia puede revelar los intríngulis de los desajustes sociales e inducir a la rebeldía de las mayorías poniendo en peligro la estabilidad de los que han detentado el poder, contrariando el interés de las mayorías populares.

Con el avance del tiempo y en la medida que mejore entre nosotros el conocimiento histórico, la mezquindad dará paso a la comprensión de la importancia del Presidente Chávez, en la difusión y popularización de nuestro pasado a partir de otras perspectivas de reconocimiento y de justicia sustentado en la filosofía bolivariana de proporcionar a la sociedad la mayor suma de felicidad posible. Como se ha dicho, Chávez, baja de los pedestales a los próceres y los coloca al lado de la gente en franca comunión de pueblo: el esclavo se hace soldado de la Patria y va al Panteón, al indígena se le reconoce su valentía y sacrificio contra los invasores hispanos; nuestras heroínas siguen creciendo en el respeto de las gentes de hoy; pero también héroes victoriosos en mil batallas en la independencia, que perdieron espiritualidad descienden de la gloria.

Las revoluciones como hemos indicado son verdaderas transformaciones culturales que envuelven el proceso, y nada debe ocurrir o hacerse separado de ella; no debe haber misión, empresa, discurso, donde haya ausencia de una visión política e ideológica; Chávez lo decía preguntando de manera muy sencilla pero crítica ¿Dónde está allí el Socialismo?

Aprendemos de la experiencia, aprendemos de la historia, esto que viene ocurriendo con las infiltraciones y tomas de urbanismos por malhechores y supuestos paramilitares, deben servir para el debate y un integral estudio de la Misión Vivienda; pues hay una anomalía que claramente nos indica que en algo se ha fallado, y no me refiero a las buenas intenciones ni que se ponga en duda la justeza en cuanto a la cancelación de la deuda social. Pero no basta una opinión aislada ni estrictamente de técnicos y de eficientes y hábiles constructores; la navegación es más profunda.

Hace rato en esta comarca se vienen cerrando urbanizaciones públicas que llaman de clase media con el pretexto de la inseguridad, donde podemos colegir, verdades, medio verdades o realidades creadas, para generar estructuras y negocios de seguridad, con el visto bueno en muchos casos de colectividades desinformadas y aterrorizadas; mientras tanto el Estado se muestra pasivo ,y piensa que con esas supuestas acciones comunitarias se quita un peso de encima(menos obligaciones). La consecuencia de ello es que se va creando una cultura hacia una" extraña privatización de lo público". Es decir estamos conformando una mentalidad de repliegue hacia lo individual "El maíz se lo están comiendo por las orillitas".

LA REVOLUCIÓN ES CULTURAL

Rafael Castro

  1. Bolívar, Simón/Carta al coronel Leandro Palacios/en Cartas del Libertador/Tomo I(1799-1817) pag,407/Banco de Venezuela-Fundación Vicente Lecuna/caracas-1964)

  2. Bolívar, Simón/O, cit, pág., 404/nota: es una referencia al Congreso de Cariaco, donde un grupo de patriotas desconocieron el mando del Libertador.


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1172 veces.



Rafael Castro

Productor del Programa Historia Cultura y Sociedad, en Radio Comunitaria Panela 96.9 FM, de San Joaquín, Estado Carabobo/miembro de la Comuna Socialista Carabali

 racasc5@hotmail.com

Visite el perfil de Rafael Castro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a212082.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO