No lo dije yo, lo dijo Chávez

Hay muchas verdades que podemos decir, pero si nuestras palabras no ayudan a esclarecer la visión, entonces recojamos y volvamos a lanzar la voz que estremeció nuestra conciencia.

A continuación, palabras de nuestro comandante Supremo y Eterno:

"Cuidemos la conciencia, comprometámonos mucho más en la Batalla… para darle al Pueblo lo que es del Pueblo; la Batalla contra los viejos vicios que siguen siendo amenaza perenne: La corrupción, la ineficiencia, el burocratismo, la inseguridad en las calles, el crimen, el narcotráfico, el consumo de drogas, el alcoholismo, la falta de cultura y de conciencia son viejas rémoras que perviven.

Nosotros Estamos llamados a derrotarlas y a echarlas y a construir de verdad una sociedad nueva y buena, la sociedad socialista; pero eso hay que hacerlo hoy, eso no es para mañana, es hoy, cada uno de ustedes, cada una de ustedes, comencemos por nosotros mismos, una revolución espiritual, de cada uno de nosotros de cada una de ustedes mujeres, de ustedes los jóvenes, una revolución espiritual, moral ética, en primer lugar …

¿Por qué tú te vas agarrar un bolívar que no es tuyo? ¿Por qué tú vas hacer negocio con la burguesía y repartirte una tajada? No ves que estas traicionando un pueblo, traicionando una esperanza, traicionando a los que murieron en este camino.

¿Por qué si tú tienes una autoridad que te ha delegado el pueblo, directa o indirectamente, no te consagras por entero? ¿Por qué yo llego aquí y con el amor del pueblo, de inmediato llegan los papeles?

"Chavez que soy una mujer con seis hijos y no tengo casa" ¿Por qué? ¿No hay quien atienda esa mujer? ¿Tiene que ser Chávez que la atienda? ¿Cómo es eso? ¿Dónde están las estructuras intermedias? ¿Dónde están? ¿Por qué no llegan hasta allá? Hasta la última esquina, hasta el último rincón ¿Por qué no llegamos hasta allá? ¿Por qué tiene que venir la mujer aquí, la hermana a llorar y aferrarse a mi mano?" Chávez ayúdame, que no tengo como vivir" ¿Por qué eso tiene que seguir siendo así?

Yo estoy obligado a pedir mayor consagración, salir de las oficinas, salir de los despachos, salir de la burocracia y caminar por todas partes; en burro, a pie, a caballo, en carro, en lancha, recorrer las calles; los ministros, las ministras, gobernadores, alcaldes, funcionarios de todo nivel; calle por calle; hay deuda muy grande que tenemos que pagar todavía, heredadas; la mayor parte de ellas son heredadas pero son nuestras; la lucha contra la pobreza……es una lucha contra uno mismo; contra la comodidad, los asesores, los que te hacen la agenda, has tu,

tú propia agenda y a las cinco de la mañana vete pa’ los cerros, vete pa’ los ranchos y eso es con todos y con todas…. La revolución no puede estar reñida con la e fi cien cia; si algún proceso se requiere eficiencia es precisamente en un proceso revolucionario; eficiencia, eficiencia en el cumplimiento de las metas, de los planes, en la distribución de los recursos, no despilfarrar nada, utilizar al máximo los recursos; por allá una vez yo fui hace poco a inaugurar en centro penitenciario de Falcón, otro ejemplo de cosas que no deben de seguir ocurriendo; tremenda estructura, ahí me dicen: "bueno aquí se invirtieron quinientos millones de dólares" "y el sistema este"; ¡¡ que maravilla de centro penitenciario!!; pero yo que a mí me gusta mucho manejar agarro a veces la camioneta o el carro a donde vamos y voy oyendo que me están explicando y veo allá la cárcel nueva el centro penitenciario que inauguramos para dignificar a nuestros hermanos que están en prisión, que es una obligación nuestra pero entonces veo una gente ahí y un ranchito y un arenal entonces agarro y me meto pa’ la arena doy la vuelta y llego por el patio del ranchito ahí estaba la señora, los niños, el señor, la muchacha y me bajo.

  • ¿Hay café? Me dieron un café……. Me pare ahí no más de cinco minutos, ¿Qué me dice la muchacha?:

  • ¡¡Ay Chávez aquí no tenemos agua!!

Es una ranchería, son varias casas; venden empanada, venden dulce de leche de cabra, venden cosas ahí, pero no tienen agua, tienen unos pipotes.

Ahora yo digo ¡¡Dios mío!! Llame;

- Ingeniero ven acá, el ministro ven acá ¿Cuánto fue que se gasto ahí en la cárcel construyendo esa modernisima centro penitenciario?

  • Quinientos millones de dólares y tiene el sistema más perfecto del mundo…

- Espera, espera, espera ¿Cuántas veces tú pasaste por aquí? ¿Cuántas maquinas movieron aquí?, ¿Cuánto esfuerzo se hizo aquí, de ingeniero, materiales, maquinas durante tres años, casi cuatro? Le dije ¿Cuántas veces tú comiste empanadas aquí?

  • Varias veces

  • Y tu nunca preguntaste si tienen agua? ¿No oíste nada? ¿Tu no pudiste hacer algo para hacer un plancito y traer de la misma tubería que metiste para allá, una tubería para acá, para traerle agua a esta gente chico, no pudiste hacer nada? Te das cuenta como que no viéramos los problemas y le pasamos por un lado, como que no viéramos, chico.

Uno sale por aquí mismo, horita yo venia, tomando café en el carro, pum caímos en un hueco y que paf me bañe; un hueco

¿Por qué? ¿Por qué tiene que haber hueco aquí en las calles chico? ¿Por qué razón? Si nosotros exportamos asfalto, por ejemplo; tenemos yo no se cuantos años exportando asfalto. ¿No hay asfalto para las calles de Caracas y los pueblos de Venezuela? ¡¡ Cómo no va a haber asfalto chico!!

¿Cuánto pagamos nosotros en publicidad en medios de comunicación que están en manos de la burguesía? ¿Cuánto se paga? ¿Cuánto se ganan los contratistas que le hacen trabajo al gobierno o a los gobiernos? ¿Cuánto se ganan? Pregúntense ustedes."

Más claro no canta un gallo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2755 veces.



José Ovalles


Visite el perfil de José Ovalles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: