Frente a Frente

¡Que los parta un rayo!

No es sólo el "chiste" de pedir un "cafecito Obama" al más puro estilo de Judy Nir-Mozes; va mucho más allá. Es la evidencia de un estado de enfermedad avanzada, cuyo tratamiento y cura, si es que los hay, serán largos y complicados.

¡Que los parta un rayo! Es una de las varias expresiones de un señor, bueno no sé si "señor" en estricto sensu, que estando a mi lado comenzó a vociferar en tono airado cualquier cantidad de improperios contra las personas que se encontraban haciendo "cola" en un famoso auto mercado del norte de Valencia (como decir el Este de Caracas), quienes por obtener productos alimenticios regulados se apuestan a las afueras del mismo, no importando si hay un sol inclemente o amenaza de lluvia.

Mi pregunta, no hecha al señor del relato, sino a mi acompañante, y la que produjo la "explosión" en cuestión fue ¿por qué la gerencia no organizará la cola de manera tal que la gente no lleve ese "solazo"? Y más que una pregunta fue una reflexión en voz alta.

Nosotros habíamos llegado en nuestro carro, estacionado sin problemas y entrado al establecimiento con nuestro "carrito de compras" que se toma, si es que se encuentra alguno y no hay que "zanquearlo", en la puerta del súper. Sí me di cuenta que había una habilitación improvisada de dos entradas, después supe que una era para los "clientes" y otra para los de "la cola", así de fácil la "diferencia".

Para hacerme sentir que la enfermedad es peor de lo que presentía, una señora con el pelo pintado de amarillo, comenzó a decir que ella vivía en un edificio aledaño al súper y que había "ido a la universidad para salir de abajo" y que no tenía ahora porque calarse a la "gente del sur" comprando en "su supermercado". Plofffff!

Racismo, clasismo, individualismo exacerbado, que no sólo aplaude que personas sean vejadas por la gerencia de un negocio cuyos dueños cada día se hacen más ricos con los dólares preferenciales que les otorga la República para importar alimentos, sino que encima se cree realmente "superior" y le desea hasta la muerte a estos seres humanos simplemente por "ser del sur".

Están como los policías blancos de los EEUU que matan a negros porque les dá la gana. O como Donald Trump, empresario aspirante a la presidencia de ese mismo país, para el cual "Estados Unidos se ha vuelto un basurero de los problemas de todo el mundo" por culpa de los inmigrantes mexicanos. O como los movimientos neonazis que han resurgido con profunda violencia en Europa. O, lamentablemente, como mi compañera de estudios de enfermería que se "tapa la nariz" cuando pasa cerca del gentío apostado a las afueras de nuestro cotidiano supermercado.

Para los que dicen que en Venezuela no existe racismo y que "antes éramos felices" quizá sea difícil comprender este complejo asunto. Pero yo, que tengo 25 años en la docencia universitaria, puedo decir que el fenómeno es de vieja data, lo he vivido en las aulas de clase. Quizá a lo que asistimos hoy es a su visibilidad generalizada.

Ligia Montañez, investigadora de la UCV, autora del texto "El racismo oculto de una sociedad no racista" y de artículos para revistas internacionales de psicología, señala que hay "resistencia social a aceptar los prejuicios raciales que existen al interior del extendido mestizaje de la población venezolana".

Son muchas las investigaciones que históricamente se han realizado en torno al racismo en Venezuela; sin embargo, creo que es hora de profundizar los estudios sobre clasismo y disociación psicótica, pues hay una parte importante de la población que está padeciendo de esos males y requerimos con urgencia sanearla.

Si piensan que es falso lo que digo, hagan un ejercicio con lo expresado por algunos sectores a propósito del traslado de los restos simbólicos de Pedro Camejo, conocido popularmente como "Negro Primero" al Panteón Nacional. Se los aseguro, preferirían no haber leído o escuchando tanto odio concentrado. La tarea que tenemos por delante es inmensa!

correaguia@gmail.com

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1266 veces.



Dalia Correa

Profesora Titular Universidad de Carabobo.

 correaguia@gmail.com      @dalia_correa

Visite el perfil de Dalia Correa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Dalia Correa

Dalia Correa

Más artículos de este autor