Renta petrolera, moneda y finanzas al servicio de nuestro pueblo

Crisis financiera: resabios de la crisis económica aderezada con crisis energética, ambiental, alimentaria y civilizatoria.

Propuestas para oídos sordos, borrachos de poder, y enceguecidos con la acumulación de capitales a expensas del erario público.

Sueños de revolucionari@s: diseñar una estrategia que permita sentar las bases estructurales para el cambio revolucionario sin caer en la tentación de sumirnos en discusiones y análisis de temas coyunturales.

Indudablemente nuestra moneda está en crisis, no nos vale para nada. Con una inflación que se va proyectando a superar el 200% a finales de este año y una despiadada guerra contra nuestra moneda, aupada por el propio gobierno nacional que apuesta a su devaluación como salida para superar el déficit fiscal que ahoga las finanzas del Estado y les ayuda a satisfacer la demanda interna de dinero para paliar la crisis con ofertas populistas y demagógicas en aras de mantener viva a la burocracia inepta, ineficiente y corrupta de la cual es socia y con la cual domina el escenario político nacional.

Ante tal panorama urge que "seamos realistas y pidamos lo imposible", comenzando por diseñar estrategias y formular propuestas que apunten hacia la construcción de un nuevo y mejor sistema económico nacional. Ello implicaría convocar a una constituyente nacional que dibuje al nuevo Estado Comunal; repensar íntegramente el Plan de la Patria legado por Chávez pero que debe redefinirse en cada rincón del país como ejercicio del protagonismo, la participación y el control democrático del pueblo soberano que vive honestamente de su trabajo sobre las estructuras del Estado, y añadir a esas exigencias el ejercicio constante de la participación y control democrático de la dirección comunitaria en las políticas de Estado y la constante y férrea contraloría social como norma fundamental de ese nuevo Estado Comunal que se esboza en el Buen Vivir de la población como filosofía de vida y en profunda armonía con la naturaleza y los derechos de la Pacha Mama.

Esto lo encontramos en Humberto Eco: "Ya lo ves, señor Nicetas -dijo Baudolino-, cuando no era presa de las tentaciones de este mundo, dedicaba mis noches a imaginar otros mundos. Un poco con la ayuda del vino, y un poco con la de la miel verde. No hay nada mejor que imaginar otros mundos para olvidar lo doloroso que es el mundo en que vivimos. Por lo menos, así pensaba yo entonces. Todavía no había entendido que, imaginando otros mundos, se acaba por cambiar también éste".

Soñemos, imaginemos y luchemos por ese otro mundo posible desde nuestra venezolanidad, desde nuestra Revolución Bolivariana, no nos queda otro camino pues a lo largo de la historia del capitalismo las crisis se han sucedido de manera cíclica, repitiéndose una y otra vez, producto de la inestabilidad propia de un sistema atado a las demandas de reproducción y acumulación del capital. Superemos pues la tentación de ver en la crisis financiera el problema a superar, ocultando a nuestros sentidos la realidad: los problemas estructurales que acarrea el proceso de acumulación capitalista. La fotografía de esta auto inducida "guerra económica" no es más que el predominio especulativo para garantizar elevados niveles de acumulación del capital por parte de una nueva casta asociada a la vieja oligarquía y a los centros de poder político que se han corrompido a expensas de los dineros del pueblo, de la renta petrolera, del patrimonio de la Nación, y han contribuido al declive del aparato productivo.

Indagar, investigar y auditar la gestión de gobierno (a todos los niveles) constituye el reto fundamental de l@s que soñamos con una Patria-Matria liberada, recuperada en su economía y enrumbada por el camino de la construcción de un mundo mejor, haciendo el mejor de los usos de las nuevas tecnologías pero considerando que a las puertas de una crisis civilizatoria como la que nos ha tocado vivir los conceptos que encierran las palabras "crecimiento" y "desarrollo" deben ser reconstruidos, humanizados y naturalizados porque esta crisis le está pasando factura a los sectores medios y pobres de la sociedad, a la población que vive honestamente de su trabajo.

Por ello, las soluciones son urgentes, debemos encontrarlas en lo inmediato, no podemos darle más tiempo a la contrarrevolución, la crisis es múltiple, por tanto las estrategias muy complejas. Hay que impedir que la política siga divorciada de la ética, la economía continúe deteriorándose y el pueblo empobreciéndose. Eso agravaría aún más las condiciones de vida de amplios sectores de la población. Por eso hay que tratar, simultáneamente, de ayudar a garantizar el mayor número de puestos de trabajo, beneficiar con aportes del Estado a los sectores más desprotegidos de la población y al mismo tiempo habrá que enfrentar una serie de diversos e interrelacionados retos en lo ambiental, energético y alimentario que amenazan a la sociedad como un todo.

Por ello debemos reducir nuestra atención a los temas coyunturales, el electoral incluido, para centrar nuestros esfuerzos en desarrollar estrategias como la planteada en la Plataforma Nacional por la Contraloría Pública con Participación Ciudadana para desnudar a la contrarrevolución que enquistada en el gobierno no podrá dar razón de su desmedida y repentina acumulación de capital, probaremos (la auditoría probará) que ello se deriva de actos de corrupción en el ejercicio de gobierno. Ante tal desnudes soló les quedará el golpe de estado para resguardar sus bastardos intereses y en consecuencia su abandono del liderazgo de la Revolución que siempre han mantenido. Tendrán no solamente que enfrentarse al pueblo venezolano sino al pueblo de la Patria Grande (y de todo el mundo) que ante tal calamidad sumará fuerzas y voluntades para derrotar al enemigo de la clase trabajadora venezolana, al enemigo de la Revolución Bolivariana, al enemigo de los pueblos del mundo, al enemigo de la humanidad toda.

Segur@s estamos que los imperios y sus lacayos nacionales saldrán en su defensa y trataran de pescar en río revuelto pero la unidad del Pueblo Bolivariano en Lucha (vanguardia revolucionaria de l@s que viven honestamente de sus trabajo) con el sector militar patriota, no corrupto (mandos medios, subalternos y tropa), convocará al Pueblo Bolivariano todo y dará, en unidad cívico-militar patriótica y revolucionaria, el gran revolcón a quienes pretenderán el ejercicio dictatorial y no tendrán otra "salida" que huir a los centros de protección de ladrones y corruptos de donde los reclamaremos apegados al derecho internacional y con ellos los capitales desfalcados a la Nación.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1192 veces.



Pancho Alegría


Visite el perfil de Pancho Alegría para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a209828.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO