Mi palabra

Una celebración sin alcohol

"Noé se dedicó a cultivar la tierra,

y plantó una viña.

Un día, bebió vino y se embriagó,

quedándose desnudo dentro de su carpa."

Cita biblia

 

El pasado miércoles asistí a una reunión, con motivo de celebrarse los 80 años de haberse fundado la organización alcohólicos anónimos (AA). Fui invitado por un amigo de muchos años; leyó una artículo el cual titulé "Me libere del viernes" una confesión muy sincera de una dama. El compañero sin darse cuenta, cayó en las garras del alcohol, hasta convertirse en una persona, totalmente dependiente, padeciendo la terrible enfermedad del alcoholismo; sin embargo, está saliendo a flote contra viento y marea, como los buenos nadadores, cuando se enfrentan a una fuerte corriente.

Las dos horas fueron una conversación muy amena, pasaron en un abrir y cerrar de boca; se escucharon testimonios, experiencias y malos ratos de personas, que han caído en la bebida; algo parecido a un profundo abismo, perjudicando a su entorno, creando lamentables desajustes, muchas veces difíciles de superar por encontrarnos en una sociedad, donde es más importante el dinero, que el mismo individuo.

Entre tortas y refrescos fueron pasando los minutos, con las valiosas intervenciones de dos profesionales de la psicología, muy jóvenes, pero con un inmenso deseo de ayudar; fueron invitadas por el grupo "Unidad", buscan la orientación de personas, dispuestas a colaborar en bien de una causa común, el cual está golpeando a un número muy significativo de habitantes de nuestro país. Para nadie es un secreto la cantidad de problemas creados por el consumo desmedido de bebidas alcohólicas. Son muchas las citas bíblicas, sirven para orientarnos, y a la vez hacerle frente a un problema, convertido en los últimos años en una verdadera "epidemia"; creo no estar exagerando, las estadísticas de consumidores y muertos por esta causa, cada día van en aumento.

Las muestras las conseguimos en la calle; la mayoría terminan abandonados; pongo un ejemplo muy significativo: todos los días, veo a un señor, apoyado en un palo de escoba, con las piernas casi del mismo grueso; su figura me trae a la memoria los proverbios 23,29 y30, son una profunda reflexión para llevarlos entre ceja y ceja; es un mensaje para no olvidar, así, como no olvidamos algunas canciones pasadas de moda: "¿Para quién son los lamentos? ¿Para quién los pesares? ¿Para quién son los pleitos? ¿Para quién las quejas? ¿Para quién son las heridas gratuitas? ¿Para quién los ojos morados? ¡Para el que no suelta la botella de vino, ni deja de probar licores!". En el rostro de este famélico alcohólico, se reflejan todas estas palabras, como si lo hubiesen marcado para el resto de su vida

Sin embargo, no todo es tristeza y frustraciones en personas, atrapadas por el alcohol. La mañana del lunes 15, muy temprano me topé con un valiente señor; estuvo en la fructífera celebración del día miércoles 10; se encontraba sentado en un banco del hospital "Casal Ramos" de Acarigua-Araure, nos saludamos con un fuerte abrazo, casi no intercambiamos palabras; la expresión del rostro, demostraba alegría y entusiasmo; algo propio de los triunfadores; está enfrentando un mal muy absorbente, donde muchos se quedan sin hacer nada por vencerlo, terminando consumidos en cualquier esquina del barrio.

De mi parte, puedo decir con gran satisfacción: el corto tiempo en la reunión, fue una agradable experiencia al estar compartiendo con profesionales, obreros, amas de casa y algunos jóvenes, quienes han tomado la sabia iniciativa de enfrentar un problema, el cual no solamente los perjudica a ellos, sino a un entorno bastante numeroso e importante, como es la familia, el cual sufre más, que el mismo enfermo, como bien los expreso una humilde mujer, quien fue narrando todas las amarguras, sinsabores, y las metidas de "pata" en cuanta celebración la invitaban, para terminar convirtiéndose en el hazmerreír de todos los presentes.

Esto nos demuestra una realidad: los grupos de alcohólicos anónimos, son una verdadera alternativa para las personas atrapadas por las bebidas. Cualquiera puede acercarse para ver su verdadero funcionamiento, como bien lo dijo uno de sus integrantes: "La puerta está abierta para entrar, pero también para salir, nadie está obligado hacer lo que no quiere". Estas palabras dejan muy claro el mensaje: el primer requisito es querer salir del problema; la solución se consigue con el esfuerzo de voluntad, y una constancia a toda prueba. ADELANTE CON FIRMEZA.


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1084 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Narciso Torrealba

Narciso Torrealba

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a209511.htmlCd0NV CAC = Y co = US