Inventar la democracia del siglo XXI

Las revoluciones son un acto de creación, las verdaderas, sustituyen radicalmente lo existente. Estas han producido cambios, en: las formas políticas, sustituyendo el poder personalizado, por otras formas digamos burguesas, hasta arribar a la democracia de participación popular.

Han sido escenario de las luchas "de clases entre libres y esclavos, patricios y plebeyos, barones y siervos de la gleba, maestros y oficiales; en una palabra, opresores y oprimidos, frente a frente siempre", (Marx 1848), y en el siglo XX entre la burguesía y el proletariado, esos enfrentamientos y los cambios materiales han dado paso a distintos modos de producción, y también a las ideas para combatir lo existente y explicar y construir lo nuevo.

La Revolución Francesa (1789), podría ser la más significativa en toda la historia. Uno de sus aportes fue la Declaración Universal de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, en su artículo 1 dice, "Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derechos." La burguesía fue revolucionaria contra el absolutismo monárquico y feudal.

Otra paradigmática, es la Revolución Rusa (1917), creó la economía planificada no competitiva, superando al libre comercio, -que por cierto nunca ha existido-, junto a formas de propiedad colectiva –los koljós- y otras del estado -los sovjós-, fundó el primer Estado socialista y a partir de 1945, surge el campo socialista que llego a estar conformado por 14 estados socialistas de Asia, Europa y América Latina.

Hay hechos de nuestraramerica, mas de carácter político, pero de indudable significado.

El primero: La obra de Bolívar, que modificó la geografía política mundial, al incorporar a América del Sur con su perfil propio al sistema de Estados, el Nuevo Mundo se convirtió todo, en un actor político diferenciado de Europa, base para el mapa definitivo del mundo.

Otro, la Revolución Cubana (1959) dirigida por Fidel Castro, dividió la historia de la Guerra Fría al instalarse a 90 millas de Florida. Entre otros momentos, fue epicentro del mayor riesgo de guerra entre la URSS y EE.UU. por la Crisis de los Misiles, (1962).

Y algo que se está desarrollando, es la iniciativa del Presidente Hugo Chávez de cumplir lo establecido en la Constitución Bolivariana de 1989, donde se plantea la lucha por la integración y la unión, procesos obviamente distintos. Lo que se concretó 7 y 10 años después con UNASUR y la CELAC. El sentido mundial de estos organismos, es que alteraron el equilibrio hemisférico en detrimento de la dominación y control que ejercía EE.UU. en lo consideraba su "patio trasero", esto tiene impactos, en lo estratégico, político, militar y económico.

En esa búsqueda de crear espacios de estudio y análisis de la realidad latinoamericana y mundial, y acompañarnos como gobiernos y organizaciones pueblos en las acciones y políticas por el buen vivir, el Ministerio de Cultura de la República Bolivariana de Venezuela, convocó hace una semana el Congreso, Inventar la Democracia, del siglo XXI.

Fueron seis, los grandes temas: La Ciencia útil. La producción cultural y movilización social. Las ciudades en disputa entre el capital y la gente. Procesos productivos y economía para la vida. Conocimiento y cuerpo: territorios para la soberanía. Multipolaridad: claves e intercambio sur-sur. Y como ejes transversales: Democracia, Derechos Humanos, Cultura y Vivir Bien.

Estuvo presente la solidaridad, voceros del Comité de Solidaridad de Ayotzinapa México, del Comité de Victimas de la Guarimba y del Dignity Power y Black Live Matter de EE.UU., hablaron y tuvieron apoyo.

Junto a veteranos dirigentes e intelectuales internacionales Destacó la presencia de jóvenes del poder popular y organizaciones sociales, quienes con claridad y abierto orgullo, se presentaron como el camino de la construcción de la democracia bolivariana, en la Republica Bolivariana de Venezuela.

Del Congreso nació la organización para la actividad colectiva, aunque hay originalidad en cada uno de los procesos de cambio progresistas y socialistas de la región, hay también coincidencias en muchas políticas, sobre todo para enfrentar los planes de EE.UU. por liquidar esos gobiernos y recuperar para si a America Latina. Y una conclusión general, se estimó que el socialismo es el único campo para la nueva democracia.

A "Inventar la democracia del siglo XXI," más allá de la lógica del capital, como reto para un mundo más justo, de paz, unión, solidaridad y en armonía con la naturaleza.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1803 veces.



Pável Rondón


Visite el perfil de Pável Rondón para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: