Juan Barreto se fumó una lumpia

Hay personas y grupos de personas que en el ámbito político partidista no entienden su función, se confunden ellos mismos y hacen que una parte de su electorado se confunda.

Juan Barreto en sus más recientes declaraciones al programa de Wladimir Villegas en globovisión, soltó una perla que tienen a muchos de sus partidarios ofuscados (por decir lo menos).

Y es que para el ciudadano de marras, Leopoldo López, aquel que se ha conocido también como el monstruo de ramo verde, es un preso político. Así lo califica Juan Barreto, y de paso, pide que lo califiquemos así. Sobradas ya las razones para el ofuscamiento correligionario por lo que erupcionó desde las gargantas volcánicas de Barreto y cuyas lavas encendidas se propagaron por todas las salas de redacción de la canalla mediática. Solo me tocó hacerme la pregunta de rigor:

¡¿Que lumpia se fumó Barreto?!

Acaso Barreto no estaba en el país cuando este Terrorista fascista de López se engolaba y hacía gárgaras de odio llamando a su gente a llenar las calles de violencia con su fulana salida, ¡vamos por ti Maduro!- se jactaba - ¡hay que salir de este gobierno como sea!, él y sus acólitos se atrincheraron en sus lujosas urbanizaciones, en desmedro de la tranquilidad de sus habitantes y comenzaron el más negro periodo de violencia callejera contra las instituciones del estado, plazas públicas, carros, autobuses; incendiando no solo con odio sino con fuego real hasta preescolares, que por ser públicos, dignos del aquelarre eran.

No Barreto, no fue que el monstruo de ramo verde solo emitió opiniones en un programa de tv, por mas bravucón que lo haya hecho, y después lo metieron preso. No Barreto, ¡NO!

Hubo consecuencias Barreto, las hubo. 43 muertos, que pareciera que no te importaran, innumerables daños al bien público y privado, numerosos heridos, degollados. Que tal parece, para ti, fue producto de una fiesta RAVE y no producto directo e indirecto de los planes (porque planificado fue Barreto) del PRAN de voluntad popular.

Ahora entiendo por qué no estás en el PSUV.

Son esas opiniones, que no hacen sino menoscabar, en nombre de tu libertad de opinar. Pero entiende entonces que tú mismo te colocas a un lado del camino. No es la revolución que lo hace.

De la misma manera que lo hacen algunas figuras de Marea Socialista. Que confunden "critica" con "ataque", que no ven la línea que separa a la crítica constructiva de la destructiva.

La izquierda de la cuarta republica sufrió durante décadas de ese "personalismo" ególatra que la llevó a múltiples divisiones entre sí, cada uno con "su verdad" entre las manos, y todos jurando ser la verdadera izquierda. Algunos se llamaban a si mismos "come candela" como Gabriel Puerta. ¡Mira donde esta ahora!, o Pompeyo, o Petkoff. Todos ellos juraban ser más izquierdosos que Fidel.

Definitivamente, Juan Barreto se fumó una lumpia.

joedracco@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 8197 veces.



Joel Romero


Visite el perfil de Joel Romero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: