Estado de derecho vs. Estado de humanidad

¿Cuál estado de derecho existía en el Abya Yala antes de Octubre de 1492, cuando encontramos perdidos, harapientos, hambrientos y raquíticos a los tripulantes de la expedición de Cristóbal Colón? Estamos seguros que existía un auténtico Estado de humanidad, practicado y compartido por todos los originarios habitantes de nuestro continente abyayalo, y, si así no fuera, no tenían ningún derecho los barbaros invasores de someternos a su Estado de derecho y su legalidad que nada tenía que ver con nuestro devenir. Esto no requiere ninguna explicación, porque la invasión a la cual fuimos sometidos desde 1492 no ha sido en nada provechosa para nuestro pueblo originario y, a nosotros, sus descendientes.

Hacemos esta breve introducción, para recordar a nuestro gobierno, a nuestro pueblo revolucionario, bolivariano, libertario y justiciero, que nuestra revolución contempla entre sus metas producir un cambio radical en nuestra forma de ser y de asumirnos, en síntesis adquirir una autentica identidad, debemos ser nuevos ciudadanos. Esto pasa por ejercer a plenitud nuestra soberanía sobre nuestra patria venezolana y, usufructuar y disfrutar de nuestra propiedad.

Existen ejemplos de invasores pobres en Venezuela, impulsados por la necesidad imperiosa de procurarse un techo y un hábitat para ellos y su familia, Por ello, son atacados por violar propiedad privada, cuando ellos –los pobres- son los auténticos propietarios y los únicos que sufren la necesidad, ¿Por qué, entonces se impone el lucro de pocos? ¿Dónde está el derecho de la humanidad. ¿Es acaso más legítimo, el derecho de propiedad privada que "justifica" la invasiones del imperio gringo a otros países y pueblos, más legítimo que nuestro derecho a la justicia social? ¿Por qué, entonces, la acción de la revolución, se limita solo a ejercer el derecho legal obviando el ejercicio de justicia social legítimo que favorece al humilde pueblo venezolano? ¿Acaso eso no se puede llamar ofensa al género humano? ¿Para qué tanta referencia a preceptos religiosos, que nos inducen a ser generosos?

Tenemos ejemplos en Venezuela de hermanos que están siendo humillados porque decidieron invadir terrenos y edificaciones que estaban mal utilizados por los dueños quienes solo las poseen como inversión para lucrar mientras los auténticos propietarios del millón de kilómetros cuadrados que nuestra patria posee, sufre todo tipo de vejaciones por tomar sus propias pertenencias para solventar su problema de vivienda. Cierto es que existen algunos inescrupulosos, quienes promueven invasiones para hacer negocios con la necesidad del pueblo y su incomoda circunstancia. Pero la gran mayoría de estos invasores son ciudadanos a quienes los malos gobiernos y la injusta hegemonía de la oligarquía y los poderosos, han sometido al oprobio de la exclusión y el hacinamiento.

Aun cuando la Constitución Nacional de la República Bolivariana de Venezuela garantiza el derecho a la vivienda a todos los venezolanos, y el gobierno está en la disposición de hacer cumplir dicha Constitución. Cuando suceden estas invasiones, justificadas desde todo punto de vista humanista, porque ello, es consecuencia del secular desplazamiento de los humildes de la patria, desde que los barbaros conquistadores españoles arribaron a este territorio abya yalo, para exterminar, desplazar y arrinconar a nuestras poblaciones originarias. Nuestros hermanos camaradas, auténticos herederos de los abuelos originarios son acosados por las leyes injustas que defienden la propiedad privada que no tiene nada que ver con la justicia social para la especie humana, y además son sometidos al escarnio, por el solo hecho de ser unos desposeídos o ciudadanos de segunda.

Nos preguntamos entonces, ¿Esto que le sucede a nuestros hermanos, quienes de paso requieren una acción rápida de nuestro gobierno para solucionar definitivamente su problema habitacional y vivencial, no puede ser solventado con la prontitud que marca la necesidad respectiva? Nos respondemos: Ello no es posible, porque el entramado de leyes que regulan la propiedad privado en desmedro de los desposeídos y en favor de los privilegiados, todavía, no ha sido desmontado por la revolución. En consecuencia se hace necesario legislar en este aspecto para reformar las leyes que sea pertinente y, crear las leyes que actúen en favor de la justicia social que se merece el pueblo, autentico propietario de la patria.

Mientras no se resuelva esta situación, con una acción valiente que privilegie la justicia social para el pobre venezolano, y se permita que las leyes –aun no desmontadas- sean aplicadas sin contemplaciones contra esos hermanos camaradas quienes deben ser sujeto de justicia, esos hermanos estarán en el limbo y viviendo un situación estresante que le propicia una gran cantidad de sufrimientos. Ello debe ser solucionado lo antes posible, porque de lo contrario la revolución se perdería y el capitalismo jamás podría ser derrotado. Nuestro gobierno está en la obligación de realizar una acción correctiva contundente a esta situación, para ello tenemos suficiente recursos para negociar la solución mediante una simple operación de compra venta de los inmuebles y terrenos objeto de la invasión y ponerle punto final a la injusticia que opera sobre los humildes, hagamos efectivo el axioma que nos dice que la ley debe favorecer al más débil.

¡INDEPENDENCIA Y PATRIA SOCIALISTA Y SOBERANA!

¡CHÁVEZ VIVE!

¡LA PATRIA SIGUE!

¡VIVIREMOS Y VENCEREMOS!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1011 veces.



William Castillo Pérez


Visite el perfil de William Castillo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



William Castillo Pérez

William Castillo Pérez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a208244.htmlCd0NV CAC = Y co = US