Sr. Pdte: No sólo los leales e incondicionales a Chávez y a usted podrían aportar a esta revolución que debe ser de tod@s

Y conste que no se trata de burocratismo alguno; de lo que se trata es de oír a Judas y a Judito, pero no para criticar en positivo ni en negativo, es que hay ideas potencialmente  muy útiles dispersas en la población que podrían estarse  desaprovechándose o subutuilizándoselas en  el mejor de los casos.

 

 El  Presidente Chávez   llegó a tomar consejos hasta de sus peores enemigos subyacentes que luego se quitaron sus horrorosas máscaras del tipo Miquilena, mientras desoyó o no supo de la existencia de otros y otras consejeros y consejeras del pueblo. 

 

 El síndrome del cogollismo   ha sido un pesado legado dejado por la 4ta República. En esos nefastos y sangrientos y hambreadores y excluyentistas 40 años de mando impopular se sembraron a fondo mil y un antivalores de toda índole que hoy seguimos arrastrando cual yerba que merece ser arrancada de raíz, so pena de seguir contaminando las plantas nacientes.

 

Los cogollos puntofijistas sólo discutían entre sí y decían que ninguno tomaba una decisión unipersonal. En los casos de Ramos Allup, y de Claudio Fermín, por ejemplo, ambos perdieron su gran y única oportunidad  de asumir la presidencia o la candidatura presidencial porque, precisamente, fueron incapaces de oír a terceros fuera del cogollito, hicieron mutis en el caso del desfalco de Lusinchi, callaron y el pueblo después los execró a todos, a jóvenes y no tan jóvenes.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1163 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: