Más allá de la otra carta del caballero León a Maduro

Siguen el desfile de cartitas a Maduro, ahora el turno le toca a el economista Luis Vicente León, nos pone de nuevo en guardia con sus reflexiones (1), pero nada nuevo, "todo llueve sobre mojado", se dirige al igual que Mendoza pidiendo compartir sus reflexiones, diríase que hasta las piedras chillan, los empresarios luego de haberle declarado en la práctica cotidiana, día a día, año a año, una guerra de precios reiterado a cada aumento del salario del ejecutivo, ahora quieren que reflexione el Presidente Nicolás Maduro, es más apenas asumido su mandato constitucional, las elites políticas de la MUD y su mercenarios guarimberos le declararon la salida antidemocrática a Maduro como se puede corroborar con los actos terroristas de la guarimba II en febrero del 2013. No sé por qué ahora viene la reflexión piadosa del León, "Usted es el Presidente de todos los venezolanos. De los de izquierda o derecha. De los que votaron por usted y los que no. De los trabajadores y de los empresarios que generan trabajo. De quienes están en el PSUV o los que prefieren la MUD. De quienes se afilian a las cámaras bolivarianas o quienes están en Fedecámaras. Discriminar a quienes no piensas como usted es, además de inconstitucional, inadecuado e inaceptable. ¿Por qué si discriminaron políticamente al Presidente electo por el pueblo por ser un sencillo chofer de autobús, solo porque era obrero o chavista?.

Sin embargo; sigue lloviendo sobre mojado, a la oposición les aterra la habilitante, lo que viene con ello, están a la expectativa, por eso, sacan la banderita blanca, "El país requiere diálogo y respeto mutuo para abordar la que podría ser la crisis más severa que recuerde el país. Sea usted lo que debe ser, el Presidente de todos, porque la otra opción que la democracia tiene es que la población vote, más temprano o más tarde, para que no lo sea de nadie", dice León. ¿Dónde está el dialogo con esta guerra económica si todos fuimos testigos de acaparamiento, operaciones de bachaqueros dirigidas, contrabandistas saqueadores, desabasteciendo el mercado, si donde está el dialogo en esta crisis?. ¿Dónde está el respeto para el bravo pueblo venezolano que con resignación resiste las agresiones económicas de una burguesía parasitaria?

Pero no hay dialogo, los empresarios no dialogan, prefieren imponer su voluntad al país, sus juicios, sus criterios de clase, imponiéndose por encima del interés nacional, por ejemplo; afirma León "La primera es reiterar lo que he manifestado por todas las vías a mi alcance. La crisis económica no tiene nada que ver con una guerra económica dirigida por una especie de laboratorio perverso para destruirlo a usted". De manera que no hay reconocimiento entre las partes; no hay coincidencias, desconocer que no hay una guerra económica, es como decir que no hay colas, no hay desabastecimiento, todo está normal, hay suficiente producción, el pueblo está feliz de sus emprendedores capitalistas, de su precios hiperinflacionarios, de sus especulaciones y pare de contar de sus siniestralidades económicas, entre ellas la corrupción. Existe la guerra económica y punto.

¿Cuál es el punto entonces? "Hay guerra económica y hay escasez". ¿Porque? Así nos reconocemos, de acuerdo con León "Hay escasez, Presidente, porque no se puede producir sin acceso a divisas para materias primas, equipos, repuestos y tecnología. No se pueden producir bienes ni importarlos cuando los controles colocan los costos por encima de los precios", así el pedido es de divisas, de dólares que produce el país petrolero, la PDVSA de todos los venezolanos, y a quién beneficia las empresas privadas cuando se les otorgan las divisas, al pueblo no es, no sea haga, los controles regulan porque a los empresarios capitalistas se le pasa la mano de maraca, la tasa de ganancia, un beneficio grosero que estimula el enriquecimiento violento y grosero, el incentivo al delito de la corrupción cuando imponen una tasa de ganancia por encima del 30% permitido por la ley, allí están las pruebas de la hiperinflación en el mercado.

Por otra parte; se lamenta León nos describe la situación del aparato industrial, "Se derrumba la producción, Presidente, cuando la mezcla de hostilidad oficial frente a la empresa privada, con controles de precios, ausencia de divisas y falta de reconocimiento de deudas comerciales, ponen a los empresarios en el dilema de producir y quebrar por incremento en las pérdidas o no producir y quebrar por ausencia de ingresos". ¿Y quién quiebra al pueblo con su política de vaciar los bolsillos de los consumidores?, ¿Dónde está la hostilidad en esta guerra económica? No será que someter toda la economía al perverso mecanismo de libre oferta y demanda no es declararle una guerra de competencia, de hostilidades entre oferentes y demandantes?, eso porque siempre terminan los precios de los monopolios imponiéndose sobre los demandantes, estos no tiene derecho, solo el derecho de comprar y aquellos de vender al precios que ellos digan, así lo testimonia el mercado, no existe competencia libre.

Así pues por "ausencia de divisas, deudas comerciales", los empresarios capitalistas están en ascuas, están entre el dilema de producir o quebrar, así como se critica al estado rentista petrolero, podemos criticar a las empresas rentista, aquellas que llama Jorge Roig Presidente de Fedecámaras como "suerte de empresas concesionarias" del Estado, durante más de un siglo han sido incapaz de industrializar el país, ahora viene con que el estado tiene el monopolio de las divisas, y las empresas han quedado a mendigarla a falta de desarrollo competitivo en el mercado, a su incapacidad de exportación, de crear valor agregado, ¿divisas para qué?, para seguir el mismo modelo dependiente importador, preferiblemente que el Estado asuma con el pueblo trabajador la industrialización del país, que destine las divisas al desarrollo industrial de Venezuela.

Claro si las empresas capitalistas privadas no están en condiciones de producir, preferiblemente el Estado debe producir, mientras tanto, debe importar, tiene que readecuar el aparato industrial al servicio del desarrollo del país, del interés nacional, que aquellas empresas que quiebran debe asumirla en congestión con los trabajadores, ponerlas a producir, con supervisión y control vista la reticencia del capitalismo venezolano, vale decir según León, "No hay abastecimiento adecuado, Presidente, porque las importaciones públicas han crecido de 11% a 46%, introduciendo enormes cuotas de ineficiencia y corrupción, y generando una relación perversa que exige hasta cuatro veces más divisas que las requeridas por el sector privado para lograr los mismos volúmenes de oferta, sin contar con que destruyen la producción local y su efecto multiplicador sobre la economía en términos de empleo, inversión, actividad relacionada, impuestos y valor añadido".

A ver si entendemos al caballero León, lo de ineficiencia y corrupción pública lo entendemos, siempre la empresa privada capitalista se halla haciéndole sombra al Estado, corrompiendo funcionarios, en particular aquellos de CADIVI, ahora asediando a los de CENCOEX, para sustraer todas las divisas que pueda, succionar los dólares de todos los venezolanos, pero que diga, que "las importaciones públicas (están, la nota es mía) generando una relación perversa que exige hasta cuatro veces más divisas que las requeridas por el sector privado para lograr los mismos volúmenes de oferta" eso si hay que demostrarlo, cuando las compras del estado son cuantiosas y abaratan los precios en el mercado interno por los productos importados, que seguro son no solo cuatro sino hasta 10 veces menos el precio de los productos nacionales, allí están los pollos brasileños, la margarina, etc.

Señor León con mucho respeto; aun cuando se dirija Maduro, pero como es nuestro presidente, así como usted tiene que decirle, yo también tengo ese derecho en democracia, usted dice: "No hay suficientes productos porque las empresas expropiadas han reducido su capacidad productiva y su eficiencia, exacerbado los conflictos laborales y estimulado procesos paralelos de mercado negro. ¿Quiere usted revisar los resultados de la expropiación de Sidor y comparar antes y después de la expropiación? ¿Puede usted visitar las torrefactoras de café y las centrales azucareras públicas y ver cómo están? ¿Le gustaría pedirle a su equipo que le explique la diferencia entre los créditos y soportes agrícolas que entregaba Agroisleña y los que tiene ahora Agropatria?". No es fácil dirigir una empresa, menos un país, el Estado interventor tiene esas deficiencia, porque no la superamos antes que decir, el mercado lo resuelve todo, los gerentes de las empresas públicas, no son menos gerentes que las privadas, es cuestión de hacerle seguimiento a los procesos, de adiestrar a los trabajadores para que asuman su patrimonio, ya sabe el ojo del amo es el que engorda el ganado.

Es muy importante señor león lo que le propone al Presidente Maduro, "¿Quiere usted revisar datos duros sobre la productividad y la eficiencia de Empresas Polar, incluso en medio de la crisis económica y las restricciones a las que se enfrenta la empresa por la hostilidad del Estado y compararla con la existente en cualquiera de las plantas públicas equivalentes?, el revisar la empresa Polar, puesto que es muy eficiente en los procesos, digno de imitar en las públicas la supervisión y el control, nada malo, para "el modelo de control e intervencionismo del Estado", no creo que usted cuestione esos procesos gerenciales, puesto que las empresas fracasan si no hay supervisión y control, no es una exclusividad ni de las públicas ni de las privadas, al contrario deberíamos "extremar las intervenciones", las auditorías, pero en el caso Polar también deberíamos supervisar la eficacia en la distribución deberíamos supervisar, porque los consumidores la ven como una empresa que no es eficaz en el abastecimiento del mercado debido a las desviaciones de sus productos al vecino país colombiano.

Así señor León podríamos corregir muchos entuertos, de esos que se queja usted, del "resultado natural del modelo de control e intervencionismo extremo, que ha fracasado en todas las experiencias donde se ha intentado". Tan sencillo como eso, mejoraríamos la eficacia y la eficiencia de los controles del Estado, de los procesos gerenciales del sector público, de que cada quien se dedique a lo suyo, ya sabe zapatero a su zapato, el mercado no lo puede hacerlo todo, necesita de "la mano invisible" del Estado, de incentivos para producir a condición de que beneficie al pueblo, no de declaratoria, sino de verdad, en la realidad, divisas para producir, divisas para abastecer el pueblo, divisas para el desarrollo, no divisas para el enriquecimiento vergonzoso de un solo polo de la sociedad, la burguesía, los capitalistas avariciosos, los capitalistas ambiciosos que buscan por todos los medios, sin contar con los capitalistas foráneos, --parafraseándolo señor León en su crítica al intervencionismo extremo---, "que destruyen la producción local y su efecto multiplicador sobre la economía en términos de empleo, inversión, actividad relacionada, impuestos y valor añadido", esto es lo que se llama, capitalismo salvaje, el neo globalismo sin límites que pretende destruir los estados nacionales. Ahora ve el caballero del León de Caracas, con toda claridad, porque Maduro, el presidente de todos los venezolanos tomó la decisión de que el gobierno "dejará de permitir acceso a las divisas a Fedecámaras, responsabilizándola de la guerra económica".

Fuente:

1.-Luis Vicente León, "¡No más dólares a Fedecámaras!", 3 de mayo de 2015, http://notitweet-opinion.blogspot.com/



 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1117 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a207183.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO