Ni el socialismo, ni Marx, ni Lenin, ni Chávez tienen la culpa

En los últimos cien años, la lucha histórica entre opresores y oprimidos se ha expresado en dos modelos ideológicos claramente definidos y diametralmente opuestos; el capitalismo versus el socialismo.

En esta confrontación por la dignificación y reivindicación del trabajo como proceso social que no solo garantiza el sustento de la sociedad sino que también fue el motor de la evolución de la vida humana; los socialistas o comunistas no son pocas las vidas que hemos aportado. Generaciones completas se han entregado a la utopía revolucionaria. Entre victorias fugaces, derrotas catastróficas, tiempos de oscuranas y nuevamente momentos de auge.

Ahora bien; en el cómo lograr que el socialismo sea una realidad, nos hemos encontrado con grandes barreras culturales propia de la sociedad a superar, de las que en muchos casos no hemos podido descifrar su coherencia y nos sucede que aun cuando de corazón y disposición nos aferramos a la lucha revolucionaria, de hecho reproducimos el viejo modelo. Sucede que en el fondo los revolucionarios muchas veces no nos revolucionamos, y esa intrínseca incongruencia permitirá la regeneración o el metabolismo de la misma sociedad que queremos destruir, muchas veces sin percatarnos, nos convertimos en agentes de la colonización capitalista. Al respecto los ejemplos sobran; ¿de donde salió la oligarquía actual rusa? De la misma burocracia que se apodero del partido y de la revolución.

Lo tragicómico del asunto es cuando se trata de analizar y comprender las causas de las derrotas; nos convertimos en proyectil del arma disparada por los ideólogos burgueses, inmediatamente atacamos nuestros postulados y ha nuestros grandes pensadores y lideres. Por ejemplo cuando cayo el socialismo en Europa no fueron pocos los Partidos Comunistas y Socialistas en el resto del mundo que cambiaron de nombre, que renunciaron al marxismo, a Lenin, se pintaron de rosado y se limitaron a luchar porque el capitalismo "tuviera rostro humano" asistiendo con la cabeza baja que Fukuyama tenia razón en su proclama del "fin de la historia".

Que culpa tiene el socialismo si los que lo han tenido como bandera; con intención o sin intención lo han traicionado. Como decir que el socialismo es una propuesta obsoleta si es 350 años mas joven que el capitalismo que en mas de 500 años no a resuelto los problemas fundamentales de la sociedad y peor aun ha llevado al planeta al borde de la destrucción.

Carlos Marx fue un triunfador, como científico social puso de pie las leyes de la dialéctica, descifro las leyes que rigen el desarrollo de las sociedades, las fuerzas motoras y la sociedad que ha de sobrevenir a las sociedad capitalista. Que culpa tiene que quienes lo sucedieron inventaron un método "mágico" y no desarrollaron sus planteamientos científicos, salvo honrosas excepciones.

Lenin fue un triunfador que bajo su conducción se demostró la veracidad del pensamiento de Marx, estableciendo el primer estado en el siglo veinte de obreros y campesino. Que culpa tiene que quienes lo sucedieron lo convirtieran en un pensamiento embalsamado, para justificar el control de una aristocracia "revolucionaria".

Chávez fue un triunfador; que cuando en el mundo se imponía la hegemonía neoliberal eufórica tras la caída de los ensayos socialistas, fue capaz de lanzar la propuesta revolucionaria con los colores del trópico y logro cambiar en pocos años el mapa latinoamericano a favor de la propuesta socialista. Que culpa tendrá Chávez si quienes lo suceden, se olvidan del Chávez profundamente democrático, que si miedo se la jugaba consultando al soberano, el Chávez incorruptible, el Chávez que a cada momento revisaba, rectificaba e reimpulsaba; que culpa tendría Chávez si quienes lo suceden le hagan lo mismo que le hicieron a Bolívar, lo conviertan en estatua y papel moneda.

Abrebrecha y después hablamos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1349 veces.



José Ovalles


Visite el perfil de José Ovalles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: