EEUU participó en el golpe militar

Se está cumpliendo trece años del golpe militar que se produjo en contra de la democracia venezolana. La conspiración fue urdida con premeditación y alevosía. Se llevó a cabo con una planificación meticulosa. Nada quedó al azar. Los cabecillas del golpe tenían amplias relaciones con el estamento político y económico de EEUU.

Ignacio Ramonet, director de Le Monde Diplomatique acusó a Otto Reich, de ser el arquitecto oculto de la conspiración contra Chávez. Hizo muchas observaciones donde establecía, las numerosas reuniones de funcionarios del Departamento de Estado norteamericano con los cabecillas golpistas. "No es ninguna sorpresa, porque lo sabíamos, era prácticamente público que buena parte de quienes luego aparecieron dirigiendo el golpe de estado habían ido el año 2001 hacia Washington, y fueron recibidos por funcionarios de alto rango en varias ocasiones. Yo esto lo conversé (dice Ramonet) con la embajadora anterior de los Estados Unidos en Caracas, la señora Donna Hrink y luego con el embajador Charles Shapiro".

Durante los meses que antecedieron al golpe de estado, las autoridades norteamericanas dejaron bien claro, en repetidas ocasiones, que no les agradaba el gobierno de Chávez, lo que los convertía en un factor de evidente respaldo a las acciones para desplazarlo del poder.

En febrero, el secretario de Estado, Colín Powell acusó al gobierno venezolano de no apoyar a Estados Unidos, "tanto como hubiera debido hacerlo", en la guerra de Afganistán, y dijo además que estaba "preocupado" por las opiniones del presidente Chávez sobre "lo que debería ser un sistema democrático". Estas declaraciones fueron dadas ante el Congreso de los Estados Unidos en ocasión de ser interpelado por el senador ultraderechista Jesse Helms, el mismo de la Ley Helsm-Burton contra Cuba.

Otro que hizo campaña contra Venezuela fue George Tenet, director de la CIA, cuando pronosticó que en Venezuela "la crisis se iba a agravar" y que iba en aumento "la insatisfacción interna ante Chávez" coincidiendo con los contrarrevolucionarios venezolanos.

Dos funcionarios del Consejo de Asuntos Hemisféricos, con sede en Washington, Alex Volberding y Lany Birns, admitieron la participación de la CIA en los acontecimientos del 11 de abril.

No hay dudas que el gobierno norteamericano a través de una serie de organizaciones disimuladas envió fondos para financiar las actividades conspirativas.

El diario "The New York Times", en artículo del periodista Christopher Marquis, reveló las cuantiosas sumas dedicadas por Estados Unidos al complot contra Chávez. En los primeros meses del año, a través de una entidad denominada"Fondo Nacional para la Democracia", se entregaron a los conspiradores venezolanos 877 millones de bolívares.

Otro de los financiamientos importantes fue el de 154 millones de bolívares a través de una entidad simulada bajo el nombre de "Centro Norteamericano por la Solidaridad Laboral Internacional" entregada a los dirigentes de la CTV, encabezado por Carlos Ortega, estrecho colaborador de Pedro Carmona, y socios golpistas del 11 de abril.

El Instituto Internacional Republicano, otra agencia encubierta del gobierno norteamericano, con oficina en la Embajada de los EEUU en Caracas bajo la dirección de George A. Folson, entregó 339 millones de bolívares a los partidos políticos AD, COPEI, Primero Justicia, Convergencia, Causa R y el MAS- oposición, para la conspiración contra Chávez.

El sábado 13 de abril barcos de guerra de los EEUU se ubicaron frente a las costas de Falcón, y el litoral. Navegaron aguas territoriales y sirvieron de base a helicópteros que violaron el espacio aéreo venezolano.

Los barcos y helicópteros fueron detectados por el radar situado en Montecano, estado Falcón, las siglas de las naves y los helicópteros se las di en un artículo anterior.

El diario "The Guardián", de Londres, a raíz del golpe de estado publicó un amplio reportaje sobre la base de la información suministrada por el ex agente de los Servicios Secretos de la Marina Norteamericana, Wyne Madsen.

Madsen confesó conocer que "desde junio del 2001, el gobierno norteamericano había considerado la posibilidad de un golpe para deponer a Chávez.

Suministró detalles "lo primero que oí que el coronel James Roger, asesor militar de la Embajada de los EEUU, en Caracas, se fue allí en julio para preparar el terreno golpista".

Según el expediente de los servicios secretos norteamericanos, las naves de los EEUU cerca de las costas venezolanas, tenían entre sus objetivos interferir las comunicaciones del gobierno venezolano y de las misiones diplomáticas de Cuba, Irak, e Irán acreditadas en Caracas. Además tiene pruebas que James Roger y el coronel Ronal Maccameron, también oficial norteamericano, estuvieron al lado de los generales golpistas en el Fuerte Tiuna, los días 11 y 12 de abril.

El diputado Roger Rondón denunció refiriéndose a Charles Shapiro, embajador de EEUU en Caracas: "lo vimos saliendo del Palacio de Miraflores, todas sonrisas y abrazos, con el dictador Pedro Carmona Estanga".
















 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 803 veces.



Raúl Ramirez

Abogado, profesor y escritor. Ex-guerrillero.

 rauljoseramirez@hotmail.com

Visite el perfil de Raúl Ramirez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Raúl Ramirez

Raúl Ramirez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a206039.htmlCd0NV CAC = Y co = US