Freddy Bernal y los homosexuales

La historia de la humanidad ha estado marcada por personalidades con pensamiento de avanzada y personalidades con pensamiento conservador, pero el pensamiento racional ha sido el principal responsable del desarrollo de todos los conocimientos científicos acumulados hasta la actualidad, por ejemplo durante la dominación romana de Egipto, la alquimia pasó a ser condenada por las autoridades imperiales. Con la institucionalización del cristianismo, ordenada por el emperador Constantino en el 330, un grupo de “herejes” vinculados a la práctica de la alquimia fueron perseguidos por las autoridades romanas, estos practicantes de la alquimia se refugiaron de la persecución religiosa en Persia donde esta práctica era bien vista y permitió que esta cultura lograra grandes avances.

Otro momento notorio en la historia de la humanidad fue durante el periodo de la inquisición durante este periodo el concepto de brujería se difundió por toda Europa mediante una serie de tratados de demonología y manuales para inquisidores que se publicaron desde finales del siglo XV hasta avanzado el siglo XVII. El primero en alcanzar gran repercusión, gracias a la reciente invención de la imprenta, fue el Malleus Maleficarum ("Martillo de las brujas", en latín), un tratado publicado en 1486 por dos inquisidores dominicos, Heinrich Kramer (Henricus Institoris, en latín) y Jacob Sprenger. El libro no solo afirmaba la realidad de la existencia de brujos y brujas, sino que afirmaba que no creer en brujas era un delito equivalente a la herejía: «Hairesis maxima est opera maleficarum non credere» (La mayor herejía es no creer en la obra de las brujas). El Malleus maleficarum llegaría a ser el manual más utilizado en la caza de brujas en los Estados católicos del Sacro Imperio Romano Germánico. El Malleus maleficarum explicaba que la mayoría de los hechiceros eran mujeres porque la superstición se encontraba ante todo en las mujeres, y la mayor cantidad de los brujos eran del sexo frágil porque las mujeres eran más crédulas, más propensas a la malignidad y embusteras por naturaleza, en este tratado se puede notar que el concepto de brujería tenía un fuerte carácter misógino.

El 31 de agosto de 2010 el estadista Fidel Castro Ruz reconoció que la persecución a los homosexuales, la marginación que sufrieron durante una etapa de la revolución cubana fue un momento de gran injusticia, y esto se debió al pensamiento tradicionalista que precedió a la revolución cubana donde se discriminaba a los negros, se discriminaba a las mujeres y se discriminaba a los homosexuales. Hoy en Cuba, los esfuerzos por los homosexuales incluyen iniciativas como cambio de identidad de transexuales o las uniones de civiles entre personas del mismo sexo.

Freddy Bernal recientemente asistió a un programa de televisión donde las interrogantes que me generó en mi persona fueron  mayores que las respuestas, Un dirigente nacional y miembro de la dirección nacional del PSUV complica mis apreciaciones teóricas ya que él es un ejemplo, y al decir que no van a formar a un funcionario hippie o con sarcillo ya que no son las políticas de la policía es un error camarada, mi convicción como socialista es apostar al el cambio y una persona con un sarcillo o que ve el amor y la paz como elemento principal de la vida no es un impedimento para ser policía, decir que una persona que se pone una camisa rozada no forma parte de la cultura del venezolano, que un homosexual debe llevar encubierta su inclinación sexual es algo atrasado camarada, un policía lo que debe hacer es prestar un buen servicio a la ciudadanía, brindarnos seguridad, cumplir con la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y las leyes que tenemos.

Militante del PSUV

Bolchevique Realengo



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6836 veces.



Roberto Hernández G.


Visite el perfil de Roberto Hernández G. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Hernández G.

Roberto Hernández G.

Más artículos de este autor


Notas relacionadas