A 26 Años del Venezolanazo

¡Elecciones! ¿Y para qué?

*Insistir, es consolidar el capitalismo con su legalidad burguesa

*Asamblea Popular debe ser el objetivo revolucionario

* Una República Socialista, la Meta

En una sociedad donde impera la legalidad burguesa y no se respetan las mayorías por parte de esta rancia oligarquía criolla y foránea, que defienden sus lacayos representantes en el parlamento cuando el Pueblo es el ganador, no tiene sentido seguir insistiendo en un sistema que definitivamente no permite aceptar al vencedor, simplemente es injusto, ya ha quedado demostrado que la burguesía solo reconoce cuando las mayorías le han favorecido, la historia "republicana" nos ha demostrado una vez más, que las oligarquías no aceptan derrotas y cuando estas suceden, las combaten con toda la violencia y represión que tengan a su alcance y si esto aún le es adverso, recurren a su amo, el imperialismo el protector del capitalismo salvaje, entonces no sigamos creyendo que existe un capitalismo bueno que aceptará las reglas del juego democrático, la democracia en un sistema burgués, es una UTOPÍA-

Ejemplos podríamos llenar cuartillas y posiblemente se nos agotara el papel, sin embargo, refresquemos la memoria histórica reciente, hace 13 años, nos dieron un golpe de estado, (abril 2002), insistieron en diciembre del mismo año y enero del 2003 con un paro general, donde esta burguesía, siguió la agenda impuesta por el imperialismo y que aún no dan por terminado, en abril del 2013, nos amenazaron con incendiar la patria y en la noche después de saber los resultados de las elecciones, atacaron al pueblo con una violencia inusitada, Fascismo puro y nos asesinaron mas de una decena de compatriotas, después vinieron con más fiereza en febrero del 2014 y nos asesinaron más de 50 compatriotas y así han continuado con su aquelarre de terror, así ha ocurrido en Bolivia, en Ecuador en fechas recientes, en Hondura, en el Chile de Allende, ahí comenzó el libreto imperialista a implementarlo, cuando por primera vez, en su propio sistema burgués, triunfaba la justicia, pero todo fue efímero, solo Mil días, el pueblo chileno vivió la fantasía reivindicadora de la justicia social, ahí en ese Chile que levantaba las banderas de la emancipación, lo cercenaron con un golpe de corte fascista, los militares chilenos junto a los asesores yankees, acabaron con el sueño de Allende y el de su Pueblo.

El precio de atreverse a ser libres y soberanos en el marco de la legalidad burguesa, pagó con más de tres mil asesinados, encarcelados y torturados cientos de miles y otros miles desaparecidos hasta el día de hoy, las familias chilenas, siguen infructuosamente, buscando sus restos y más de un millón de chilenos salieron al exilio, ese libreto está vigente y ahora más depurado esta vez el imperialismo refuerza su zona de influencia con más ferocidad, las bases yankees se han triplicado en el hemisferio Sur, en Chile, bases en la antártica, en la Isla de Pascua, en Perú de 130 marines que tenían, hoy lo aumentaros a 3.200, con la mampara, de impedir el narcotráfico, en Guantánamo Cuba en Colombia, 7 bases, brasil el doble nos preguntamos todas y todos los latinoamericanos y caribeños. ¿De que SOBERANÍA estamos hablando? cuando gobiernos lacayos por encima de la voluntad de sus pueblos, vejan su dignidad y sus soberanías de de tierras y hombres libres...

Entonces, vuelvo al principio, ¿Elecciones, y para qué? ¡Seamos LIBRES, lo demás no importa Nada! SOCIALISMO o NADA, esa es nuestra meta y de paso, SOCIALISMO es uno solo, no tiene apellido ni seudónimo.

¡No más elecciones burguesas!

¡Por una Asamblea Popular!

¡República Bolivariana y Socialista!

¡VOVER A CHÁVEZ y YA!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1726 veces.



Pedro Marillán Sánchez

Comunicador Social Alternativo

 pedromarillan41@gmail.com      @psmarillan

Visite el perfil de Pedro Marillán Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Marillán Sánchez

Pedro Marillán Sánchez

Más artículos de este autor